Inicio > elecciones > Donde dije digo…

Donde dije digo…

O cómo ganarse el voto copiando las ideas de otros.

Estamos hartísimos de ver como en la política española se ha hecho un hueco enorme a la demagogia. La palabra demagogia, según el diccionario de la RAE significa:

demagogia.

(Delgr. δημαγωγία).

1. f. Práctica política consistente en ganarse con halagos el favor popular.

2. f. Degeneración de la democracia, consistente en que los políticos, mediante concesiones y halagos a los sentimientos elementales de los ciudadanos, tratan de conseguir o mantener el poder.

Que nuestros políticos intentan por todos los medios ganarse el favor popular es obvio. Que se deshacen en halagos entre ellos (y en insultos, sean directos o sutiles, a sus adversarios) también. Y que son unos políticos degenerados, intentando conseguir o mantener el poder mediante concesiones o apelaciones a los sentimientos elementales, también. Muy pocos se dedican a ver cuáles son las verdaderas necesidades del pueblo español, escucharles y actuar en consecuencia. De hecho, esperan que les hagan el trabajo duro otras personas, para luego simplemente, dar bien en cámara.

Desde 2008 hay una fuerza política, a la que voy a votar (por mucho que quiera promocionar #nolesvotes y #votaaotros, algún día tenía que hacer esto personal), que viene defendiendo un decálogo tal como el siguiente:

  1. Reforma de la constitución para definir las competencias que puede y no puede asumir cada entidad territorial.
  2. Reforma de la Ley Electoral para garantizar la igualdad del voto.
  3. Separación efectiva de poderes y autonomía del poder judicial.
  4. Devolver Sanidad, Educación y otros servicios sociales al estado para que todos los ciudadanos reciban las mismas prestaciones con igualdad en el territorio nacional.
  5. Reforma de la constitución para pasar de un modelo autonómico debarra libre a un modelo federal que defina claramente las capacidades y competencias de estado central y autonomías, sin autonomías de primera y de segunda.
  6. Reforma del mercado laboral. Lucha contra el paro juvenil.
  7. Nueva ley de Propiedad Intelectual basada en la realidad actual, apoyando a los nuevos emprendedores.
  8. Eliminación de todas las dualidades administrativas (entre ellas las diputaciones provinciales) que multiplican empresas y entes públicos innecesariamente.
  9. Transparencia y lucha contra la corrupción. Todas las instituciones y partidos deben permitir el acceso público a sus cuentas.
  10. Construir una verdadera unión política en Europa con una verdadera capacidad de intervenir en las gestiones de los estados miembros.

Si a alguien se le ocurre compararlo con las propuestas y reivindicaciones del consenso de mínimos del 15M verá que hay mucho en común. Sin duda, no todo, pero mucho sí.

Curiosamente, todas estas propuestas han pasado en un momento u otro por la mesa del congreso en los últimos cuatro años. A veces de mano de unos, y a veces de mano de otros, pero siempre vetadas por los votos de los mismos, el PPSOE, como fuerza única, parece que ahora, de cara al 20N, intenta devolver competencias al estado, suprimir o revisar el papel de los agujeros sin fondo que son las diputaciones provinciales o alaba las iniciativas de Sarkozy y Merkel a favor de un “verdadero gobierno económico” en Europa, votó una y otra vez en contra de cada una de estas propuestas. En algunos casos, más de una vez.

El dicho popular “donde dije digo digo Diego parece que es el lema actual del bipartidismo español… ¡Y nosotros somos los borregos que lo permitimos! En el último debate del estado de la nación, con los indignados en la calle, antes de que sus señorías se fuesen de vacaciones y Zapatero nos deleitara anticipando las elecciones, pero después de muchas intentonas de proponer, y proponer, y proponer y recibir continuos rechazos… De nuevo, alguien defendió la cordura a favor de una nueva transición 2.0 en la democracia española.

Hoy que el PPSOE quiere hacer demagogia apuntándose en sus mítines preelectorales las ideas de otros, me veo en la obligación de saltarme el apartidismo de #nolesvotes y #votaaotros y decir: “olé Rosa” por decir lo que dijiste hace dos meses en el congreso. Y porque sea quien sea cabeza de lista de UPyD el próximo 20N, merecerá mi voto.

  1. boss
    agosto 18, 2011 a las 2:28 am

    Unidad! Candidatura Indignada y UNIDA para las próximas elecciones. No nos podemos permitir el lujo de ir separados. http://usuario-nolesvotes.blogspot.com/2011/07/convocatoria-para-la-formacion-de-una.html

    • agosto 18, 2011 a las 8:59 pm

      Nunca ha sido el objetivo de #nolesvotes montar un partido político, sino educar en el voto a los partidos ya existentes, porque los hay que sí han propuesto cambios de calado en el sistema, en contra de lo que ha hecho el PPSOE. Sin ninguna duda UPyD no ha sido el único de estos partidos. Ya revisé algunos de ellos en mi blog hace unos meses, pero a MI me convence el estilo y la actuación de los últimos cuatro años de UPyD. Y ayer me indignó sobremanera el hecho de que un candidato al 20N como Rubalcaba, que ha votado en contra de todas y cada una de las propuestas de regeneración democrática que se han propuesto en el congreso en estos cuatro años (reforma de la LOREG, dación en pago, transparencia política, eliminación de privilegios políticos…) ahora quiera apuntarse el tanto de las ideas de otros, especialmente de UPyD. Y comprendo la profunda indignación que manifestó Rosa en su Facebook. No digo que sea vuestra opción, por supuesto. Gente más a la izquierda probablemente vea a IU con mejores ojos, y gente más ecologista tal vez crea que votar EQUO es la mejor opción. Todas son propuestas #nolesvotes #votaaotros perfectamente aceptables.

      Y sí nos podemos permitir el lujo de ir separados. ¡De hecho, el simple hecho de que se monte un partido nuevo implica diversificar aún más el voto de lo que ya estaría estando los partidos como están! Educar en el voto no es pedir el voto para una formación política. Es votar en conciencia, sabiendo a quién se vota y por qué, y mantener un ojo sobre aquellos a quienes has votado para que no se salgan de madre. Eso es #nolesvotes.

      Por supuesto, si aparecen en el listado de candidaturas aprobadas nuevas opciones serán bienvenidas y debatidas en este blog, porque tal vez representen a alguno de los ciudadanos españoles que lo leen.

  2. agosto 18, 2011 a las 8:34 pm

    ¿Por qué vamos a tener que fijar las competencias en algo tan complicado de modificar como la Constitución? Las necesidades o preferencias actuales pueden no ser válidas en in futuro. Me suena más a fijar el modelo de Estado que les interese a ellos.n complicado de modificar como la Constitución? Las necesidades o preferencias actuales pueden no ser válidas en in futuro. Me suena más a fijar el modelo de Estado que les interese a ellos.

    La reducción de entes públicos implica despidos y más paro.

    No me convence UPyD. Prefiero alguno de http://yoavalo.org

    • agosto 18, 2011 a las 9:15 pm

      El modelo de estado es perfectamente modificable en la Constitución y es exactamente donde debe definirse. Según los artículos 167 y 168 de nuestra Constitución, no es necesario pasar por referéndum a menos que se modifique el Título Preliminar, la primera sección del capítulo segundo del Primer Título (Derechos fundamentales) o el título dedicado a la corona. Cualquier otro cambio puede ser aprobado por dos tercios del congreso y solo será necesario referéndum si en los 15 días siguientes al cambio lo pidiera el 10% del Congreso.

      El modelo de estado no puede definirse en una ley orgánica, porque se correría el riesgo de que estuviésemos cambiándolo cada cuatro años. O correríamos el riesgo de que, para conseguir el apoyo en leyes de cualquier tipo (como la Ley Sinde) se pida el voto de las formaciones regionales (como CiU) a cambio de favores especiales en la gestión de competencias. Ha pasado demasiadas veces y gracias a eso, el País Vasco y Cataluña se han convertido en Comunidades autónomas con más derechos que el resto.

      No obstante, si las necesidades o preferencias cambiasen en el futuro (digamos… ¿de aquí a treinta años?) nuestros hijos tendrán todo el derecho del mundo a montar su propio 15M y buscar políticos que cambien la constitución.

      Por otro lado, la reducción de entes públicos implica evitar el despilfarro, facilitar el control y poder invertir ese dinero en otra cosas… como crear empleo. En Alicante estamos hartos de ver cómo la Diputación se infla de dinero y de corruptos, y se rodea de chorizos chupasangres de tantísimo dinero. INUSA, que ahora está previendo una huelga de basuras en Alicante por impago del Ayuntamiento, tal vez podría conservar a gran parte de sus 600 trabajadores si las facturas de 36 millones de euros que ha costado el Auditorio de la Diputación de Alicante, que al final ha acabando pagando a medias la Consellería de Economía, se hubiesen empleado en pagar a los trabajadores. Y con eso no digo que me parezca mal que se haga el Auditorio. A Alicante le hacía falta un auditorio así. Pero si al final lo paga a pachas la Consellería de Economía… ¿De qué me ha servido la diputación? Dándole más competencias al Ayuntamiento habríamos conseguido lo mismo, y con menos sueldos extra para políticos.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: