Inicio > votaaotros > Mentira podrida

Mentira podrida

Niño en una manifestación por la escuela pública (Juan Yanes)

Artículo original de El País, lunes 19 de septiembre de 2011, edición digital

Soy una madre de la escuela pública. No la escogí por pobreza, ni por la imposibilidad de acceder a otro modelo. Algunas personas próximas a mí nunca han entendido esta opción, que interpretan como una muestra de tacañería, de indolencia o de irresponsabilidad respecto al futuro de mis hijos. Yo, sin embargo, creo firmemente que una escuela pública igualitaria, gratuita, laica, interclasista y de calidad, constituye el primer peldaño de la civilización y el único modelo a escala de una auténtica sociedad democrática. Solo por eso, la habría escogido, pero la calidad de la enseñanza también cuenta. En los colegios privados y concertados suelen enseñar, como norma general, docentes que no han logrado entrar por oposición en la escuela pública.

No me siento agredida por las protestas de los mejores profesores que hay en España. Lo que me ofende es que los responsables de esta situación pretendan manipular a la opinión pública presentando a padres y alumnos como víctimas de sus reivindicaciones. Y aún me ofende más que -después de haber asistido, año tras año, al recorte sistemático de recursos en la enseñanza pública madrileña- se presente una ofensiva estrictamente ideológica como una consecuencia de la crisis.

Mentira podrida. Lo que pretende el Gobierno de Aguirre, que no ahorra en los terrenos que le dona a la Iglesia católica ni en las subvenciones de los concertados, es convertir la escuela pública en una vía muerta, un reducto para ciudadanos de segunda clase. Para lograrlo, cuenta con la complicidad de una sociedad anclada en el viejo modelo franquista de los “colegios de pago” y los “pobres gratuitos”. Eso es lo más triste de todo. En ningún otro país europeo, con mejores notas en el Informe PISA, sucedería nada parecido. Pero España, una vez más, es diferente y algo más, un país anormal, aunque ni siquiera lo sepa.

 

Solo añadiré una cosa: Espe era nuestra ministra de educación. Ahí queda eso.

#votaaotros

  1. Juan Yanes
    septiembre 20, 2011 a las 9:59 pm

    Gracias por colgar una foto mía. Totalmente de acuerdo contigo. En una democracia tiene que haber un espacio, una escuela que no segregue a sus alumnos por motivos económicos, de clase social, de creencias religiosas, de raza o de etnia…. Ese espácio único y democrático es la ESCUELA PÚBLICA. Todo lo demás es segregación y discriminación. Si no hay escuela democrática no hay país, no hay ciudadanía.

    • septiembre 21, 2011 a las 6:22 am

      Primero agradecerte el uso de la foto. Es una foto fantástica. Mi enhorabuena, artista.

      Y en segundo lugar, efectivamente hace falta cuidar y mimar mucho la escuela pública. Eso, la seguridad social, y la justicia independiente son imprescindibles en cualquier sociedad libre. Cualquier cosa que ataque, sea grave o levemente eso, y que no abunde en su mejora, sino en su recorte es aberrante desde su mismo principio. Que luego salga la señora Aguirre diciendo que estas manifestaciones las montan “los indignados y los de la ceja”… ¡pues no! En concreto esta la han montado los profesores y los alumnos, y tal vez eso quiere decir que cuando 150.000 indignados se lanzaron a la calle hace unos meses, todavía no habían salido todos. Parece que cada vez somos más.

      En cualquier caso, es indignante que 1) la señora Aguirre no recule (veremos qué le dicen los inspectores escolares cuando les toque validar horarios ilegales) y 2) que el ministerio de educación no diga ni . Por desgracia, tenemos lo que nos merecemos. Después de todo, ambos salieron de unas elecciones. Tal vez es cuestión de ir votando con cabeza, porque si no, habrá que ir pensando en otra cosa que no sea democracia… o lo pensarán ellos por nosotros. No sé qué es peor.

      #votaaotros.

  2. septiembre 21, 2011 a las 7:01 pm

    Opino como tú y en circunstancias similares, la escuela pública no adoctrina, fomenta la libre creatividad de los críos, les hace rodearse de gente como ellos, y es así como conseguirán desarrollarse como verdaderas personas.

    Yo estudié en un colegio público, en un instituto publico y no concibo otro tipo de educación para mi hija, lo público es un tesoro y como tal debemos de defenderlo a muerte.
    saludos

  1. septiembre 26, 2011 a las 3:24 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: