Archivo

Posts Tagged ‘convencer’

Me cae guay Sonia Castedo

abril 4, 2011 8 comentarios
47

Quedan 47 días #nolesvotes

Parece que he dado con el dedo en la llaga cuando se me ocurrió hablar indignadísimo por la famosa imagen que los partidarios de Sonia Castedo habían colgado en facebook. Hoy he recibido con gran emoción críticas y comentarios en la entrada, por correo electrónico, por facebook y en blogs externos, tanto apoyando mi postura (y abundando en ella), como criticándome [nota: el enlace ha sido borrado a fecha 5/4/2011 por los administradores del blog de Sonia Castedo, asumo].

En cuanto a las críticas, ya he hablado de los trolls anteriormente. Lo mismo da que sean trolls con el objetivo de hacer escarnio, que trolls que se creen convencidos de su postura. La respuesta estándar es: “¿Y tú, qué propones?” Y es esa exactamente la respuesta que les doy a los que han escrito el post “La imagen de la polémica… Pues a nosotros nos encanta” y, especialmente, a Sonia Castedo en particular. En serio. ¿Qué propones, Sonia?

Porque si me propones que te vote, has de saber (si has leído mi blog o te has pasado por tu Twitter, en el que me has bloqueado lo debes tener bastante claro), que el Partido Popular no me cae demasiado bien. Cuidado, el PSOE tampoco. Ninguno de los dos. De hecho, a tenor de lo que te está costando decidir número dos en tus listasparece que incluso dentro del partido no los tienes a todos contigo… Por cierto, que las últimas declaraciones al respecto han sido en la “no-inauguración” (un acto rebautizado como “viaje de prueba” para “cumplir” la ley electoral, que te prohíbe inaugurar cosas hasta el inicio de la campaña) de la línea 2 del TRAM.

Y no me cae demasiado bien el Partido Popular porque más que Popular, es populista. Para muestra, lo que tus seguidores han venido a llamar “La imagen de la polémica“. Que a ti te guste parecer progre y que con ideas como estas que (en palabras tuyas) “te gustan mucho” te distancias sobremanera sobre la postura oficial de tu partido, el Partido Popular, que sigue manteniendo después de más de 2.000 días, el recurso de inconstitucionalidad contra el matrimonio homosexual. Y las cosas son así, y no tienen más vuelta de hoja. De hecho, me gustaría mucho saber si, gobernando el PP, habría habido algo parecido a la Ley de Identidad de Género.

Y ahora es cuando toca hablar de coherencia. Porque si los que te apoyan (que han montado el blog mecaeguaysoniacastedo.es, sí, con broma fácil…) defienden el voto del colectivo LGTB a tu candidatura con imágenes como esta, espero que sea porque son coherentes y están absolutamente convencidos de lo que están haciendo. Espero que sepan que están dándole el voto a la representante de un partido que no sólo ha desoído las críticas internas de los gays de su propio partido sino que sancionó económicamente a una diputada (Celia Villalobos) que votó en conciencia en contra de la disciplina de partido, dando su voto a favor de la iniciativa que aprobó el matrimonio homosexual.

Por supuesto, Celia Villalobos sigue en el PP, a pesar de estar a favor del matrimonio homosexual. Y también usted, señorita Castedo, si realmente está a favor del matrimonio homosexual y, por tanto, en contra del criterio de Mariano Rajoy, tendría todo el derecho del mundo a mantener también su candidatura por el Partido Popular. Pero, ¿sería coherente pedir mi voto, si usted misma no lo daría? Y si usted lo daría y, es más, lo pide a todos nosotros, los ciudadanos, ¿no la sitúa eso en una posición opuesta a la del Partido Popular? Los votantes del PP, en conciencia, no deberían votarle. ¿No? Es más. Si el caso fuese el contrario. Si usted no se posicionase al respecto, o no fuese a hacer como Celia, sino que se optase por ceñirse a la disciplina de partido… ¿Por qué debería el público LGTB votarle? Su postura sería exactamente igual que la de Mariano Rajoy.

Las respuestas más obvias a estas incongruencias son dos. La primera y más probable, es la respuesta estándar del “y tú más” en la que el Partido Popular y el Partido Socialista se han hecho expertos. Si el Partido Socialista les dedica una canción de Amaral, ustedes les dedican una canción de Las Ketchup. Si el Partido Socialista les habla de Brugal, ustedes les hablan de los EREs… Si un ciudadano les pide que demuestren que las cuentas de sus folletos preelectorales no tienen nada que ver con el dinero público, sus seguidores arremeten contra el PSOE diciendo “seguro que menos que lo que se ha gastado el PSOE en Elche“, pero de sus cuentas, no hablan. De hecho sigo esperando respuesta a mi correo electrónico a alcaldia@alicante-ayto.es del 19 de marzo. Van más de dos semanas sin respuesta.

Vamos, que si le pregunto sobre la coherencia al pedir su voto para el PP, lo que me contestaría es que pide el voto para el PP porque lo que no es coherente es votar al PSOE. Y, sinceramente, tendría razón… en parte. No es coherente votar al PSOE. Eso es cierto. Pero la lógica falla. Asumir que si no se vota al PSOE hay que votar al PP es lo que a usted le hace falta que crea la ciudadanía, porque eso va a asegurar su sueldo, el de Camps y el de Rajoy. Eso es lo que aseguró el sueldo de su predecesor, Alperi y es también (y cada vez más ciudadanos se dan cuenta) lo que va a asegurar que casos como Brugal, los EREs y similares, se sigan produciendo en nuestro país. De un bando y de otro. Sin excepciones.

El segundo tipo de respuesta sería más inteligente… o, mejor dicho, más coherente. Sería posicionarse diametralmente en contra de su propio partido. Significaría que usted haría un comunicado y diría claramente que no está de acuerdo con el recurso que mantiene el Partido Popular contra el matrimonio homosexual, que está a favor del mismo y que piensa defenderlo ante Mariano Rajoy. En definitiva, usted pediría su voto para un PP que no existe, para que con la fuerza de esos votos, usted tenga fuerza dentro del partido para cambiar el PP desde dentro. Digo que sería más coherente, porque usted defendería su postura real, como ciudadana más que como títere de su partido; como persona con criterio propio más que como heredera de un criterio colectivo. Pero lo de inteligente no está tan claro… lo más probable es que se ganara más de un enemigo en su partido. Lo que me hace preguntarme que, si este es su criterio real… ¿por qué no se afilia a otro partido y se presenta a la alcaldía por él? ¿Por qué no se afilia o funda un partido que pueda usted defender con coherencia?

Así, que repito. “¿Qué propones, Sonia Castedo?” ¿De verdad me propones que vote al Partido Popular, cuyo alcalde se fue, dejándote a ti como alcaldesa no-electa a dedo, saltándose al número dos, después de verse hasta las cejas en el caso Brugal? ¿De verdad me propones que vote a tu partido, cuando ni siquiera tú misma quieres aceptar a tus compañeros de partido porque no te fías, como a Ripoll, al que arrebataste el ayuntamiento a cambio de la Diputación y ahora no quieres en tu lista? ¿De verdad me pedís, seguidores de Sonia, que aprenda a diferenciar entre el partido de Rajoy y el de Castedo? Si son diferentes, ¿no deberían de dejar de ser el mismo? Eso sí sería una muestra de coherencia admirable… ¡Y es más! En ese caso, Sonia Castedo se convertiría en un partido antibipartidismo, por lo que automáticamente sería un partido #nolesvotes.

Lo cual me lleva a la moraleja. A los trolls, en cualquier ámbito, se les acaba el chollo de la misma manera: “¿Y tú, qué propones?”. A los políticos que actúan como tales, también. Y los ciudadanos y ciudadanas que estamos hartos de demagogia y de el contínuo vaivén de dimes y diretes entre los dos partidos que siempre acaban repartiéndose los escaños y el dinero de nuestros consistorios y órganos de gobierno, lo que queremos de verdad es un poquito de coherencia. Y está clarísimo que en el tema de los derechos LGTB, Sonia Castedo no es coherente. Y sus seguidores tampoco.

Solo espero, como me decía NathDan en su comentario:

Casi me gustaría poder decir que también tengo la esperanza de que me convenza de alguna manera o que al menos me descubra una implacable lógica a esta sarta de incongruencias y contradicciones que lleva a cabo el PP en su discurso pre-electoral…

Pero a mí la esperanza tanto por el PP como por el PSOE hace ya tiempo que se me acabó, y la verdad es que yo soy la primera que lo siente.

Así que #nolesvotes.

Pues eso. #nolesvotes. Ni a Castedo, ni a Martín. Ni a Rajoy, ni a quien suceda a Zapatero. Ni al PP, ni al PSOE. Sin tu voto sí que no son nada.

 

Edito 5.4.2011:

Asumo que son los administradores del blog de Sonia Castedo (mecaeguaysoniacastedo.es, con chiste fácil incluido) los que han retirado los contenidos a los que referencio en este blog. Hay links muertos, debido a ello, que tengo que revisar y marcar en cuanto tenga un ratito. Una pena que no recojan el guante. El único que ha quedado en pie es un nuevo post del blog, de Daniel Aguilar, artífice (supongo) de la foto de la discordia. Me da penica, el pobre. Da la impresión de que han mutilado su libertad de expresión desde las altas esferas… Será que yo tenía razón…

“¿Estás intentando condicionar mi voto?”

marzo 30, 2011 1 comentario
52

Quedan 52 días #nolesvotes

O… “¡Oye, que el voto es secreto!” O… “¡Ya decidiré yo a quién voy a votar!” O cosas parecidas. ¿No os lo ha dicho nadie cuando habéis sacado el tema en una conversación en la vida real? A mi sí, y muchas veces.

No entiendo por qué en este país asociamos el hablar de política con un ataque, aunque puede que por la misma razón por la que aparecen trolls en el Twitter de #nolesvotes. ¿Se ven atacados por la posibilidad de que ganemos? No sé, no veo el problema. La única manera de que #nolesvotes gane será que la población se convenza, porque es un movimiento que nace con el objetivo de convencer. Y si la gente se convence, y vota, y vota en conciencia, y cambia las reglas de la democracia de este país… Habrá sido libremente. ¿Nos oponemos a un cambio democrático elegido libremente por los ciudadanos? ¿Es que no podemos hablar de política en este país?

Hablar de política cuando se acercan las elecciones es algo natural en otros países. Sucede que estuve en Holanda hace unos años. Allí, gente normal y corriente, ante unas elecciones, trabaja de voluntaria en los gabinetes de prensa o repartiendo flyers y merchandising de los partidos políticos a los que defienden en las calles. En EE.UU. todavía se estila más el hablar de política. No solo se gestionan las campañas con cientos de voluntarios que llaman a diestro y siniestro para conseguir financiación y votos; la gente llama a sus madres, sus tíos, sus primos, sus sobrinos… habla con las otras madres en el colegio, conversan en el supermercadoHablar de política no es malo. Intentar convencer tampoco.

Cuando voy a decirte: “Oye, ¿a quién vas a votar en las próximas elecciones?” no te lo digo para herirte o para burlarme de ti… ¡Vaya! Ya hemos dado con la clave. ¡Eso es! ¡Claro! ¡Ahora caigo! Estamos tan acostumbrados a ver en la tele y las noticias a los políticos burlándose socarronamente unos de otros… Estamos tan acostumbrados a ver a Zapateros y Marianos, Cospedales y Rubalcabas y sucedáneos atacándose… Estamos tan acostumbrados, que asociamos la política a la imposición, la defensión a ultranza de unas posiciones, la negativa a la negociación, el cierre de la mente a nuevas ideas… Pero la política no es así. No debería ser así. Y lo sabes.

Lo sabes porque te quejas del gobierno. Lo sabes porque te quema la corrupción de tu comunidad autónoma. Lo sabes porque te duele la cifra del paro. Y lo que vengo a decirte hoy es sencillo. No asocies la política con los políticos. Hay muchas más maneras de hacer política que las que te enseñan en televisión. Y existe una manera muy sencilla en la que tú, sí, tú, también puedes decir lo que piensas y cambiar la manera de hacer política y a los que salen en la televisión. Se llama votar. ¿Libremente? Sí, por supuesto. ¿En secreto? Sin duda. Pero bien.

Sí, quiero condicionar tu voto. Quiero que votes, pero no a PSOE, PP o CiU (los de siempre). No. Quiero que votes bien. Quiero cambiar la política de este país. Y sé que tú también quieres. #nolesvotes. #votaaotros.

Pintadas sí, pintadas no…

marzo 10, 2011 6 comentarios
72

Quedan 72 días #nolesvotes

Hoy me he metido en el chat con un objetivo claro, saber la opinión de #nolesvotes sobre unas pintadas que se han vinculado a algunas páginas del wiki. Igual digo esto que digo lo del hackeo a la web del PP de Arganda, por ejemplo. Pero lo de las pintadas tiene otro trasfondo que quiero explicar y que ya he dejado en el hilo de discusión del foro.

En algún punto hay que delimitar lo que es lícito de lo que no, y digo lícito y no legal porque puede que algo legal no tenga por qué ser lícito, ni algo lícito legal. Digo que en algún punto hay que trazar la línea porque, aunque soy un firme defensor de la libertad individual, especialmente en un movimiento político-social como #nolesvotes, tenemos que tener en cuenta el objetivo de todos los nolesvotienses en las próximas elecciones: convencer.

Puede ser perfectamente lícito para unos e ilícito para otros, pero en cualquier caso ilegal, hacer pintadas sobre el mobiliario urbano y, sobre todo, sobre propiedad privada. Un ejemplo práctico es el de esta imagen:

 

Pintada #nolesvotes en un cartel de cercanías de Madrid (Plaza Elíptica)
Pintada #nolesvotes en un cartel de cercanías de Madrid (Plaza Elíptica)

Querría pensar que #nolesvotes está en contra de estas acciones. Personalmente creo que es absurdo pintar propiedad pública con mensajes como el anterior, dado que lo que queremos es que nuestros políticos hagan bien su trabajo. ¿Vamos a hacer pintadas ahora para que el próximo alcalde tenga que usar nuestros impuestos en limpiarlas? ¿No sería mejor que lo utilizara en algo más interesante para los ciudadanos, como generar empleo? Y luego nos quejaremos si malgasta…

Pero el caso es que, como #nolesvotes es una iniciativa ciudadana no personal, cada cual tiene su propio criterio al respecto. Y entiendo los razonamientos que comentaba antes, sobre la legalidad y la ética. Para mi una pintada en un cartel de metro es ilícito e ilegal. Pero una pintada en un cartel electoral no. Una pintada en una puerta de aparcamiento es ilícito e ilegal. Una pintada en un cartel publicitario, de un banco, por ejemplo, no. Pero sí en su vitrina. Pero no se trata de lo que yo piense. Yo ya pienso #nolesvotes. Lo que me interesa es convencer.

Y puesto que se trata de convencer a los ciudadanos, hoy me dedicaré a convencer a aquéllos que creen que estas expresiones son lícitas, aunque sean ilegales, de que es mejor no usarlas, o usarlas en otros contextos. Queridos grafiteros. Queridas grafiteras. Sé que sentís pasión por la idea de #nolesvotes, más que nada porque si no fuese así, no os ofreceríais a usar vuestros aerógrafos para pintar por unos ideales. Pero considerad lo siguiente:

  1. El grueso de las personas que votan a los partidos que #nolesvotes dice que no hay que votar son 1) militantes que no van a cambiar su voto y 2) gente indecisa que no conoce otra cosa que el bipartidismo. Dado que en la Red hay un movimiento (no, varios) que propone no votarles y tiene tanto seguimiento como #nolesvotes, es de lógica que la mayoría de la gente que propone #nolesvotes es de la generación de Internet. Asumamos que son de 40 años para abajo.

    Eso supone que si a los de 40 para abajo los podemos convencer desde donde salió #nolesvotes, en el mundo real tenemos que convencer al resto. Desgraciadamente, la mayoría de ciudadanos y ciudadanas de 40 para arriba no va a ver con buenos ojos una pintada en la pared o, peor, en el cartel de metro. Si se la encuentran, la próxima vez que oigan hablar de #nolesvotes lo van a ver de manera negativa, no positiva. Convencerles de lo contrario va a costar mucho más.

  2. Como he dicho antes, las pintadas en mobiliario urbano las pagamos todos. Es más, luego nos quejaremos de que en el presupuesto municipal se tenga que hacer una derrama especial y que nos hayan tenido que encarecer los impuestos para pagar la limpieza. Es absurdo tener que cargar a nuestro nuevo alcalde (que, esperemos, no sea del PPSOE) con esa responsabilidad, más que nada porque si esa subida de impuestos o ese gasto no cae bien a la ciudadanía, sería culpa nuestra.

  3. Las pintadas en paredes (o puertas, o carteles del bus) están descontextualizadas y la gente que no sepa de qué va #nolesvotes, no las va a entender ni va a indagar. Para poner un ejemplo, si quieres que te entienda la abuelita que se sienta en la parada del cercanías, tienes que poner en el cartel “PP+PSOE+CIU = Ley Sinde #nolesvotes”. Y lo más probable es que esa abuelita acabe votando al PP (o al PSOE) porque no tiene ni idea de qué es la Ley Sinde.

    No obstante, si pones un simple “#nolesvotes”, o incluso “www.nolesvotes.com“, en un cartel electoral del PPSOE, todo el mundo va a entenderlo y, es más, casi todos sabrán que eso es una dirección de Internet. Muchos, incluso, mayores de 40 años. Ellos ya han visto eso de “www” y “.com” en las bolsas del Mercadona. Y, mejor, no lo verán tan mal porque al fin y al cabo esos carteles ya se iban a quitar después de las elecciones.

  4. Hay otras acciones que pueden tener mejor repercusión que una pintada. Por ejemplo, pega carteles de #nolesvotes, en plan “SE BUSCA” en las paredes de la oficina de empleo de tu ciudad el domingo por la noche. El lunes es el día de mayor concurrencia y el público objetivo está todo reunido allí antes de las 7 de la mañana. Y muy aburrido. Lo van a leer seguro. Van a hablar de ello. Se van a llevar un recorte. Van a ver la web. Y mejor, se van a unir y no van a votar PPSOE. Una pintada en el mismo sitio va a producir rechazo.

Como ves, hay maneras en las que la expresión libre de tu aerógrafo es productiva, y en los que no, hay alternativas. Antes que pensar en ti mismo y lo bien que te vas a quedar después de pintar una pared, piensa si de verdad vas a convencer con ello. Piensa que si vas a provocar rechazo, vas a conseguir lo mismo que consiguen Zapatero y Rajoy contigo, provocar rechazo. Igual que tú haces campaña contra PPSOE, habrá gente que solo por tus pintadas, la haga en contra de #nolesvotes, cuando de otro modo podrían haberse aliado.

Como firme defensor de las libertades individuales, creo que al final harás lo que quieras. Como movimiento promovido por individuos, #nolesvotes no hará nada para impedírtelo; al fin y al cabo no somos una organización con dirección central, ni un partido político. Somos unos ideales que cada uno defiende individualmente. Pero puede que cada individuo sí haga algo para convencerte, como yo en este momento, de utilizar tu pasión por la defensa de estos ideales de una manera más productiva. Sal y convence. Y, por supuesto, #nolesvotes.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 523 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: