Inicio > Uncategorized > Sí, podemos

Sí, podemos

Tras mucho tiempo sin retomar la escritura en el blog, esta mañana, queridos ciudadanos, me levanto esperanzado y con ganas de ver qué nos depara el mañana, porque veo el paulatino despertar de una sociedad dormida que se levanta para tomar posesión de lo que le pertenece por naturaleza: su propia existencia.

Antes de empezar, a todos y todas (qué izquierdista suena eso) los y las (eso todavía más) que fuisteis ayer a votar y votasteis, GRACIAS. Millones de gracias. Gracias a los 15.920.815 que votasteis y decidisteis por vosotros y por los 18.810.754 que no fueron a votar. A esos otros, especialmente a los que no votaron por descontento o por desidia, y muy especialmente a los que no votasteis en forma de protesta o para invalidar las elecciones, os pido por favor que hagáis una reflexión práctica. Pensad primero en cuántos partidos políticos, de izquierda y derecha, de España y de Europa, emergentes o tradicionales, han hecho un hueco para decir “tanta abstención es un toque de atención e invalida el resultado electoral, deberíamos cambiar las cosas”. Y ahora pensad en cómo ha quedado el dibujo de los “quesitos” del parlamento europeo gracias a los otros que han votado y además han votado a otros. No votar no cambia las cosas, votar bien sí.

El hecho es que esta vez, aquéllos que votasteis ayer habéis cambiado las cosas. Las cosas han cambiado bastante tanto a nivel europeo como a nivel nacional, aunque parezca que siguen gobernando los de siempre… Basta con echar un vistazo rápido a la “paella” de colores del reparto de escaños en Europa y darse cuenta de que algo pasa. Algo gordo.

Comparativa Europeas 2009-2014

Gráfico comparativo de los resultados electorales de las Europeas de 2014 (arriba) con respecto a los resultados de las mismas en 2009 (abajo).

Como se puede comprobar claramente, el color azul baja notablemente. El color azul corresponde a los asientos del Partido Popular Europeo, que se deja, con respecto a las elecciones de hace 5 años nada menos que 53 escaños. Baja un 20% (ahí es nada). Concretamente, el resultado en España les ha quitado, con respecto a 2009, 8 de esos escaños. A nivel nacional el PP se deja un 33%. ¡Y aún sale diciendo Cospedal que han ganado! ¡Han perdido la tercera parte de su representación en Europa!

La línea que marca el eje del 50%, como se puede comprobar, está muy cerca de ser conquistada por los votos a otros partidos. El parlamento europeo tradicionalmente ha tenido muchísima representación de partidos minoritarios, emergentes y no adscritos, ya que en muchos otros países de Europa, con democracias más asentadas que la Española, la gente suele votar a terceras fuerzas. Pero el mapa de colores que se ha quedado tras estas elecciones no tiene precedentes.

Notable es que, pese al descalabro del PSOE en España (señores, a ver si hacemos autocrítica de una vez y empezamos a cambiar cosas) el Partido Socialdemócrata Europeo sube escaños. Dos (una birria, está claro), pero sube. Si tenemos en cuenta que en las elecciones de 2009 se repartían 736 escaños y ayer se repartían 751, sin embargo, el porcentaje de representación en realidad simplemente se ha mantenido (en realidad ha bajado ínfimamente del 25% al 24,7%).

El tercer bloque tradicionalmente “la bisagra” de los Liberal Demócratas sufre otro castigo. En España no tenemos Liberal Demócratas porque están fagocitados por el PP, pero en Europa pierden 14 escaños.

En definitiva, que hay más colores en Europa, y menos bipartidismo.

No me voy a poner a comentar aquí en detalle el resurgimiento de la ultraderecha, que ha conseguido arrasar en Francia y varios escaños en otros lugares de Europa (por ejemplo el UKIP en el Reino Unido, con un 27,5% de los votos, o Amanecer Dorado en Grecia con un 9,34% de los votos), pero hay que tenerlos muy en cuenta. El grupo “Otros” en los que se incluyen estas organizaciones políticas es el que más sube sin lugar a dudas, pero aunque tendrá voz en el Parlamento Europeo, tendrá poco que hacer sin grandes alianzas. Serán muy posiblemente ninguneados y tendrán únicamente un valor testimonial… pero no hay que perderlos de vista. Su mera existencia significa que hay gente que empieza a perder su confianza no ya en el “sistema”, sino en la propia democracia. Que tomen semejante impulso es algo sobre lo que todas las fuerzas demócratas, independientemente de su color, deben reflexionar profundamente. Solo con más transparencia, más participación y más democracia se puede conseguir revertir esta tendencia.

En España, la idea es la misma, pero el castigo al bipartidismo es brutal y sobrecogedor. Para los que lo vemos desde fuera, que estuvimos en el 15M hace tres años y que llevamos promoviendo “primaveras” a diestro y siniestro por donde vamos, es una victoria, un enorme paso en el buen camino. Para los que se han quedado viéndolas venir desde la barrera en el PSOE y el PP, es algo que no solo les debería hacer pensar, debería hacerles actuar de inmediato.

Entre el PP y el PSOE apenas llegan al 50% de votos en España. Teniendo en cuenta que la participación ha sido parecida  a la de 2009, es una patada en las pelotas en toda regla.

Por supuesto, ambos juntos ganan, pero ambos juntos también pierden. 17 escaños europeos se dejan entre los dos. No importa que Cospedal y Cañete salgan por la tele diciendo “hemos ganado”. 16 escaños en lugar de 24 son muy pocos. Muy, muy pocos.

En su contra, Izquierda Unida, UPyD, pero sobre todo Podemos pulen ya sus zapatos para la siguiente patada en la entrepierna dentro de un año. Todos mejoran ampliamente sus resultados gracias a que la gente ha votado a otros partidos masivamente en estas elecciones, contrarrestando el boto “borrego” de los caciques del bipartidismo.

Podemos, la formación de(l nuevo) Pablo Iglesias, sin duda no se esperaba empezar tan fuerte. Pero no puedo menos que alegrarme de que lo haya hecho. A título personal, he de agradecer a esta formación que haya entusiasmado a personas que conozco que estaban dispuestas a abstenerse por no encontrar una afinidad política… pero que tras ver la trayectoria del partido y de sus componentes han decidido dar una oportunidad a la democracia. Enhorabuena a Pablo y a Podemos, no solo por el resultado, sino por haber destapado esa caja de votantes abstemios que ahora han encontrado una ilusión. Solo le pido que siga llegando a más gente, porque en un año toca la reválida en las locales y autonómicas.

Y es que la trayectoria del voto español tiene muy buena pinta. Ya comenté tras el 15M y las elecciones del 22M que le siguieron que la idea de #nolesvotes (más concretamente el #votaaotros) empezaba a calar y pronto cambiaría las cosas. El descalabro del bipartidismo en España es evidente, ya que por primera vez, juntos, PP y PSOE no llegan a convencer ni al 50% de los votantes. Y es poco probable que lo consigan hacer en los pocos meses que quedan hasta las próximas elecciones.

En Europa, una enorme coalición de izquierdas podría ya quitar el poder al PPE, aunque lo más probable es que eso no ocurra. Sin embargo, los frentes radicales y el crecimiento de terceras fuerzas que han robado protagonismo a los dos ganadores tradicionales va a redibujar la política europea. Va a haber que hablar más, acordar más y hacer más política común y menos política alemana.

En España, si las cosas siguen así y votamos bien de nuevo, o incluso todavía mejor dentro de unos meses, seremos capaces de quitar al PP y al PSOE sus nichos de poder más importantes, donde cuecen sus mayores corruptelas y donde, en última instancia, se financian los sueldos con nuestro dinero: los ayuntamientos, las comunidades autónomas y las diputaciones.

Está claro tras estas elecciones: hace falta votar, y hace falta votar bien. Gracias a los que fueron a votar el domingo hoy el PP y el PSOE están en un serio aprieto. Hoy se va a hablar de vosotros sin duda en Ferraz y Génova. Gracias a ellos, hoy Europa va a tener que llegar a grandes acuerdos, incluyendo a partidos más sociales que los propios socialistas. Gracias, gracias, gracias.

Y si fuiste de los que no votó el domingo, vuelve a pensar. Imagina por un momento que todos los que decidisteis no votar, hubieseis votado a terceras fuerzas. Imagina que el PP y el PSOE no solo pierden apoyo, sino que pierden las elecciones.

Si votas, podemos. #votaaotros

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: