Inicio > Uncategorized > Las reglas del mercado, ¿no son para todos? #nolesvotes

Las reglas del mercado, ¿no son para todos? #nolesvotes

74

Quedan 74 días #nolesvotes

Me acabo de enterar porque Luis Llorca me ha enviado el enlace, si no, no me entero, y puede que vosotros tampoco: Islandia ha decidido que si la banca tiene que hundirse, que se hunda, pero que del dinero público no va a ver un duro (o Corona Islandesa, en este caso). La noticia parece estar silenciada en las noticias, pero si buceas un poco por Internet, es de escándalo.

Tras la crisis financiera mundial en 2008, los bancos islandeses Landsbanki y Glitnr acumulaban una deuda más de cinco veces mayor al Producto Interior Bruto de Islandia. Con el colapso financiero mundial, esta deuda se hizo cada vez más difícil de refinanciar. Cuando el riesgo de colapso de Landsbanki se convirtió en insalvable, el gobierno islandés puso el banco bajo la tutela nacional, asegurando su deuda nacional a todos sus clientes islandeses, no así a los cerca de 400.000 clientes internacionales de su filial en Internet, IceSave, en el Reino Unido y Holanda.

La banca islandesa se nacionalizó y controló férreamente, se puso en marcha inmediatamente un plan de choque para ahorrar y comenzaron las negociaciones para pagar la deuda al Reino Unido y Holanda mientras el PIB islandés se hundía en la recesión (se dejó un 7% en 2009) y se tuvieron que cerrar las bolsas puntualmente para evitar el desplome. El Fondo Monetario Internacional acudió al rescate de Islandia, pero a capítulos, condicionando su rescate a que se acordara la liquidación de la deuda. El acuerdo llegó, pero no le gustó a nadie. Pagar unos 3.800 millones de euros de deuda en 15 años al 5,5% de interés implicaba que el Reino Unido se iba a llevar el 4% del PIB de Islandia, y Holanda el 2%.

Como no estaban contentos, Islandia respondió. El 23% de los islandeses con derecho a voto (56.000 personas) firmaron una solicitud al Presidente de la República para que no ratificara la ley que asumía la deuda. Traducido a cifras y legalidad españolas, es como si aproximadamente 7 millones de votantes españoles firmara una solicitud al Rey para que no sancionara la Ley de Economía Sostenible. Con una ligera diferencia, la Constitución islandesa dice que si el Presidente de la República se niega a firmar una ley, esta será válida, pero debe ser expuesta a referéndum en el menor tiempo posible para la ratificación popular. Como era de esperar, los islandeses rechazaron la norma. El 93% de los votantes se negó a que Islandia asumiera la deuda de los bancos.

Las negociaciones para cancelar esa deuda siguen su curso. A pesar de todo, si Islandia quiere entrar en la UE y quiere recibir más ayudas del Fondo Monetario Internacional, deberá cancelar la deuda que nunca debió haber permitido en su sistema bancario. Pero mientras estas negociaciones continúan, Islandia resucita. El gobierno no ha minimizado la crisis y ha reaccionado rápido desde el principio de los síntomas. Islandia ha nacionalizado gran parte de su sistema financiero, ha controlado el gasto y ha reducido las inversiones públicas. ¿Resultados? En 2010 el consumo bajó un 16%, hoy el consumo sube un 2,2%. En 2010 las inversiones bajaron un 14%, hoy suben un 6,4%. El déficit se situará este año alrededor del 2,7%, frente al 6,3% de 2010. En Islandia menos del 8% de la población activa está en paro. En España supera el 20%.

¿Qué nos diferencia de Islandia? En Islandia tienen un gobierno que, aunque esté muy criticado, ha respondido inmediatamente ante la crisis; en España no. En Islandia los ciudadanos tienen voz y voto en el proceso legislativo; en España no. En Islandia todo el mundo se ha puesto de acuerdo, incluso la oposición, atendiendo a la alta participación en el referéndum (casi el 70% de los votantes) y el sí rotundo (93% de los votos); en España no tenemos oposición, o a la oposición le preocupa más ser votada que España misma, atendiendo a la falta de soluciones propuestas.

¿Podría el sistema islandés funcionar en España? Probablemente no. Hay que tener en cuenta que Islandia no pertenece a la Unión Europea. De hecho su adhesión está siendo bloqueada por el Reino Unido y Holanda hasta que se acuerde el pago de la deuda. Tampoco están en la zona Euro, lo que les ha permitido cargarse las reglas de la economía de mercado y devaluar su moneda. Pero por supuesto, un gobierno de respuesta rápida y un castigo nacional dado a tiempo a los bancos, que son los que realmente nos han metido en esta crisis dando créditos sin solvencia, habría sido de agradecer antes que reducir el sueldo a los funcionarios, congelar las pensiones, aprobar EREs, subir la edad de jubilación, etcétera, etcétera.

Aunque, visto de otro modo, la culpa es nuestra. Nosotros pusimos al gobierno ahí. Nosotros nos hinchamos con una economía de ladrillo. Nosotros promovimos la deuda de los bancos derivada del ladrillo. En realidad fuimos nosotros, los votantes, los que pusimos al gobierno de la Ley de Economía Sostenible.

Y hay mucha gente que dice que nos movemos solo por la dichosa ley Sinde. Pero es obvio que ya no. Nos movemos por la democracia. Porque un sistema que realmente nos represente y nos oiga. Pero para eso hay que hacer como los islandeses y decirlo claro y alto en masa. Sal y convence. Y el domingo 22 de mayo, #nolesvotes, pero vota.

Categorías:Uncategorized
  1. josh
    marzo 10, 2011 a las 8:26 am

    Lo curioso de todo esto es que, aunque le pusieras en la cara estas opciones a más de uno, seguirían defendiendo lo indefendible y protegiendo a Mister mundo de fantasías y piruletas, el cuál ha dejado secas las arcas del estado dando nuestro dinero a los bancos, a sus familiares y amigos… y en cambio los españoles, que somos los que de verdad luchamos por una vida digna, llenamos las arcas del estado y hacemos todo por nuestro país, no vemos nada, ni un duro de nuestro propio dinero, lo cuál es curioso porque, yo prefiero que el dinero de mis impuestos vaya a dar de comer y ayudar a mis compatriotas antes que a los bancos que nos han metido en esta situación. Los bancos y cajas sobreviven gracias al dinero público, pero no conceden prestamos, ni dejan que alguien si no puede cambie las condiciones de su hipoteca, o aplace pagos que no puede afrontar, sin embargo pueden seguir jugando en bolsa con nuestro dinero y seguir viviendo como quieren sin haber perdido nada. Las reglas de este juego en España apestan. Y los que hacen creer que dirigen el juego pero solo saben ser marionetas también apestan.

  2. josh
    marzo 10, 2011 a las 8:29 am

    Por cierto, también prefiero millones de veces que mi dinero ( el de mis impuestos) vaya a mis compatriotas antes que a financiar las m…. del cine español. Ya esta bien ¿no?

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: