Archivo

Posts Tagged ‘euros’

Subvenciones para todos… y más para mi

octubre 17, 2011 1 comentario

El 31 de octubre de 2009, el Boletín Oficial del Estado publicaba la siguiente disposición:

La subvención alcanzará un importe de siete millones de euros (7.000.000,00 euros),
que se imputarán al presupuesto de gastos del Ministerio de Ciencia e Innovación del
año 2009.

Sin duda, la Innovación y la Ciencia son imprescindibles para la economía de un país. Para tener un PIB potente hace falta vender, tanto en el mercado interior, como en el mercado exterior. Para ello, hay que posicionarse como una alternativa viable y rentable, sea por la calidad, o por el precio. Sin duda, abaratar costes es importante en un punto en el que la deuda externa se come la economía de un país, no lo niego, y eso implica ciertos recortes en los Presupuestos Generales del Estado. Pero no por ello deben dejarse de invertir los ahorros de todos en mejorar nuestra competitividad… y eso se hace invirtiendo sabiamente en Innovación y Ciencia.

La cuestión es… ¿dónde acaban finalmente los Presupuestos de Innovación y Ciencia, y por extensión, los Presupuestos Generales del Estado?

Basque Culinary Center Fundazioa será la entidad beneficiaria de la subvención, y
habrá de reunir las condiciones previstas en el artículo 13 de la Ley 38/2003, de 17 de
noviembre, General de Subvenciones.

Sí, señoras y señores. Entre todos nos hemos gastado siete millones de euros (más de mil ciento sesenta y cuatro millones de pesetas) en bacalao al pil-pil. Bueno, es posible que este comentario sea excesivo. Hay que tener en cuenta que la gastronomía es parte integral del turismo, que a su vez es un gran pilar sobre el que se sustenta la economía española. En eso precisamente se sustentan los razonamientos que acompañan al Real Decreto que concede una ayuda estatal al Centro. Pero aún así…

Volvemos al tema de siempre. ¿Cuánto empleo neto ha conseguido el Centro? ¿Cuáles son sus resultados económicos? ¿Qué se le exige al receptor de la ayuda estatal? Ni idea. En el BOE no queda nada claro, ni se adjunta una definición clara del proyecto, ni nada por el estilo.

El estado subvenciona deuda privada comprando activos malos a los bancos, que después se niegan a dar préstamos a empresas, autónomos y ciudadanos, o peor, ejecutan embargos de hipotecas sin admitir la dación en pago de sus propietarios. El estado subvenciona proyectos, como el Basque Culinary Center Fundazioa, o como Mentiras y Gordas con partidas millonarias de euros (o mil-millonarias en pesetas) de los presupuestos de todos que al final acaban en sus propios bolsillos, como en el caso de González-Sinde, que en este caso subvencionó su propia película; o que acaban subvencionando proyectos privados, en las comunidades menos necesitadas, sin exigencias de resultados…

Y mientras el PSOE se gasta los cuartos en cosas tan sumamente importantes (mode ironic off), el PP y CiU recortando donde más duele. Nuestra ex-ministra de educación en educación precisamente, y Artur Mas en sanidad. La primera, sin embargo, cede suelo público para la construcción de colegios concertados, que segregan a los alumnos y que (como es práctica habitual) cobran cuotas “voluntarias” a los padres por clases complementarias. El segundo, por lo menos, ha acordado con el resto de la cámara autonómica recortar su sueldo en 2012 para recortarse una paga de las 15 que tenía… claro que es el político mejor pagado del país. Cobra más del doble que el presidente del Gobierno, unos 144.000 euros al año.

Vamos, que a esta gente le ha tocado el premio gordo. Y no es que yo apueste por el comunismo o la austeridad como forma de vida. Pero sí sé que así no se pueden hacer las cosas. Tenemos una serie de gobiernos, tanto a nivel autonómico como estatal, que no están dispuestos a ningún acuerdo. Buscan sus propios intereses, en lugar de buscar puntos comunes y un beneficio general de la ciudadanía… que por otro lado es totalmente responsable. ¡Al fin y al cabo los hemos votado nosotros!

Por eso, el próximo 20N, puedes hacer dos cosas: 1) votar a otros, a cualquiera de los partidos que llevan ofreciendo propuestas alternativas estos casi cuatro años y que nadie les ha hecho caso, o 2) continuar así, porque sea que votes en blanco, nulo, no votes o votes al PP o al PSOE, el resultado va a ser el mismo.

Échalos de sus butacas. Contrarresta el voto borreguil. El próxio 20N, #votaaotros.

Categorías:elecciones, votaaotros Etiquetas: , , , , , ,

Otro gallo cantaría, y la SGAE le cobraría

julio 5, 2011 1 comentario
No me cantan los sobacos porque la SGAE me cobraría por ello

No me cantan los sobacos porque la SGAE me cobraría por ello

“No me cantan los sobacos, porque la SGAE me cobraría por ello”. Así se puede leer en la camiseta que hace solo dos semanas repartía la revista satírica El Jueves con su edición impresa, por un par de euros más de lo normal. Lo sé, porque fue mi primer El Jueves.

Desde los inicios de las andanzas parlamentarias del tema del canon, que se remontan, no olvidemos, al último gobierno de Felipe González en 1996. Este canon se extendió posteriormente a los medios de almacenamiento digitales bajo el amparo del gobierno de José María Aznar en 2002, y más recientemente, en 2007, con el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, a los medios de grabación y dispositivos multimedia como grabadoras de CD/DVD, reproductores MP3, PDA, teléfonos móviles…

El caso es que solo entre 2003 y 2005 (bajo el gobierno de Aznar) el canon produjo la friolera de 300 millones de euros, que obviamente han ido aumentando al ampliarse la gama de dispositivos y consumibles gravados y el precio de los mismos.

Curioso es que, según la ley, que ni unos ni otros han tocado en este aspecto, el dinero recaudado se gestiona mediante agencias de gestión privada (léase SGAE) y no se propone ni permite el que los autores puedan acceder directamente a este “pago compensatorio por copia privada” que se cobra indiscriminadamente a los fabricantes y que acaban pagando los usuarios somo un sobrecoste del producto, se utilicen o no para copias privadas.

Lo lógico sería pensar que, si ya estoy pagando un impuesto, que me permite reproducir mi copia privada de elementos protegidos por propiedad intelectual 1) la copia privada no debería ser un delito y 2) no debería pagar más por ello. La realidad es que, aunque los CD o DVD los utilices para grabarte las fotos de tu sobrino, o el vídeo de la boda de tu prima, o hacer una copia de seguridad de los datos de tu empresa… sigues pagando a la SGAE y otras compañías del tipo, como si te estuvieses copiando el último CD de Alejandro Sanz. Es más, si pones la radio en tu peluquería y pones una emisora de radio de música (digamos, Los 40 Principales) también deberías pagar a la SGAE, esta vez directamente, porque estás haciendo una distribución pública de elementos protegidos con derechos de autor. A eso, lo llaman pago solidario, pero la UE ha visto que es una vulneración de la presunción de inocencia, por lo que lo declaró ilegal y recomendó encarecidamente al gobierno de Zapatero que modificase la ley del canon.

No contentos con estar tomándonos por ladrones a todos los ciudadanos por igual, haciéndonos pagar un impuesto que va directamente a sociedades opacas y privadas como la SGAE, la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, se sacó de la manga con su ya famosísima “Ley Sinde” de Economía Sostenible que las páginas Web podrían cerrarse con una comisión del ministerio de Cultura, en lugar de pasar por una decisión judicial. La ley acabó modificándose, pero lo único que se cambió fue el hecho de que ya no es una comisión, sino un juez quien puede cerrar la Web. El hecho de promover la censura en la Red, continúa en el espíritu de la remozada Ley Sinde.

Ahora, tras unas denuncias de la Asociación de Internautas que empiezan a dar su fruto tras varios años de investigación, el presidente de la SGAE, “Teddy” Bautista, está en prisión y dejará su cargo porque se le imputan cargos graves de malversación de fondos y jugar con el dinero del canon que pagamos entre todos. Los primeros en saltar al respecto fueron los de la propia SGAE, que decían que las noticias que salían de que la SGAE estaba siendo intervenida por la Guardia Civil eran falsas. Después vinieron los artistas de turno, entre ellos Alejandro Sanz, cubriéndose de nuevo de gloria, diciendo que si éramos todos unos “cortitos”, “rabiosos” y “oportunistas”, defendiendo la presunción de inocencia de los directivos de la SGAE. González-Sinde, sabiendo la que le venía encima, también pidió “presunción de inocencia” para los detenidos, y ahora imputados, en el caso SAGA.

Parece que ahora todos están de acuerdo en pedir presunción de inocencia, cuando llevan 15 años cobrando un canon que hace alarde de todo lo contrario, considerando culpables de piratería a todos los que se compran un ordenador, una memoria USB, un DVD, un disco duro… ¿Dónde estaba la presunción de inocencia en esos casos?

Precisamente el PP, que no eliminó en su día el canon, sino que lo amplió y que además votó a favor de la Ley Sinde, ahora intenta sacar réditos electorales de esta situación. No se les ha ocurrido otra que interpelar a Rubalcaba por el hecho de que el gobierno no haya controlado a la SGAE y se haya permitido la malversación de fondos. Desde luego, están en su derecho. ¿Pero no podríamos hacer lo mismo con la señora Castedo y el señor Alperi, alcaldesa y ex alcalde de Alicante, respectivamente, en relación al caso Brugal? ¿No podríamos hacer lo mismo en las Cortes Valencianas al señor Camps? ¿O es que la presunción de inocencia nos interesa sólo de vez en cuando?

En cualquier caso, quien sale perdiendo de todo esto es, como siempre, el ciudadano. Llevan cobrados cientos, miles de millones a costa del canon, quejándose de que la industria no repunta, y tienen muchas opciones. Sí, sin duda son opciones radicalmente opuestas la gestión de derechos de toda la vida. Son maneras de distribuir las creaciones totalmente novedosas, como por ejemplo Netflix en EE.UU. o Spotify en Europa. Significaría permitir que, si un autor quiere, sea su propio gestor de derechos, o utilice medios públicos establecidos directamente por el estado para gestionar sus derechos. Significaría reconocer la posibilidad de distribuir contenidos de manera libre, o semicerrada, como hacen las licencias Copyleft, Creative Commons, GPL, LGPL y similares. Pero al final los creadores recibirían su compensación, además de manera directa, y conseguirían una gestión limpia, sin intermediarios y potenciando su creatividad, ya que estarían más cerca de los verdaderos consumidores de cultura.

Hoy leo en La Vanguardia que el gobierno va a retirar el canon. El día 12 González-Sinde explicará cómo y cuándo. Pero según la Ley de Economía Sostenible, que al final aprobaron CiU, PP y PSOE, esto debería haberse hecho en los tres meses siguientes a la aprobación de la norma, que se publicó el 5 de marzo. Eso quiere decir, que se han saltado los plazos, que acabaron el 5 de junio. Posiblemente, si lo de la SGAE no hubiese saltado a la palestra mediática, nadie hubiese hecho caso a ese pequeño párrafo de una ley tan larga.

Pero eso no va a devolver el dinero que hemos pagado ya, ¿verdad? Todos están implicados en la trama, y sería una pena que la investigación del caso se quedase solo mirando a los directivos de la SGAE y no apuntara un poco más alto, tirando del hilo parlamentario de los bandos implicados en la aprobación de todas las leyes del canon. Veremos cómo se desenvuelven los asuntos, pero lo que está claro es que #nolesvotes #votaaotros sigue siendo la opción lógica, coherente y democrática. Cualquier otra opción es aprobar activa o tácitamente el monopolio (que no democracia) que practica el PPSOE en la vida política Española.

Bankia: la gran tomadura de pelo

julio 4, 2011 10 comentarios

Ayer saltaba a la palestra la noticia. No me la creí cuando me la dijeron, pero El Mundo me la confirmaba al llegar a casa:

Bankia cobrará dos euros al mes si el saldo medio no supera los 2.000€

El Mundo, 3/7/2011

Sucede que yo soy cliente de Bankia desde antes que fuese Bankia. Bancaja siempre me ha funcionado muy bien, y ante las malas formas y el mal trato que recibí en su día, tras una fidelidad incuestionable a la CAM, decidí que retiraría todos mis fondos y abriría una cuenta en Bancaja, dado que me ofrecían más ventajas y simplicidad y no me cobraba en mi cuenta joven, cosa que a la CAM sí se le ocurrió hacer.

Lo que se suponía que iba a mejorar el sistema bancario español, tras haber insuflado dinero público a mansalva, ahora parece que se vuelve en contra de lo que se buscaba. Bankia no va a cobrar comisiones a los que pueden pagarlas, los que tienen cuentas de millones de euros, no. Va a cobrarlas a los que tienen cuentas con un saldo medio inferior a los 2.000 euros, es decir, las cuentas corrientes de los mileuristas, la gente corriente, del gran grueso de trabajadores, de los cuales el 20% está en paro. De esos van a sacar unas comisiones de 24 euros al año.

Me vino enseguida a la mente la noticia que se supo solo unos días antes, el 29 de junio, cuando Bankia anunció que entre sus tres directivos (dos de los cuales, recordemos, son Rodrigo Rato y Juan José Olivas, políticos del Partido Popular y presidentes de Cajamadrid y Bancaja, respectivamente) se iban a repartir 10,15 millones de euros al año. Entre todos los 34 directivos, la cantidad subirá a 24,19 millones de euros. Esto sin contar los sueldos como consejeros o en dividendos de acciones, etc.

Directivos de Bankia arropando a Rodrigo Rato

Directivos de Bankia arropando a Rodrigo Rato

Echemos cuentas:

La entidad agrupada Bankia, según la nota de prensa del 30 de junio de 2011 en la que presenta la campaña de publicidad para su salida en bolsa, tiene 11,2 millones de clientes. Si asumimos que esos 11,2 millones de clientes representan equitativamente a la sociedad no podemos por menos que suponer que el 20% de esos clientes (2,24 millones) están en paro. Pero vamos a ser benévolos. Pensemos que la mayoría de los clientes de Bankia tienen trabajo y que solo el 10% (1,12 millones de sus clientes) están en el paro. Es más, pensemos que ese 1o% corresponde también a la gente en paro y mileuristas que nunca podrían llegar a tener una cuenta de ahorro con un saldo medio de más de 2.000 euros porque echan mano de su cuenta cada día para comer, pagar el alquiler o la hipoteca, comprar ropa a sus hijos en el mercadillo…

En pocas palabras, asumamos que solo el 10% de esos clientes no va a conseguir llegar al saldo medio de 2.000 euros, por lo que les van a cobrar 24 euros al año.

24 € x 1,12 millones = 26,68 millones de euros

La matemática sencilla nos dice que, incluso en el caso de que solo el 10% de las cuentas de las cajas de ahorros que ahora forman Bankia correspondan a la gente poco pudiente, los ciudadanos y ciudadanas en paro, los padres de familia que se desviven por trabajar para dar de comer a sus hijos, es suficiente para que 32 personas cobren un sueldo de 24,19 millones de euros al año. Por supuesto, a las grandes cuentas no les van a cobrar esos dos euros de nada…

Por tanto, los bancos, a los que el gobierno ha salvado con dinero público y las cajas a las que ahora el gobierno aprieta las tuercas para sanear el sistema financiero, se cobran los ajustes, pero no de las grandes cuentas o de la gente rica, no. Se lo cobran a los más desfavorecidos haciendo su vida más difícil. Haciendo que 1,12 millones de trabajadores paguen el sueldo multimillonario de 32 adinerados, asentados en sus butacas por los partidos políticos que controlaban, controlan y controlarán las cajas de ahorros que ahora se vuelven bancos.

Y todo esto se lo hacen a sus “clientes” a los que deberían, en realidad, llamar “proveedores”, porque en realidad, cada uno de nosotros que tiene una cuenta corriente o de ahorro abierta con cualquier entidad, sea la que sea, estamos “prestando” nuestras nóminas a las entidades bancarias y cajas para que hagan con esos “activos” lo que crean conveniente mientras no los utilizamos.

En realidad todo ese dinero que depositamos, ganando con nuestro trabajo diario es, en realidad, un préstamo que hacemos a los bancos y cajas para que inviertan con él mientras no lo usamos y saquen beneficios. Es como si al abrir una cuenta, nosotros le prestáramos dinero al banco, contante y sonante. O sea, que nos están cobrando a nosotros por darles un préstamo. ¿No debería ser al revés? ¿No deberían ellos pagarnos porque decidimos prestarles nuestras nóminas, nuestros ahorros y nuestras pensiones mientras no las usamos? ¿No se basa en eso su negocio y su liquidez para invertir?

La idea es tan absurda como si el técnico que viene a casa a arreglarnos la lavadora, no solo tuviese que pagar él los materiales para arreglarla y el desplazamiento, sino que además nos tuviese que pagar dos euros por cada hora que esté en casa arreglándola, por las molestias ocasionadas. ¡Y ellos lo hacen como si nos perdonaran la vida!

El PSOE, desde el gobierno, da dinero a los bancos y obliga a las cajas a recapitalizarse. Ese dinero se costea mediante la subida del IVA, el sablazo a las pensiones (que, ojo, ahora serán a partir de los 67), a la Seguridad Social y a la Prima de Riesgo. El PP se sube los sueldos (recuerdo que los dos directivos de Bankia, que cobrarán 10,15 millones de euros, son miembros activos del PP, que luego pasarán lo propio a las cajas negras del partido como militantes que son). Y todo eso se costea finalmente con las cuentas de los trabajadores mileuristas, pensionistas y parados que no pueden mantener los 2.000 euros anuales en su cuenta de Bankia. Una vergüenza ser de Bankia. Creo que cancelaré de nuevo mi cuenta. ¿Pero adónde me voy?

La crisis explicada para gente de a pie

mayo 8, 2011 Deja un comentario
14

Quedan 14 días #nolesvotes

Ejemplo:

Un señor se dirigió a una aldea donde nunca había estado antes y ofreció a sus habitantes 100 euros por cada burro que le vendieran. Buena parte de la población le vendió sus animales.

Al día siguiente volvió y ofreció mejor precio, 150 por cada burrito, y otro tanto de la población vendió los suyos.

Y a continuación ofreció 300 euros y el resto de la gente vendió los últimos burros.

Al ver que no había más animales, ofreció 500 euros por cada burrito, dando a entender que los compraría a la semana siguiente, y se marchó.

Al día siguiente mandó a su ayudante con los burros que compró a la misma aldea para que ofreciera los burros a 400 euros cada uno. Ante la posible ganancia a la semana siguiente, todos los aldeanos compraron sus burros a 400 euros, y quien no tenía el dinero lo pidió prestado. De hecho, compraron todos los burros de la comarca.

Como era de esperar, este ayudante desapareció, igual que el señor, y nunca más aparecieron.

Consecuencias:

La aldea quedó llena de burros y endeudados.

Los que habían pedido prestado, al no vender los burros, no pudieron pagar el préstamo.

Quienes habían prestado dinero se quejaron al Ayuntamiento diciendo que si no cobraban, se arruinarían ellos; entonces no podrían seguir prestando y se arruinaría todo el pueblo.

Para que los prestamistas no se arruinaran, el Alcalde, en vez de dar dinero a la gente del pueblo para pagar las deudas, se lo dio a los propios prestamistas. Pero éstos, ya cobrada gran parte del dinero, sin embargo, no perdonaron las deudas a los del pueblo, que siguió igual de endeudado.

El Alcalde dilapidó el presupuesto del Ayuntamiento, el cual quedó también endeudado.

Entonces pide dinero a otros Ayuntamientos; pero estos le dicen que no pueden ayudarle porque, como está en la ruina, no podrán cobrar después lo que le presten.

El resultado:

Los listos del principio, forrados.

Los prestamistas, con sus ganancias resueltas y un montón de gente a la que seguirán cobrando lo que les prestaron más los intereses, incluso adueñándose de los ya devaluados burros con los que nunca llegarán a cubrir toda la deuda.

Mucha gente arruinada y sin burro para toda la vida.

El Ayuntamiento igualmente arruinado.

Solución:

Para solucionar el problema económico y salvar a todo el pueblo, el Ayuntamiento decidió bajar el sueldo a sus funcionarios.

Tomado del blog sacatraca.com, porque me ha parecido divertido y muy explicativo. Espero que no os importe. Ahí va el pingback.

Economía sostenible… para los bancos

marzo 29, 2011 Deja un comentario
53

Quedan 53 días #nolesvotes

Hoy no me voy a extender mucho.

Leo en ABC que El Santander adquiere el 95,67 % del banco polaco Zachodni por 4.000 millones. Concretamente casi 4.200 millones en total.

Todos sabemos que el desembolso que hizo el gobierno para el fondo de rescate europeo 9.500 millones de euros en metálico y un total en 3 años de más de 80.000 euros.

La seguridad social española muestra en febrero un superávit de 3.801,32 millones de euros. El superávit ha bajado un 17% con respecto al saldo de febrero del año pasado.

Si queréis os lo comento, pero vamos…

A los bancos a los que cada español le “debe” rescatar con 2.5oo euros de su bolsillo, no se les caen los anillos para gastarse más dinero que el que hay en la hucha de la seguridad social para comprar un banco más. Mientras, España tiene que poner de sus arcas públicas el doble de dinero, contante y sonante, para un fondo de rescate en caso de que sus operaciones salgan mal. Y otros 75.000 euros en garantías y capital movilizable.

Ese fondo de rescate está orientado exclusivamente a que las agencias de rating nos vuelvan a poner AAA en sus estimaciones. Agencias de rating que pusieron un AAA a Islandia antes de que se hundiera, por cierto, pagadas por el gobierno Islandés…

Si estás de acuerdo con eso… bueno, allá tú. Pero si te tienen hasta las narices, #nolesvotes, vota a otros que realmente te representen. Porque sabes perfectamente que si el PP estuviese en el gobierno, habría hecho lo mismo. O peor… lo habría promovido y se habría llevado parte del dinero de paso… Ni uno ni otro, escoge otra alternativa.

A %d blogueros les gusta esto: