Archivo

Posts Tagged ‘generales’

Consenso de mínimos: Reforma electoral

junio 24, 2011 4 comentarios

Abordemos ahora el primer punto del consenso de mínimos que surgió de ese movimiento plural, pacífico y ciudadano, no partidista, aunque político, al que llamamos 15M: la reforma electoral.

¿Por qué es necesaria?

Ya he hablado largo y tendido en este blog de lo indignante que es que nuestra LOREG y las leyes electorales de las comunidades autónomas españolas son una vergüenza para la democracia. La principal norma de la democracia es que el poder reside en el pueblo, pero la democracia se vuelve inválida si se lacera la voluntad del pueblo. Una voluntad expresada en las urnas, pero mutilada por los límites electorales de la ley D’Hont, no es una democracia completa. Una legislación electoral que permite que el voto de una persona valga menos que el de otra por el simple hecho de votar en otra localidad es una vergüenza.

Y sin embargo, es lo que ocurre en nuestra democracia parlamentaria. No me meteré con el tema de que nuestro sistema de gobierno es una monarquía parlamentaria. Eso quiere decir que nuestro jefe de estado sigue sin ser elegido democráticamente, y que se ve obligado por el Congreso, y no por los ciudadanos, a ratificar todas las leyes aprobadas en Congreso y Senado, sin que el pueblo pueda intervenir en ello.

¿Qué hay que hacer?

En primer lugar, es indignante que los votos de todos los españoles y españolas no valgan lo mismo dependiendo de dónde voten. Esto viene derivado de la demarcación electoral definida en la Constitución, que dice en su artículo 68:

2. La circunscripción electoral es la provincia. […]

3. La elección se verificará en cada circunscripción atendiendo a criterios de representación proporcional.

Estas dos frases definen uno de los grandes problemas de nuestra democracia. A simple vista, es correcto y proporcional, ya que todas las provincias quedarán correctamente representadas. La realidad es que este sistema de circunscripción por provincia hace que haya partidos mal representados en el Congreso, como es el caso, en esta legislatura, de IU y UPyD, por ejemplo.

Hay que cambiar la constitución para que las elecciones tengan una única circunscripción, tanto para las generales, como para las autonómicas y municipales, que es la única manera de que todos los votos valgan lo mismo, independientemente de dónde se emitan.

En segundo lugar, nuestra LOREG, la Ley Orgánica que regula las elecciones generales, define el sistema por el cual se reparten los escaños. Aunque esta ley ha sufrido muchos cambios desde que se creó, nadie, nunca, se ha atrevido a cambiar ese sistema. Tal vez nunca nos habíamos dado cuenta de que el sistema es injusto, pero en esta legislatura nos hemos dado cuenta de que cientos de miles de votos se perdieron en las urnas por repartir los votos con el sistema d’Hont.

Este sistema define un límite mínimo (una “nota de corte”) para conseguir representatividad del 3%. Lo mismo ocurre con las normas electorales autonómicas, que definen las cortes de cada autonomía. En la Comunidad Valenciana, por ejemplo, el límite es del 5%. Eso quiere decir que si una fuerza política, demarcación a demarcación, no llega al 3% o al 5%, aunque le correspondieran uno, dos o más escaños, quedará eliminada automáticamente.

La pregunta es, “si queda eliminada, ¿a dónde van esos escaños?” La respuesta, tras los resultados en esta legislatura, está clara: a los partidos más votados. Pese a tener 200.000 votos más que CiU en las elecciones de 2008, Izquierda Unida quedó eliminada demarcación a demarcación y solo consiguió 2 escaños. CiU consiguió 11. ¿Adónde fueron los escaños que no consiguió IU? Al PP y al PSOE.

Además, en nuestro sistema electoral los votos blancos, nulos y las abstenciones sirven para lo mismo: para nada. Los nulos y las abstenciones son humo para nuestros políticos. A pesar de abstenciones superiores al 40% o el 50% en algunos casos a ellos les da igual. Hay partidos que ganan con mayoría absoluta, pese a que, teniendo en cuenta la abstención, sólo consiguen el 30% de los votos del conjunto total de los electores. Los votos blancos funcionan todavía peor: aumentan el volumen de votos haciendo más difícil que los partidos menos votados, pese a tener suficientes votos para conseguir varios escaños, consigan representatividad.

En muchos casos, gran parte de la abstención de algunas elecciones se trata de una “abstención activa”, es decir, votantes que deciden deliberadamente no ir a votar, porque ningún partido les representa, y sin embargo no existe un mecanismo que diferencie la abstención por desinterés de la abstención activa. Esta “abstención activa” debería tener su propia representatividad, mediante sistemas como el que propone Ciudadanos en Blanco, por el cual los votos en blanco, en lugar de favorecer a los partidos más votados, contarían como una fuerza política más, dejando escaños vacíos. Además, para evitar las elecciones con alta abstención, que representan a un mínimo de la población, debe incorporarse un mínimo de participación sin la cual deben repetirse elecciones. Es evidente que si, en unas elecciones, más del 50% de los electores se abstienen, los resultados no pueden ser en ningún caso representativos de la sociedad.

Por último, es curioso que la LOREG define el sistema electoral de las elecciones generales y el de las elecciones municipales, sin embargo el sistema electoral autonómico se define por cada comunidad autónoma. Esto provoca una diferenciación entre los sistemas de recuento y proporcionalidad muy grande entre las diferentes unidades de gobierno (local, autonómico y nacional), y eso sin tener en cuenta el tema de las diputaciones.

Por tanto, hay que eliminar la “nota de corte” de nuestra LOREG, así como obligar a que todas las legislaciones electorales autonómicas la eliminen. Además, hay que sustituir el sistema d’Hont que es pseudo-proporcional, por un sistema que represente de una mejor manera los votos de los electores, como la que ya propuse en este blog (regla de cocientes enteros y restos más altos). Igualmente, hay que redefinir en el sistema electoral de las comunidades autónomas y de los municipios para obligarlos a todos a funcionar por el mismo rasero con el mismo sistema.

En tercer lugar, y relacionado con el punto cuarto del consenso de mínimos (“Mecanismos de control”), hay que incorporar el sistema de listas abiertas al sistema electoral por dos razones básicas.

La primera es que, pese a que un partido político presenta unas listas concretas, en un orden concreto, es posible que el elector prefiera no votar a algunos representantes de la lista. Para poner un ejemplo, hay muchos votantes del Partido Popular en Alicante que hubieran preferido poder “tachar” de la lista al número dos, el imputadísimo José Joaquín Ripoll, que hasta ahora había sido el presidente de la Diputación Provincial de Alicante y al cual, su propio partido, ha vetado en ese puesto. Tal vez hubiera sido mejor que, en vez del partido, hubiese elegido el pueblo… por eso de que “la soberanía reside en el pueblo”.

La segunda es que el acta de diputado, aforado o cualquiera que sea el cargo que se ocupe, pertenece según la legislación vigente al propio miembro electo de la cámara, y no al partido. Esto viene recogido en el artículo 67 de la constitución española:

2. Los miembros de las Cortes Generales no estarán ligados por mandato imperativo.

De incorporar el sistema de listas abiertas al sistema electoral, el pueblo eligiría, no al partido, sino a su representante directamente, de la lista propuesta por cada partido. De este modo se respetaría el hecho de que el acta de diputado pertenece al diputado y no al partido, como ya recoge la constitución.

En resumen…

En resumen, nuestra legislación electoral es muy mejorable, desde la más básica (nuestra constitución) a la más descentralizada (las diferentes fórmulas electorales de cada autonomía). Para conseguir una regulación satisfactoria, que consiga mayor y mejor democracia en nuestro sistema habría que:

  1. Reformar la constitución para eliminar la provincia como circunscripción electoral e introducir la idea de “circunscripción electoral única” para todas las elecciones, sean generales, autonómicas o municipales.
  2. Modificar el sistema de repartición de votos de la LOREG, para las elecciones generales y municipales, cambiando el sistema de ley D’Hont por el sistema de cocientes enteros y restos más altos, y eliminando los mínimos para alcanzar representatividad.
  3. Incorporar en la LOREG la gestión de los “escaños vacíos” por votos en blanco, tratándolos como una fuerza política más, que respete el valor de las “abstenciones activas”.
  4. Incorporar en la LOREG la gestión de los mínimos de representatividad, de manera que se establezca un mínimo de participación sin la cual se obligue a la repetición de elecciones.
  5. Incorporar en la LOREG las normas básicas que deben regir las normativas electorales autonómicas y municipales, que deben regirse por los mismos principios a modificar en la propia LOREG.
  6. Introducir el sistema de listas abiertas al sistema electoral, y explicitar que el acta de diputado, pertenece al diputado tanto en las Cortes Generales, como en el Senado y en los organismos de gobierno autonómicos, provinciales y municipales, eliminando la disciplina de partido.

Cortinas de humo

abril 25, 2011 3 comentarios
26

Quedan 26 días #nolesvotes

Hoy nos levantamos con el pelotazo del publiscopio, que dice que tras el anuncio de que ZP no se presentará en las próximas elecciones generales a presidente, el PSOE gana 11 puntos porcentuales en intencionalidad de voto para estas elecciones municipales y autonómicas.

Está claro que a las encuestas no hay que hacerles mucho caso. Público es un diario de cariz socialista, así que no es de extrañar que la diferencia entre esas cifras y las que plantea La Razón, por ejemplo, arrojen una diferencia de 8 puntos porcentuales en intencionalidad de voto. Pero sí dejan claro que ambos partidos están intentando hacer lo que hacen siempre que se presentan unas elecciones: lanzar cortinas de humo.

Mientras hablamos de si Zapatero se presentará o no, o de quién será su sucesor, nos olvidamos de hablar de que hay un caso de corrupción brutal en Andalucía, en el que por primera vez en la historia, los juzgados han pedido los archivos secretos de las juntas para analizar hasta qué grado hay cohecho, prevaricación y otros palabros entre los diferentes cargos de las Cortes andaluzas.

Mientras hablamos de si Bildu debe o no ser impugnada totalmente, o de si el PP es leal o no al gobierno, nos olvidamos de que la impugnación de que hay listas del PP que sí deberían ser impugnadas por contener imputados en varios procesos judiciales en la Comunidad Valenciana.

Mientras continuamos viendo cómo las televisiones nos muestran las frases incendiarias que se lanzan representantes de PSOE y PP en sus diferentes apariciones públicas, asumimos que no hay otras opciones más allá de la mala y la peor y nos olvidamos de que el Consejo de Europa ha suspendido a España en la transparencia de los partidos.

Mientras miramos las encuestas de unos y otros, mientras unos y otros hacen alarde de dialéctica, mientras unos y otros dicen que son los otros los radicales… nos olvidamos de que en lugar de lanzarse chuzos de mierda entre sí, deberían estar hablándonos de sus propuestas. Y nos olvidamos de que hay otros partidos, mutilados por el entramado bipartidista que entrama no solo a los partidos regionales y municipales, sino también a las cajas de ahorros y las televisiones y medios de comunicación públicos y privados, que sí están haciendo propuestas… pero claro, no salen en la tele en horario de máxima audiencia.

Eso es lo que se llama “cortina de humo”:

Conjunto de hechos o circunstancias con los que se pretende ocultar las verdaderas intenciones o desviar la atención de los demás.

Diccionario Manual de la Lengua Española Vox. © 2007 Larousse Editorial, S.L.

¿Y qué interés puede haber por parte de PP y PSOE de “ocultar las verdaderas intenciones o desviar la atención”? ¿Puede ser que no quieren que te des cuenta de que entre ellos dos y CiU se reparten casi todas las tramas de corrupción abiertas en el mapa español? ¿Puede ser que no quieren que te des cuenta de que ni unos ni otros tienen propuestas de alcance realmente factibles para paliar la crisis? ¿Puede ser que no quieren que te des cuenta de que los dos están jugando a un juego en el que, mientras te tengan anulado, siempre son ellos y no tú quien sale ganando?

Juega tu ficha. Definitivamente no les votes. Mañana aparecerán las listas definitivas de todas las comunidades, provincias y municipios de España. Búscalas. Busca los programas alternativos de cada uno y vota a otros. Cambia las reglas del juego. Hazle daño a ambos, y donde más duele.

Curiosidades del mundo del celuloide

marzo 6, 2011 Deja un comentario
76

Quedan 76 días #nolesvotes

El primer día en que publiqué el contador que tenéis a la izquierda, que va contabilizando los días que quedan hasta el 22 de mayo (día en que podremos decidir libremente quién va a gestionar nuestras ciudades y comunidades autónomas), fue el día 86. El día después de que mi amigo eloso me convenciese de unirme a #nolesvotes y que hiciéramos una medio-apuesta de publicar un artículo en nuestros blogs cada día hasta el 22 de mayo.

Hace 10 días de ello. Curiosamente, el número 86, expresado en binario (01010110) es el código de la letra “V” y curiosamente, “V” es la letra que definía al personaje que revolucionaba el orden establecido en la novela “V de Vendetta” que ha sido magistralmente transformada en una magnífica película que os recomiendo.

Es interesante que la máscara que identifica a “V”, que personifica a los ideales que defienden la justicia, la igualdad, y la libertad en la película, es la misma que se ha asociado al movimiento #Anonymous que lleva movilizando personal en contra de la ley Sinde desde que la misma se parió.

Anonymous

Anonymous: Espéranos

Anonymous no es una persona, ni una organización. Igual que “V” es la indumentaria física que toma un ideal, en este caso, tomando el cuerpo de mucha gente anónima que cree lo mismo: que las cosas deben cambiar. En el lema de Anonymous se lee lo siguiente:

Knowledge is free.We are Anonymous.We are Legion.We do not forgive.We do not forget.Expect us!

El conocimiento es libre.Somos Anónimos.Somos Legión.No perdonamos.No olvidamos.¡Esperadnos!

En “V de Vendetta”, el tema principal es la lucha entre anarquía y fascismo, en contra del control ejercido por el estado sobre los ciudadanos, cuando los ciudadanos son los que deben tener el control. En la película, en la madrugada de un 5 de noviembre, “V” decide volar por los aires el edificio Old Bailey, la sede de la justicia de Londres. Aunque las autoridades intentan tapar el atentado haciendo ver que se trataba de una demolición premeditada, ese mismo día “V” aparece en una emisión pirata por televisión convocando a todos los británicos a la destrucción del Parlamento (la sede del gobierno) el siguiente 5 de noviembre, el año siguiente.

#nolesvotes, no está a favor del vandalismo ni la violencia en la defensa de los ideales. Aquí creemos que los ideales hay que defenderlos de persona a persona y que, sobre todo en un país donde todavía tenemos algunas libertades básicas, es importante ejercerlas para ganar más libertades y no hundirnos ciegamente en el miedo al cambio. El miedo al cambio es lo que ha motivado que los productores culturales favorecieran la ley Sinde. El miedo al cambio es lo que sigue haciéndonos votar a favor del bipartidismo. El miedo al cambio es lo que nos ha llevado a esta crisis. El miedo al cambio es lo que hará a miles de españoles votar listas repletas de candidatos imputados por corrupción.

No tengas miedo. Ten ideales.

V: “Bajo esta mascara hay algo mas que carne y hueso. Bajo esta mascara hay unos ideales, Señor Creedy. Y los ideales son a prueba de bala.”

Un año después de la destrucción del Old Bailey, el 4 de noviembre, cientos de miles de británicos recibieron un regalo en sus puertas: una máscara y una capa negra, la misma que utiliza “V” y la misma que utiliza Anonymous, recordándoles su cita pendiente con la libertad.

Irónicamente, es aproximadamente el mismo tiempo, un año, el que separa estas elecciones municipales de las próximas elecciones generales. Dentro de aproximadamente un año, tal día como hoy, probablemente estemos votando por cómo queremos que sea España en unas elecciones generales que pueden ser las del cambio. Pero antes tenemos que demoler nuestro Old Bailey particular.

Si el Old Bailey significaba justicia para “V”, no votes una lista injusta, marcada por imputados en casos de corrupción que se niegan a arreglar sus asuntos en los tribunales. No votes a listas de partidos que se niegan a reformar la Ley Electoral para que esta sea verdaderamente justa. No votes a partidos que utilizarán tu voto para sentarse en su trono de magnificencia y desoirte después. Haz justicia.

Y dentro de un año, como en “V de Vendetta”, tendremos todo el rigor para utilizar el regalo que tenemos, el voto anónimo y libre, para “tumbar” el Parlamento y poner un gobierno que realmente cambie las cosas. El próximo 22 de mayo #nolesvotes, y el próximo año tampoco. Pero vota.

Nota:

La gente de #nolesvotes hemos visto con pena (por mucha gracia que nos haga) cómo hay quienes utilizan mecanismos informáticos para boicotear las webs del PSOE o vandalizan propiedad pública para publicitar el movimiento. ¿De verdad quieres que tu próximo alcalde tenga que gastar una partida de dinero público para limpiar las pintadas que estás haciendo ahora? Es mejor que la victoria sea pacífica, porque la legitimará ante todos. El fair play es esencial, o seríamos nosotros los que estaríamos yendo contra la democracia.

Edito:

6/3/2011 – Acabo de publicar y resulta que mi amigo eloso publica también haciéndose eco de otra película, Men In Black. Curioso.

A %d blogueros les gusta esto: