Archivo

Posts Tagged ‘bipartidismo’

Mapa de la corrupción en España

abril 13, 2011 1 comentario
38

Quedan 38 días #nolesvotes

Hoy alguien (creo que @gallir, pero no podría asegurarlo) ha cambiado el corruptódromo que desde hace unas semanas viene rellenándose con los casos de corrupción de los diferentes partidos políticos (partidos #nolesvotes también, todos) que se van registrando por toda España.

Ahora es más chachi porque no se ven simples puntos en el mapa, sino una secuencia de banderitas de los diferentes partidos políticos que han sido parte de los diferentes casos de corrupción.

Aunque existan casos imperdonables de corrupción de otros partidos… es evidente que quien se lleva la palma, quien demuestra que ha hecho de su núcleo político central la corrupción, son precisamente los partidos más votados. ¿Curioso? No. Hasta tú seguro que les has votado en alguna ocasión. Como todos.

Pero es hora de cambiar eso. El verdadero culpable de que ese corruptódromo exista eres tú. Somos todos los votantes que vez tras vez continuamos dándole mayorías sucesivas a PP y PSOE en nuestros Consistorios, Cortes Autonómicas, Congreso y Senado. Esos lugares existen para representar al pueblo, y si los que están gobernando ahí son corruptos… Bueno, es lo que nos hemos buscado.

Pero igual que los hemos puesto ahí, podemos quitarlos. Lo único que hace falta es que escojas a otro partido, otro que represente lo más fielmente posible tus ideales… y le votes. Todos deberíamos hacer lo mismo. No se trata de dar mi voto a alguien “porque sé que va a salir elegido”. Así no se cambian las cosas. Eso no es democracia. Eso es estrangular tu opinión y dejarte llevar por el sistema que permite tal nivel de corrupción bipartidista. No, esta vez hay una opción mejor. Se trata de usar al 100% la democracia. Y lo poco que nos queda de ella en este país es expresar libremente lo que pensamos de los grandes partidos usando nuestro voto y quitándoles escaños en los lugares que, por derecho, principio e historia, nos representan.

Di no al bipartidismo corrupto de una vez. No les votes. Vota a otros.

¿Democracia o bipartidismo?

marzo 23, 2011 1 comentario
59

Quedan 59 días #nolesvotes

Quedan 4 días para el primer #nolesvotes Trend Topic Day

Quedan 4 días para el primer #nolesvotes Trend Topic Day

Ayer leí este artículo, titulado “¿Por qué es perjudicial el bipartidismo?” y decidí que debía publicar al respecto. Me parece un artículo realmente recomendable y antes de seguir leyendo sería interesante que lo leyérais.

Tras leerlo, la pregunta es… ¿a qué país querríais que se pareciese España? Existen dos bloques: Suecia, Finlandia, Alemania, Islandia, Noruega y Austria por un lado, y Estados Unidos, Portugal, Francia, Grecia… Si no lo tienes claro, tal vez deberíamos cambiar la pregunta a: ¿qué países están saliendo de la crisis y cuáles no? La respuesta, curiosamente es la misma.

El bipartidismo ya se instauró en España (además por la fuerza) en el siglo XIX y duró hasta la instauración de la República en 1931. Se le llamaba caciquismo. Por supuesto, era un bipartidismo impuesto. Los partidos de gobierno y oposición se alternaban mutuamente, apañando los resultados electorales para que ganara el partido de la oposición cuando las encuestas decían que el partido del gobierno no tenía muy buenas perspectivas. Así se daba una apariencia de democracia, cuando en realidad los caciques (gobernadores locales) eran los que se encargaban de mantener su propio poder y el status-quo del sistema.

Hoy nos pasa lo mismo, pero de manera diferente. Mediáticamente, los políticos nos hacen creer que solo existen dos opciones. ¿O cuándo fue la última vez que visteis en Antena 3 un dato sobre IU o sobre UPyD? ¿Sabíais de la existencia de partidos como Piratas o Ciudadanos en Blanco? ¿Entre quiénes son los debates electorales de las elecciones generales? Desde el congreso, como he puntualizado antes, utilizan la demagogia para poner la atención de la ciudadanía en temas accesorios, cuando ninguno trata los temas de fondo que habría que realmente tener en cuenta. ¿O no nos interesa más saber cuánta gente lleva esperando años (no meses) a recibir la ayuda de dependencia en Madrid, que si Telemadrid se ve o no en Castilla-La Mancha? ¿O no nos interesa más que una persona que no puede pagar su vivienda cancele su hipoteca con el valor de su vivienda, que los 2.500 euros que nos va a costar a cada elector (sí señor inmigrante, a usted también) el rescate a los bancos?

La matemática es sencilla. 84.000 millones de euros entre 34 millones de electores, 2.500 de euros por elector en municipales.

El bipartidismo, además, hoy también mantiene a los caciques en el poder. Los caciques no son más que los “barones” de los que oímos hablar cuando oímos hablar (rara vez) de primarias en PP o PSOE. Los caciques son los que aglutinan el poder en las comunidades autónomas o municipios. Estos también se sienten acomodados en sus butacas de las cortes regionales y los consistorios municipales, sabiendo que si las cosas se crispan, seguirán teniendo sus asientos… en el otro lado.

Caciquismo y bipartidismo, esta vez (y no sé qué es peor) con tu beneplácito. Porque al contrario que en el siglo XIX, hoy los votos se cuentan legalmente. Cierto, nuestra ley electoral y la manera de distribuir concejales y diputados no es justa. Pero dentro de la injusticia, quien mantiene a los gobernantes en su sitio, eres tú, que les votas. Eres tú, que piensas que si quieres castigar al PSOE por su gestión, tienes que votar al PP y viceversa. ¡Pues no! Ya has visto que las democracias sanas, que han conseguido salir de la crisis, son las que no se cierran al bipartidismo. Son las que tienen a una ciudadanía implicada en política y que sabe que su voto vale mucho.

Y son precisamente a sus “caciques” a los que los gobernantes estatales temen más. ¿O de dónde te crees que mantienen su soporte como cabeza de partido? ¿No crees que si realmente gobernaran en su partido, se habrían cargado de un plumazo las candidaturas corruptas de uno y otro bando que cada día siguen aprobando para tu ayuntamiento y comunidad? Pero tienen miedo. Si no las aprobaran perderían apoyos, y su posición como dirigentes del partido a nivel nacional perdería peso, se tambalearía. Quítales el poder desde abajo, desde tu municipio, provincia y comunidad, y verás cómo tambalea la cabeza. ¡Cambia la política con tu voto!

Por eso #nolesvotes te propone que te informes y que cambies los colores de tu consistorio y tu comunidad. El azul y el rojo ya los tenemos muy vistos y sabemos que son del mismo corte. PSOE y PP van ha hacer exactamente lo mismo que llevan haciendo toda la vida. Pero si les obligas a cambiar el chip, si les quitas los escaños que tanto quieren, si le das la oportunidad a una fuerza que realmente represente tus ideales, si te implicas y cambias el sistema, entonces sí tendremos esperanzas para España, para tu comunidad y para tu ciudad. Si no, seguiremos como siempre.

Anexo.

A continuación, las proporciones de los parlamentos multipartidistas y bipartidistas del mundo, conforme los voy encontrando

Aquí los parlamentos multipartidistas:

Parlamento alemán

Parlamento alemán

Parlamento austríaco

Parlamento austríaco

Parlamento finlandés

Parlamento finlandés

Parlamento islandés

Parlamento islandés

Parlamento sueco

Parlamento sueco

Parlamento noruego

Parlamento noruego

Y ahora los parlamentos bipartidistas:

Parlamento portugués

Parlamento portugués

Parlamento estadounidense

Parlamento estadounidense

Parlamento francés

Parlamento francés

Parlamento español

Parlamento español

Parlamento griego

Parlamento griego

Curiosidades del mundo del celuloide

marzo 6, 2011 Deja un comentario
76

Quedan 76 días #nolesvotes

El primer día en que publiqué el contador que tenéis a la izquierda, que va contabilizando los días que quedan hasta el 22 de mayo (día en que podremos decidir libremente quién va a gestionar nuestras ciudades y comunidades autónomas), fue el día 86. El día después de que mi amigo eloso me convenciese de unirme a #nolesvotes y que hiciéramos una medio-apuesta de publicar un artículo en nuestros blogs cada día hasta el 22 de mayo.

Hace 10 días de ello. Curiosamente, el número 86, expresado en binario (01010110) es el código de la letra “V” y curiosamente, “V” es la letra que definía al personaje que revolucionaba el orden establecido en la novela “V de Vendetta” que ha sido magistralmente transformada en una magnífica película que os recomiendo.

Es interesante que la máscara que identifica a “V”, que personifica a los ideales que defienden la justicia, la igualdad, y la libertad en la película, es la misma que se ha asociado al movimiento #Anonymous que lleva movilizando personal en contra de la ley Sinde desde que la misma se parió.

Anonymous

Anonymous: Espéranos

Anonymous no es una persona, ni una organización. Igual que “V” es la indumentaria física que toma un ideal, en este caso, tomando el cuerpo de mucha gente anónima que cree lo mismo: que las cosas deben cambiar. En el lema de Anonymous se lee lo siguiente:

Knowledge is free.We are Anonymous.We are Legion.We do not forgive.We do not forget.Expect us!

El conocimiento es libre.Somos Anónimos.Somos Legión.No perdonamos.No olvidamos.¡Esperadnos!

En “V de Vendetta”, el tema principal es la lucha entre anarquía y fascismo, en contra del control ejercido por el estado sobre los ciudadanos, cuando los ciudadanos son los que deben tener el control. En la película, en la madrugada de un 5 de noviembre, “V” decide volar por los aires el edificio Old Bailey, la sede de la justicia de Londres. Aunque las autoridades intentan tapar el atentado haciendo ver que se trataba de una demolición premeditada, ese mismo día “V” aparece en una emisión pirata por televisión convocando a todos los británicos a la destrucción del Parlamento (la sede del gobierno) el siguiente 5 de noviembre, el año siguiente.

#nolesvotes, no está a favor del vandalismo ni la violencia en la defensa de los ideales. Aquí creemos que los ideales hay que defenderlos de persona a persona y que, sobre todo en un país donde todavía tenemos algunas libertades básicas, es importante ejercerlas para ganar más libertades y no hundirnos ciegamente en el miedo al cambio. El miedo al cambio es lo que ha motivado que los productores culturales favorecieran la ley Sinde. El miedo al cambio es lo que sigue haciéndonos votar a favor del bipartidismo. El miedo al cambio es lo que nos ha llevado a esta crisis. El miedo al cambio es lo que hará a miles de españoles votar listas repletas de candidatos imputados por corrupción.

No tengas miedo. Ten ideales.

V: “Bajo esta mascara hay algo mas que carne y hueso. Bajo esta mascara hay unos ideales, Señor Creedy. Y los ideales son a prueba de bala.”

Un año después de la destrucción del Old Bailey, el 4 de noviembre, cientos de miles de británicos recibieron un regalo en sus puertas: una máscara y una capa negra, la misma que utiliza “V” y la misma que utiliza Anonymous, recordándoles su cita pendiente con la libertad.

Irónicamente, es aproximadamente el mismo tiempo, un año, el que separa estas elecciones municipales de las próximas elecciones generales. Dentro de aproximadamente un año, tal día como hoy, probablemente estemos votando por cómo queremos que sea España en unas elecciones generales que pueden ser las del cambio. Pero antes tenemos que demoler nuestro Old Bailey particular.

Si el Old Bailey significaba justicia para “V”, no votes una lista injusta, marcada por imputados en casos de corrupción que se niegan a arreglar sus asuntos en los tribunales. No votes a listas de partidos que se niegan a reformar la Ley Electoral para que esta sea verdaderamente justa. No votes a partidos que utilizarán tu voto para sentarse en su trono de magnificencia y desoirte después. Haz justicia.

Y dentro de un año, como en “V de Vendetta”, tendremos todo el rigor para utilizar el regalo que tenemos, el voto anónimo y libre, para “tumbar” el Parlamento y poner un gobierno que realmente cambie las cosas. El próximo 22 de mayo #nolesvotes, y el próximo año tampoco. Pero vota.

Nota:

La gente de #nolesvotes hemos visto con pena (por mucha gracia que nos haga) cómo hay quienes utilizan mecanismos informáticos para boicotear las webs del PSOE o vandalizan propiedad pública para publicitar el movimiento. ¿De verdad quieres que tu próximo alcalde tenga que gastar una partida de dinero público para limpiar las pintadas que estás haciendo ahora? Es mejor que la victoria sea pacífica, porque la legitimará ante todos. El fair play es esencial, o seríamos nosotros los que estaríamos yendo contra la democracia.

Edito:

6/3/2011 – Acabo de publicar y resulta que mi amigo eloso publica también haciéndose eco de otra película, Men In Black. Curioso.

Abstenciones, votos blancos y votos nulos… #nolesvotes

marzo 4, 2011 457 comentarios
78

Quedan 78 días #nolesvotes

Si eres de los que está hasta la coronilla de la pandilla de acomodados que tienes en el gobierno, en la oposición y en otros asientos libremente distribuidos en el panorama electoral español, y muy especialmente, si estás harto o harta de que, a pesar de todo, se sigan repartiendo el pastel entre ellos sin hacerte caso a ti, es muy probable que estés deseando hacer lo mismo con ellos y mandarlos a todos a freír espárragos.

Probablemente has pensado en votar en blanco, votar nulo o, directamente, no moverte de la butaca de tu casa el 22 de mayo. Si es así, tómate diez minutos y lee este post mientras te tomas el café, porque voy a intentar hacerte ver de qué sirve cada una de las tres posiciones tal como están las cosas en España, con los datos en la mano y por qué #nolesvotes no te recomienda ninguna.

La abstención

#novotes es un hashtag que se deja ver junto con el de #abstencion mucho al igual que el de #nolesvotes. A veces incluso juntos. Pero no revueltos. No son lo mismo. Cuando alguien te dice que no votes, o decides no votar estás absteniéndote de expresar tu opinión en las urnas. Abstenerse es simplemente no votar. Quedarte en casa el día 22 de mayo viendo la tele y punto.

La diferencia sutil entre la gente de #novotes y la de #nolesvotes es que mientras la primera te dice que te abstengas, la segunda te dice que no te abstengas, pero que no votes a los de siempre. ¿A quién hacerle caso? Por supuesto, a quien tú quieras, el voto es tuyo. Pero antes de decidir toma esto en cuenta.

Si no votas, probablemente es para expresar tu descontento con la situación de la política española. Probablemente digas “estoy en contra de un sistema que me toma el pelo, así que no participo en el sistema“. Algunos de los que han montado la página de Facebook de malestar.org, piensan así. Muchos de vosotros seguro que también. No obstante, los no-votos en el sistema electoral español no cuentan nunca. Ni para mal, ni para bien.

Pongámonos en antecedentes. Si leísteis mi post del martes, ya sabréis la historia de las elecciones catalanas. En 2010 igual que en 2006, la fuerza más votada en las elecciones catalanas fue la abstención, con un 40% y 43% de abstenciones respectivamente. Ningún partido superó esos porcentajes en ninguna de las dos ocasiones. Ni siquiera el partido más votado, CiU. De hecho en las de 2006, a pesar de no haber ganado ninguno, los partidos del tripartito se propusieron tumbar al partido más votado y juntando sus cachitos, hicieron gobierno por encima de la voluntad popular.

El caso del referéndum para la Constitución Europea es el más chocante. Según el Gobierno, de cara a la Unión Europea, fuimos el primer país en aprobar la Constitución Europea por mayoría en referéndum. El caso es que sí, el 76% de los votos fue para el sí, por lo que la Constitución fue aprobada por una amplia mayoría. Eso sí, solo fue a votar el 42% del censo. Casi el 60% de los españoles se quedó en casa. Fue la participación más baja de toda la historia de la democracia. ¿Sirvió para demostrar algo? No. La Constitución se aprobó pese a ello.

Por lo tanto, en España, la abstención no significa que estés en contra del sistema. En España tu no-voto se va a tomar como un voto a la mayoría. Un “me da igual lo que salga, ya veremos cómo me las apaño luego”. Si realmente te da igual lo que salga, perfecto. Si te da igual que suba el paro, la gasolina, las hipotecas, la delincuencia… En fin, eres libre de no votar. Pero si estás hartito o hartita de este tinglado, no tienes más remedio que ir a votar si quieres que se te oiga. Si no, tu abstención se la van a pasar por el forro.

Curiosamente, echando la vista atrás, si revisas los datos de todas las elecciones generales en España, la abstención nunca ha bajado del 20% ni ha subido del 32%. Eso quiere decir que siempre, más de dos terceras partes de los votantes censados ha ido a votar. ¿Pero sabes cuándo se ha ido a votar más masivamente? Cuando había necesidad de cambio.

  1. En 1977. Hubo solo un 21% de abstenciones, a pesar de que los españoles estaban poco acostumbrados a votar, recién saliditos de una dictadura. ¿Por qué? ¿Las ansias de cambio, quizá? ¿La necesidad de validar la nueva democracia? ¿Las ganas de ser ellos mismos quienes decidiesen su futuro? Seguramente. Las siguientes elecciones de 1979, obligadas tras ratificar la Constitución, volvieron a dar a UCD como ganador. Parece que la gente ya daba las cosas por logradas, porque la abstención (la gente del “me da igual”) subió al 31% de golpe, hasta que pasó algo gordo.
  2. En 1982 se registró la menor abstención de la historia. El 80% de los españoles salieron a votar masivamente. Solo el 20% se abstuvo. De nuevo con las ansias de cambio. Adolfo Suárez había dimitido. Acabábamos de tener el famoso 23-F. La democracia había subsistido, mantenida con palillos y había que revalidarla, no fuese a ser que a alguien se le ocurriese quitárnosla. Sin duda, un momento histórico que, también significó un cambio. De UCD pasamos al PSOE de Felipe González.
  3. La abstención volvió a fluctuar en torno al 30% hasta otro mínimo: en 1996. Bajó hasta el 22,6%. Curiosamente con otro cambio: los votantes escogieron al PP después de una serie de escándalos del PSOE. Y ahí se quedó hasta que se le ocurrió meterse en la guerra de Irak.
  4. En 2004, después de haber pasado por otro despunte superior al 31% de no-votos al “me da igual”, la abstención volvió a bajar hasta el 24% a favor del cambio. El cambio relativo. El cambio de nuevo al PSOE, que lleva ahí desde entonces.

Como queda patente, la lectura que se hace en la sociedad y la política españolas del no-voto o abstención no es de rebeldía contra el sistema. Es más bien de continuismo. Las elecciones en las que hay abstención, mantienen el status quo conseguido en las anteriores. Las elecciones en las que hay alta participación generan cambios.

Si pretendes quejarte con tu abstención, te recomiendo que consideres una mejor manera de hacerlo, porque si no, te van a tomar por el pito del sereno.

El voto nulo

El voto nulo es el voto ambiguo. Los votos con papeletas no oficiales, votos a más de un candidato, votos rotos, votos con dibujitos, etcétera, todos esos son votos nulos, porque aunque el votante se ha personado para dar su voto, el voto no se atiene a las reglas de los votos.

Este voto, igual que las abstenciones, no suma votos en el cómputo global de votos emitidos y, para los efectos, es lo mismo. Se registra como nulo para que la contabilización al final de la jornada, entre válidos, nulos y abstenciones, sume el 100% y nadie diga que ha habido tongo.

Históricamente, en España, siempre ha habido muy pocos votos nulos. En las generales sólo ha superado el 1% las primeras 4 elecciones de 1977, 1979, 1982 y 1986, y se lo podríamos achacar perfectamente a que estaban todavía aprendiendo cómo funcionaba eso de votar.

El hecho de que el voto nulo no sea computable lo hace una muy mala elección si quieres cambiar las cosas. A todos los efectos, en España funciona igual que una abstención. Y si las abstenciones no hacen nada por el cambio, imagínate lo que hacen los votos nulos que prácticamente no superan el 2%.

En #nolesvotes te podríamos pedir que votaras a “Conejitos suicidas” o al “Partido de la Pantoja de Puerto Rico“, o a cualquier chorrada que te viniese a la mente. Incluso meter una pegatina de #nolesvotes en el sobre. Daría igual. Tu voto sería igualmente nulo y dejarías las cosas igual, porque tu voto no sería válido. Sería papel mojado.

El voto en blanco

Según la Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del Régimen Electoral General, en su artículo 96, punto 5: “Se considera voto en blanco, pero válido, el sobre que no contenga papeleta y, además, en las elecciones para el Senado, las papeletas que no contengan indicación a favor de ninguno de los candidatos”.

¿Qué los diferencia de una abstención o un voto nulo? El tema de que sea un voto “válido”. El voto en blanco es válido porque sí cuenta para el cómputo final de votos. Pero si te piensas que se va a traducir en escaños en blanco, te equivocas de pleno. Entonces, ¿qué se hace con ellos?

Si has oído que son votos que se dan al partido más votado, o que se distribuyen entre los más votados, no es cierto. Pero sí perjudican a los partidos menos votados. En España no se utiliza un sistema proporcional normal y lógico, en el que cada partido se lleva el tanto por ciento de escaños que ha conseguido en las urnas. En España utilizamos una complicada fórmula matemática, la ley d’Hont (explicada pasito a pasito aquí y aquí), con una regla de salida básica: si no llegas al 3% de los votos, no entras en el juego. Los votos en blanco, aunque no se le reparten a nadie, sí que hacen el saco de votos más grande, con lo que los porcentajes, se hacen más pequeños. Como consecuencia los partidos con menos votos salen perdiendo.

Además, los artículos 68 y 69 de la Constitución Española establecen que la circunscripción electoral para las elecciones generales (Congreso y Senado) es la provincia. Eso quiere decir que, aunque un partido se pase del 3% en el recuento de votos nacional, si provincia a provincia no llega al 3%, queda eliminado. En las últimas elecciones generales, le pasó a IU de manera escandalosa. Aunque sacó más votos que CiU en las elecciones al Congreso, sacó 8 diputados menos. ¿Por qué? Porque circunscripción a circunscripción había quedado eliminada, a pesar de tener un total nacional superior.

En las próximas elecciones municipales y autonómicas pasa tres cuartos de lo mismo. Cada autonomía tiene su propia Ley Electoral, siendo la Valenciana de las más hirientes contra los partidos minoritarios, ya que eleva el mínimo al 5%. No obstante, como la circunscripción electoral sigue siendo la provincia, aunque un partido llegue al 5% global en todas las provincias de la autonomía, o incluso al 10%, o al 12%, no tendrá acceso a escaño si no llega al 5% al menos en una de ellas.

Luego, votar en blanco hace más difícil a los partidos pequeños más difícil llegar a obtener escaños, o lo que es lo mismo, hace más fácil a los partidos mayoritarios obtenerlos. De ahí que el voto en blanco acreciente las injusticias electorales y que #nolesvotes no te lo recomiende.

En todo caso, hay una iniciativa llamada “Ciudadanos en Blanco” que te proponen que les votes a ellos. Ellos a cambio, cada escaño que consigan lo dejarán vacío, siempre que legalmente sea posible. Y cuando no lo sea, no lo defenderán ni votarán en los plenos, excepto si es para votar que los votos en blanco se conviertan en asientos vacíos en una futura Ley Electoral.

En resumen

Estás jodido. O jodida. Porque te puedes quejar todo lo que quieras, tenemos libertad de expresión, pero si no sales a votar el 22 de mayo, las cosas no van a cambiar. Claro, viendo que abstenerte no es una opción, romper tu papeleta tampoco y dejar el sobre vacío menos todavía… ¿qué hacemos?

#nolesvotes es una gran alternativa. No es un partido político, ni es una organización. Es una idea. Una idea lógica después de haber visto lo que acabas de ver. “Si no quiero el sistema actual, no quiero votar PP, no quiero votar PSOE, pero no quiero tampoco que salgan elegidos por mi inacción, porque me tienen hartito, voto a los demás.”

¿Qué consigues con eso? En primer lugar, si diversificamos el voto, la ley d’Hont es más difícil de aplicar y menos abusiva. Repartir los escaños entre cinco partidos donde dos quedan eliminados y otros dos tienen en conjunto el 70% de los votos restantes es favorecer el bipartidismo. Si bajamos ese 70% y subimos el resto, favorecemos que la representación en las cortes autonómicas y los ayuntamientos sea más equitativo y castigamos verdaderamente a la clase política asentada, porque entonces es cuando verdaderamente pierden poder.

En segundo lugar, ayudamos a que las formaciones políticas que quedan injustamente excluidas por la barrera del 3% o el 5% y la circunscripción electoral tengan opciones a conseguir escaños en las autonomías. Aunque no consigan todos los que les corresponden por derecho porcentualmente, al menos tendrán la oportunidad de dejar oír su voz y defender tu voto.

Por último conseguimos un cambio aún más grande: en la ciudadanía. Porque #nolesvotes no te pide que des tu voto indiscriminadamente a cualquiera. Te pide que te informes de las alternativas y escojas la que te parezca mejor a ti. La ciudadanía tiende a pensar que si no votamos PP hay que votar PSOE, porque PP y PSOE nos invitan a pensar así. Pero eso no es cierto. Hay otros partidos a los que, tal vez por ser pequeños, tal vez por pensar que no van a llegar a ese 3%, tal vez por pensar que es tirar tu voto, no les das ni la oportunidad de leerte su programa electoral. ¿Y si tienen ideas buenas? ¿Vas a permitir que se pierdan esas ideas por seguir la misma tendencia de siempre? ¿Y si quieren cambiar este sistema electoral por uno mejor? ¿No sería eso digno de ser votado?

Pues ale. Si ya te has terminado el café, piensa sobre todo esto. Compártelo con quien quieras. Busca alternativas. Pero sobre todo, el 22 de mayo #nolesvotes, pero vota.

La culpa es tuya

marzo 3, 2011 4 comentarios
79

Quedan 79 días #nolesvotes

Ayer nos decían que la cifra oficial de parados en España ha subido en más de 68.000 personas hasta los casi 4,3 millones de parados. Curiosamente también sabíamos que dentro de nada sale el iPad 2, que ya podemos reservar la 3DS y que Lady Gaga va a sacar un nuevo perfume con esencia de sangre y semen.

Me pregunto, ¿de los cuatro enlaces que he puesto ahí arriba, en cuál has hecho clic primero? Es solo curiosidad… Me gustaría pensar que estás tan bien informado/a que no te ha hecho falta hacer clic en ninguno, pero es probable que el dato del paro lo tengas tan asumido, que el resto te haya llamado más la atención y hayas escogido alguno de los demás.

El gran problema de eso es precisamente ese: que lo tienes asumido. Es un dato horrible y tal. Ha crecido mucho y tal. Hay mucha gente que no tiene dinero para dar de comer a sus hijos… y tal. Pero, ¡hey! ¿Has reservado ya el iPad 2? Como no lo reserves pronto se van a acabar… ¿Has oído la última de Lady Gaga? Y, joder, ¿viste el vestido-huevo de los Grammy?

¿Quién tiene la culpa de que las búsquedas sobre Lady Gaga superen por más del doble a las del paro? Y mañana nos habremos olvidado del dato del paro, pero a Lady Gaga seguiremos teniéndola en la retina vestida de salchichón, o de jabugo. ¡Y que no se nos olvide pasarnos por un centro comercial, que la 3DS hay que verla en persona!

Esto puede parecer banalizar temas serios, o juntar churras con merinas. Pero es un modo exagerado de ilustrar hasta qué punto nos interesamos por lo verdaderamente importante, o nos limitamos a obviarlo. Álex, un amigo mío, al que mando saludos desde aquí, dice una cosa que demuestra su gran sabiduría: “cada pueblo tiene el gobierno que se merece“. Y tiene toda la razón. Tanto en gobiernos democráticos como en toda la escala que va hasta las dictaduras más férreas, cada pueblo tiene el gobierno que se merece… hasta que decide cambiarlo.

Otra de las noticias que tendemos a obviar o asumir es la revuelta que está ocurriendo en Oriente Próximo. Los ciudadanos de sus respectivos países han decidido que no se merecen esos gobiernos y han decidido cambiarlos. Y digo que la tendemos a asumir porque probablemente hayas dedicado más tiempo al #turismoBisbal que a las revoluciones de Oriente Medio. Es muy posible que te preocupe más lo cara que está la gasolina o los #110facts que el hecho de que los pueblos del norte de áfrica estén decidiéndose por la democracia. Por el derecho a que su voz se escuche. Quizá ya te hayas olvidado de que el sáhara occidental también lo intentó hace unos meses y los reprimieron a palos.

En definitiva, como dice Álex, “cada pueblo tiene el gobierno que se merece” por la sencilla razón de que, de una manera u otra, tú eres el responsable de cambiar las cosas. Ya sea saliendo a la calle a quejarte, o mediante tu voto, eres tú el responsable del gobierno que tienes. Y si no te gusta, eres tú quien tiene que sacarle los colores. No cambiarlas, o decidir no usar todos los medios a tu disposición para cambiarlas, es asumirlas como buenas.

#nolesvotes te propone cambiarlas. Aquí no hace falta montar una revolución violenta, ni hace falta poner a los militares de nuestra parte, más que nada porque desvirtuaría la victoria. Eso ya nos lo han dado hecho. Pero utilizando las reglas democráticas que tenemos ahora, aunque no sean las mejores, sí puede hacerse, aunque pienses que no. Hasta ahora (e incluso ahora) la mayoría de los ciudadanos se estanca en el bipartidismo. No es que les guste, no. Es que lo tienen asumido. Y en las próximas elecciones harán lo mismo. Igual que asumimos que el paro sube. Pero no deberían asumirlo. No deberías asumirlo.

Lo que sí deberíamos asumir es que el poder de cambiar las cosas ha sido, es y seguirá siendo nuestro. Hasta ahora asumías que para cambiar las cosas tenías que votar al partido en la oposición. ¿Por qué no pruebas a asumir que eso no es cambiar las cosas? Eso es seguir igual. #nolesvotes y vota a una alternativa, que las hay.

El porqué de #nolesvotes en las elecciones municipales

febrero 26, 2011 Deja un comentario
84

Quedan 84 días #nolesvotes

A nivel local los gobiernos funcionan exactamente igual que a nivel nacional. Y se estancan en el bipartidismo exactamente igual.

Pongamos por caso Alicante, que es el lugar que más cerca me pilla. Alperi, nuestro alcalde durante 13 años (dios mío) hasta la mitad de esta última legislatura, más o menos, se tuvo que marchar con cajas calientes arropado (o achuchado, eso nunca lo sabremos) por los dirigentes del PP aledaños.

La corrupción urbanística de unos y el asentamiento político de los otros,  nos ha dejado en una situación en la que ninguno de los dos son una opción viable, y sin embargo la mayoría volverá a votarles. En 2007 nos hubiera venido bien un movimiento como #nolesvotes para despertar a la ciudadanía y motivarlos a leerse los programas electorales antes de meter su papeleta en la urna, cosa que la mayoría no hace. Como dice mi amigo eloso en su blog, parece que no hablamos de algo hasta que entendemos que el resto está de acuerdo con nosotros y votamos como borregos.

El caso es que la corrupción urbanística de este señor en Alicante, es un secreto a voces entre todo el mundo. Pero claro, los votantes (como borregos) le hemos estado haciendo la cama durante nada menos que 13 años. ¡13! Bueno… corrijo. “Le han” estado haciendo la cama. No todos hemos picado.

Las razones son sencillas: mientras no había crisis y la economía del ladrillo daba para que nos compráramos BMWs con préstamos personales usureros al 40% (vale, estoy siendo exagerado, pero ya sabéis a qué me refiero), mantener ese tren de vida implicaba mantener a quien lo promovía. Pero hoy, Ortiz, curiosamente la promotora que pasó de tener una financiación privada del 80% en 2003 a solo el 25% en 2005 (ver: este artículo de noviembre), está más interesado en que gane el Hércules que en suelo público. Al fin y al cabo, todavía tiene que vender las casas que le quedan en stock y probablemente saque más dinero del fútbol que de vender esas casas. A Alperi debió atragantársele la crisis del ladrillo y las incontables denuncias por corrupción. De ahí que abdicara en la menos conocida, pero señora del mismo castillo, la señora Castedo.

El otro partido del bipartidismo alicantino -porque las elecciones de 2007 (maldita ley D’Hont) dejaron el ayuntamiento en manos de ellos dos- hace una política de perdedores. El PSOE, sabiendo que son “los otros” a los que va a ir el voto inútil alicantino, les importa tres pepinos hacer campaña. Total, los votos que van a recoger les van a dejar en la posición en la que están, como mínimo… a menos que #nolesvotes.

Igual que en Alicante, supongo que en tu ciudad se presentan más partidos políticos que los únicos que aparecen en los noticiarios. Esos partidos también tienen unas bases y tienen unos programas. En Alicante tenemos partidos que abogan por promover la cultura, los conciertos, el cine y el teatro para atraer de nuevo al sector turístico, sustituyendo la economía decadente del ladrillo por la sostenible del turismo que tan bien nos funcionaba hace años. Hay partidos que promueven explotar el hecho de que somos la cuarta provincia en innovación tecnológica de España y montar un Silicon Valley a la alicantina, atrayendo empresas del sector. También los hay que promueven a nivel local y estatal cuentas claras para todos los políticos, que ya que cobran su sueldo de las arcas de nuestros impuestos y pagan su gasolina, sus comidas y su todo con nuestro dinero, deberían presentarnos sus cuentas a final de año.

Estas propuestas son válidas para Alicante, pero ¿sabes que en tu ciudad también hay terceras vías que promueven cosas parecidas? ¿Sabías que algunas de ellas también lo hacen a nivel nacional? A lo mejor te conviene informarte de qué proponen el resto de formaciones, antes de que el bipartidismo o el voto de castigo vuelva a asentar a los grandes en su pasividad más absoluta y vuelvan a hundir tu querida ciudad en la rutina estancada de la democracia española. #nolesvotes, hay más opciones.

PD.

Gracias a la gente de meneame.net por vuestros animados comentarios. Y a eloso por su blog y su confianza depositada en esta humilde publicidad de unos ideales que compartimos. Mañana quedarán 83 días. Mañana también tendréis food for the mind. Estoy ansioso por leer vuestros comentarios.

Podéis seguir la conversación global en #nolesvotes, e informaros sobre los ideales en www.nolesvotes.com y wiki.nolesvotes.com. Haz que tu voto sea útil. #nolesvotes

“Pues yo no entiendo eso de #nolesvotes”

febrero 25, 2011 37 comentarios
85

Quedan 85 días #nolesvotes

Hoy este blog ha duplicado el número de visitas máximo que había recibido desde que lo abrí. Vale, tampoco lleva tanto tiempo abierto, pero hasta ahora van 205 personas que han leído el artículo de ayer y contando…

Parte de estos lectores y lectoras vienen de meneame.net, una comunidad en la que acabo de meterme y en la que #nolesvotes es un movimiento que todavía no se entiende del todo bien. Ayer no fui el único que apareció en los meneos de la red, y no fui el único que tuvo que defender la idea de #nolesvotes. Y como hay mucha gente que no lo entiende, decidí cambiar el tema que tenía pensado para el post de hoy y hablar de qué es eso de #nolesvotes desde los puntos de vista que ayer me encontré en comentarios por redes sociales, meneos y en el propio blog.

¿Pero qué es eso de #nolesvotes?

Puedes ver datos sobre el movimiento #nolesvotes en www.nolesvotes.com y wiki.nolesvotes.org. Por supuesto, hay una conversación global en Twitter con el tag #nolesvotes, que es de donde salió todo el asunto. El origen de #nolesvotes viene de la architwitteada #leySinde. Cuando PP, PSOE y CiU se pusieron de acuerdo para rescatar la ley de donde debía haberse quedado, los internautas comenzaron a reunir sus comentarios en la red bajo la idea de #nolesvotes, ya no por la #leySinde en sí misma, sino porque era la enésima situación en que el bipartidismo de España se ponía por encima de los votantes, de los que en realidad deberían tener la palabra. Al fin y al cabo, quien decide en una democracia debería ser el pueblo.

Dado que había unas elecciones cerca (quedan 85 días) #nolesvotes resumía no solo la necesidad de un voto de castigo, sino la necesidad de un cambio. Pero no hay que pensar que #nolesvotes es una organización, como #Anonymous, ni pensar en #nolesvotes como en un partido político que tenga que presentar un programa electoral. #nolesvotes es simplemente una idea, con la que probablemente estás de acuerdo, aunque no lo sepas: “No te pedimos el voto para ningún partido concreto, ni que votes en blanco, ni que te abstengas, sino que te informes para comprobar que existen alternativas.

¿Qué propone #nolesvotes?

Primero repito: no pienses que #nolesvotes es un partido político; no pienses que es una organización o una asociación; no pienses que deben presentarte un programa electoral. No lo van a hacer. #nolesvotes es una idea y punto. Eso sí, es la idea de mucha gente, y cuanta más gente se une… bueno, a más gente, más ruido. La idea es: no te resignes al sistema electoral actual.

Muchos están hartos de la gestión del PSOE; y ya no solo hablamos de la #leySinde, hablamos de economía, de vivienda, de igualdad, de trabajo, de juventud, de educación… La forma tradicional de castigar la gestión de un gobierno en España, ha sido resignarse al bipartidismo y votar a la oposición. Pero cada vez más gente tampoco quiere votar al PP. La corrupción, la falta de ideas, la falta de liderazgo, la sensación de que la crisis actual es herencia de su gestión proconsumista y sobreconstructora, y muchas otras razones, incluso ideológicas, hacen que PP tampoco sea la opción que te representa. Desde luego, la #leySinde dejó claro que PP, PSOE y CiU, salvando las distancias, son la misma cosa.

Es cierto que en los noticiarios nacionales, cada vez que sale una encuesta de intención de voto o una entrevista política se evita a los partidos “minoritarios”, a los que me gusta llamar “terceras vías“, pero eso no significa que no existan. De hecho estas terceras vías, desde su pequeñez están innovando y proponiendo nuevas maneras de regenerar la democracia. ¿Te has informado sobre ellas? Tal vez si de verdad quieres que tu voto se haga notar, deberías informarte y votarles. Eso es lo que te proponen los ciudadanos y ciudadanas que piensan #nolesvotes.

¿Y la idea de #nolesvotes no es de sentido común?

Precisamente. Al menos eso pienso yo y los más de 27.000 Facebookers que ya están apuntados en el grupillo. Y probablemente piensen igual los más de 300.000 internautas que han visitado www.nolesvotes.com. Pero, sinceramente, para que llegue a algo, hay que promocionarla. Hazte eco en tu blog, en twitter, en facebook… Ya sabes que @Catacroc en su blog y yo en el mío estaremos publicando hasta que lleguen las elecciones. Además de asumir la idea, ¿por qué no la comentas con tus amigos?

Pues yo creo que #nolesvotes no va a llegar a nada

Pues con esa actitud, desde luego no. Pero si se produce un cambio democrático en las próximas elecciones locales, sí, es verdad, no habrá manera de achacárselo a #nolesvotes.

Si, por ejemplo, #nolesvotes te pidiera “vota a Ciudadanos en Blanco“, pues sí. Podríamos medir el efecto de #nolesvotes tras las elecciones mirando cuánta gente votó a Ciudadanos en Blanco. Pero no es el caso. La propuesta es tan sumamente abierta que podría pasar de todo, eso sí, le pegaremos un bocado al verdadero problema que permite a los grandes partidos desoír a los españoles y las epsañolas que les votan: el bipartidismo que, desgraciadamente, los votantes hemos asumido.

Probablemente tras estas elecciones en los ayuntamientos y comunidades haya mayoría de PP, o de PSOE, pero desde luego si ayudamos a los demás a informarse de que existen terceras vías, conseguiremos un mapa político mucho más polarizado, donde haya más ideas que plantear y más voces para apoyarlas. Más aún, habremos retomado las riendas de la verdadera democracia y nos daremos cuenta de que dentro de un año podemos volver a repetirlo y conseguir mucho más.

¿Y cómo es posible que haya llegado a tanto? No lo entiendo. ¡Si no proponen nada!

Bueno, eso de que no proponen nada… Desde luego no son un partido político. No te van a proponer políticas de economía o de empleo. No te van a proponer qué hay que hacer con la distribución del estado español. No van a meterse en el Congreso o el Senado, porque no van a pedir tus votos. Ni van a apoyar a un partido u otro. Pero sí tienen algo claro que proponerte: que hay muchas opciones, así que te proponen que te informes y, por supuesto, que no tires tu voto al bipartidismo.

Te repito el lema de #nolesvotes: “No te pedimos el voto para ningún partido concreto, ni que votes en blanco, ni que te abstengas, sino que te informes para comprobar que existen alternativas.” Qué alternativa escojas, es cosa tuya. Pero escoge algo que realmente represente tus ideales y no permitas que tu “voto tradicional” o tu “voto útil” (que, claramente sería inútil) devuelvan a España de nuevo a un bipartidismo constante. Sabes que te mereces algo mejor y tienes una oportunidad fantástica de cambiar las cosas el próximo 22 de mayo. Úsala bien. Esa es la idea de #nolesvotes.

¿Por qué mi voto vale menos que el tuyo?

febrero 24, 2011 19 comentarios
Te quedan 86 días para decidirte. #nolesvotes

86 días. #nolesvotes

Antes de empezar, comentaros a todos que hemos decidido oficializar este pique entre mi amigo Antonio (@Catacroc) a tenor del movimiento nolesvotes.com del que ya hablé ayer. Para cuando publiqué ayer, todavía teníamos un contador de 87 días, pero como eran las once de la noche muy pasadas, comenté que quedaban 86 días, ya que seguro que lo leeríais hoy. Hoy, hasta os pongo un contador de los días que quedan para que tengáis la oportunidad de decidir. Y así estaremos Antonio en su blog y yo en el mío hasta que llegue el día de la democracia.

Hoy os traigo una información de lainformación.com que refleja uno de los puntos que ni PP, ni PSOE ni CiU meterán en sus programas electorales: España no es democrática. ¿Por qué? Porque mi voto no vale lo mismo dependiendo de dónde lo de. Fijaros en este diagrama y veréis por qué.

Nuestra ley electoral dice que votamos por “representación proporcional” a la población de cada provincia. Lo interesante es lo que significa eso de “proporcional“. Significa exactamente que una ciudadana de Soria puntúa 3 puntos con su voto, mientras que una ciudadana de Madrid sólo puntúa 0,75. Quiere decir que los votos de los ceutíes valen dos veces más que los de los alicantinos. Quiere decir que no todos los votos valen lo mismo. Eso en las elecciones generales. En las elecciones locales el sufragio viene corregido por la Ley D’Hont (y perdón por referenciar a la Wikipedia, pero la explica muy bien), que todavía castiga más a los votos minoritarios.

Debido a ese matiz, el sufragio universal “corregido” provoca paradojas como que en las elecciones generales de 2008, IU con casi un millón de votos sacara 2 escaños en el congreso, mientras que CiU, con 200.000 votos menos consiguiera 11. Y lo mismo ocurrió en 2004… Y lo mismo ocurrió en 2000…

Si la ley D’Hont no hubiese estado vigente en las elecciones alicantinas de 2007, IU habría conseguido el 4,86% de los concejales del ayuntamiento. Eso habrían sido 1,4 concejales y no 0, como consiguió. Puedes ver las absurdeces de cada una de las elecciones de la historia “democrática” de España en la propia web del Ministerio del Interior. Haz las matemáticas de tu ciudad. Verás como las cosas no cuadran.

Y después, pregúntate, “¿para qué ha servido el sistema electoral español?” Respuesta: para que con los votos de CiU, prostituídos por una licencia para endeudar Cataluña (que no se ha dado a otras comunidades autónomas), se aprobara la “ley Sinde“. Y para que la voz de IU, que estaba absolutamente en contra de esa ley, ni siquiera se escuchase en el congreso. Para eso, señores y señoras votantes, sirve nuestra “democracia”.

Y no hablemos de la constitución todavía. Eso lo dejaré para otro día. De momento, lo que queda claro es que nuestra democracia necesita un cambio y radical. Aire nuevo que, incluso si no forma gobierno, sea la cuña que inicie los vientos de cambio. Tu voz y tu voto tienen mucho que decir dentro de 86 días, y votes a quien votes, haz que te represente. No les regales tu voto al bipartidismo corrupto ni te guíes por el voto de castigo, o como decía eloso, “el voto útil” que en realidad es inútil. Haz que realmente sea útil. Votes a quien votes, a aquéllos que de una manera u otra son culpables de la situación actual de España, a esos, #nolesvotes.

Todo parecido con la realidad puede ser su reflejo

febrero 23, 2011 2 comentarios

A eloso no se le había pasado por la cabeza retar a nadie. Por mucho que las batallitas y discusiones políticas siempre habían sido bienvenidas, Antonio nunca había intentado llevar a cabo ninguna revolución en firme… Pero se le ocurrió que ya estaba harto.

Todo empezó, por supuesto, dentro de su cabeza. Algo a lo que llamamos conciencia ya llevaba rebotándole en la sesera por alguna razón, y aunque discernía qué trataba de decirle su “Pepito Grillo” particular, no se paró realmente a escucharse a sí mismo hasta que vio que no era el único al que su conciencia le estaba machacando.

Como hombre joven y avispado que es, al que le ha tocado vivir la vida en una España moderna, que ya ha superado las represiones de épocas pasadas y que está profundamente disgustado con la mala gestión de su gobierno, pretendía cambiar las cosas con su papeleta el próximo día 22 de mayo. Pero se dio cuenta de que la sociedad de su entorno tenía profundamente asumido que, si no iba a votar al gobierno, obviamente votaría al mayor partido en la oposición.

“Pero es que yo soy liberal, más aún, independiente. ¿Realmente creo en el bipartidismo que tácitamente he heredado de mis padres y que he ayudado a instaurar con mis acciones (e inacciones) pasadas?”. Y de pronto, una ley simple como cualquier otra, la “fabulosa” ley Sinde, le deja claro que no; que no se puede confiar tampoco en “los otros”. Que son la misma mierda.

En un giro del destino, como en el destino de varios cientos de miles de internautas (o como diría De La Iglesia, “ciudadanos”), el movimiento www.nolesvotes.com (#nolesvotes en Twitter) se cruza en su camino y, de pronto, conciencia y razón hacen “clic” y le dejan claro que los ecos que hasta entonces rebotaban en su cabeza, apuntaban en esa dirección. “Hay más opciones que solamente votar mierdas de distinto color o talante. Hay gente razonable, independiente y correctamente motivada que sí tiene ideas, y las expone, y las defiende. Gente que sí me representa. Y aunque siga siendo liberal e independiente, dentro de 86 días aquellos que parecen tan seguros de mi voto, se van a llevar una sorpresa cuando mi voto, aunque no forme gobierno, sea la llave que mantenga a los grandes bajo mi control.”

Entonces va a Twitter, escribe en Facebook, publica en su blog, vota y comparte en menéame y comenta sus convicciones con sus amigos; y de pronto uno de ellos le reta a escribir un post al día, hasta el 22 de mayo, sobre nolesvotes.com. Tal vez así, hasta consigamos que nuestro voto también sea grande.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 595 seguidores

%d personas les gusta esto: