Inicio > consensodeminimos, nolesvotes, votaaotros > Consenso de mínimos: Reencuentro con la derecha

Consenso de mínimos: Reencuentro con la derecha

Yo no me considero ni de izquierdas, ni de derechas, porque ambos conceptos me parecen anticuados y poco lógicos. Creo que hay que ser más ecléctico, con la premisa de que “si una idea es buena, es buena venga de donde venga“. La cuestión, claro, es lo que consideramos como “bueno” cada uno de nosotros, pero es curioso que los que votan izquierda y derecha, consideran básicamente “buenas” las mismas cosas.

Sin embargo, nos enfrentamos, gracias a esa separación tradicional de la izquierda y la derecha, a un constante “lanzamiento de mierda” en lugar de un constante “acercamiento de posiciones por el bien común” que sería lo lógico en política. Por tanto, después de analizarlo fríamente y realizando una autocrítica coherente, es evidente que el pensamiento izquierda-derecha divide.

Incluso aunque personalmente sí que prefiero la izquierda a la derecha, porque tradicionalmente es la más crítica consigo misma (que es lo más lógico en una cultura ecléctica progresista), sé que hay gente que no ve en la izquierda nadie que le represente, y que no obstante ve en la derecha una representación, incluso aunque sesgada, de sus ideales.

Es curioso que después de poner comentarios como este en Facebook me hayan hecho comentarios privados de agradecimiento votantes del PP (o sea, que todavía los hay en las redes sociales que sustentan los movimientos sociales) que preferirían votar a un partido de centro en lugar a uno de centro-derecha o de derecha, pero que se han visto obligados a votar a la derecha del PP porque no encuentran esa posibilidad. Incluso ahora, que parece que UPyD puede cubrir ese hueco político, tienen miedo del pasado de izquierdas de Rosa Díez, aunque el PSOE ya nos haya dejado claro que precisamente de izquierdas no son.

Lo interesante no es que voten o votemos a unos u otros, ni el objetivo de #nolesvotes #votaaotros es convencerles de que voten a la izquierda. Nada más lejos de la realidad. Nuestro objetivo es convencerles de que el aborregamiento electoral es igual de malo en la izquierda que en la derecha, y que el pluralismo político obliga a nuestros políticos al diálogo, una de las bases importantísimas de la democracia.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: