Archivo

Posts Tagged ‘jornada’

En el metro

marzo 7, 2011 4 comentarios
75

Quedan 75 días #nolesvotes

Son las siete de la mañana. Carlos acaba de salir del cercanías y se dirige a la vía del metro. Lleva 45 minutos viajando en la penumbra de la mañana luchando contra el frío y el sueño, pero tiene que hacerlo. Tiene que conseguir ese trabajo.

Hace dos años Carlos no usaba el metro. Ni el cercanías. Carlos usaba su propio coche que, aunque no era gran cosa, servía para mucho. Pero lo ha tenido que vender. Su coche y el coche de su madre. Y aún debe tres mil euros al banco. El trabajo del que le han llamado no es el que más le gusta, pero es mejor que estar cuidando a los niños de la vecina. Aunque probablemente tampoco deje de hacerlo. Cualquier ingreso es bienvenido.

Cristina, su novia, debe estar saliendo de casa de sus padres en este momento. Sería idílico que pudieran estar viviendo juntos en el piso que tanto les está costando pagar. Al menos esa era la idea cuando se lo compraron. Pero lo que no se esperaban es que un ERE le dejara sin trabajo a él, ni que la empresa para la que trabajaba ella se declarara en suspensión de pagos. Al menos ella parece haber encontrado un trabajo que, aunque le paga la poco más de la mitad de lo que cobraba antes, es fijo. Claro, está contratada de media jornada y hace jornada completa, pero hoy por hoy no se puede permitir decir que no. Igual que tampoco se puede permitir vivir en su casa, aunque la esté pagando (o intentando pagar) mes a mes. Si no pueden con las mensualidades de la hipoteca, ¿cómo van a permitirse hacer la compra, pagar el agua o la luz, o el gas, o el teléfono? Así que aún teniendo casa, vive cada uno con sus padres.

Carlos se sienta en el vagón y piensa en su padre, que debe estar enmedio de un atasco saliendo de Madrid, camino del trabajo. No sabe que en este momento un radar está registrando que su padre va a 120 kilómetros por hora en la A4, de camino al trabajo. En un par de semanas una multa de 100 euros llegará a su casa, reduciendo su poder adquisitivo todavía más que la reducción de horas que no ha tenido más remedio que aceptar en su trabajo. Lleva desde enero cobrando un 20% menos. Su hijo de 8 años está muy contento, porque ahora su padre viene a recogerle todas las tardes al colegio y porque su hermano está en casa todo el día. Lo que no sabe es que dentro de un par de meses, si la cosa sigue así, tendrá que dejar el equipo de fútbol con el que entrena todas las semanas.

Carlos se centra en su entrevista. En unos 45 minutos y tras un par de transbordos tendrá que coger otro autobús hasta el edificio donde está la empresa que le ha llamado. Son en total casi dos horas de viaje para ir y otras dos horas de viaje para volver. Pero si le cogen, vale la pena. El trabajo no está mal y los ingresos son similares a lo que cobraba antes de que le despidieran. Él no lo sabe todavía, pero no le cogerán. Ayer por la noche, el concejal de obras públicas colocó a su prima en ese puesto a cambio de un trato de favor en las próximas urbanizaciones proyectadas para el próximo año.

El metro para. En la estación entra mucha gente. Ya estamos llegando al centro y a esta hora mucha gente coge el metro para ir a trabajar. Carlos deja su asiento a una señora mayor, muy arreglada, que parece que va al cementerio, y se queda de pie, agarrado a la barra de sujeción enfrente de la puerta del metro. La señora va a ir primero a casa de su hija, a enseñarle la carta que acaba de llegar de la Comunidad de Madrid. Les han concedido la Ayuda de Dependencia. Por la experiencia de los que conocieron mientras su marido estaba en el hospital, sabe que no la cobrará hasta dentro de uno o dos años. Su marido murió hace dos meses.

Carlos ve cerrarse la puerta. Hay un papel pegado a la puerta. Le llama la atención, porque no suele haberlo. Parece que se trata de alguien que comparte piso, o que busca empleo, pero es un poco extraño. Se acerca y lo lee.

SE NECESITAN Personas con ganas de tener políticos que escuchen a los ciudadanos a los que representan. Somos una iniciativa con gran crecimiento, tanto en Internet, como en todo el territorio español. Ofrecemos: posibilidad real de cambiar los actuales poderes políticos que han demostrado dar la espalda a los ciudadanos que confiaron en ellos, realizando pactos y tomando decisiones que solo buscan su propio beneficio. No es necesaria experiencia previa. www.nolesvotes.org

Al principio se sonríe, pero luego hace lo que harán otras 12 personas antes de que un operario del metro quite el cartel. Cojerá un recorte y lo verá al llegar a casa en Internet.

Carlos pensaba votar al PP en las próximas elecciones para castigar la gestión del gobierno del PSOE, pero tras leer la wiki y algunos blogs, se da cuenta de que tienen razón. Si al PP de verdad le preocupara España tendría propuestas bien definidas y no un continuo “usted lo está haciendo mal” no productivo. Si al PP de verdad le preocupara su comunidad, se centraría en pagar sus deudas a las empresas en lugar de pedir al gobierno permiso para endeudarse. Y sobre todo, si a alguno de los dos le preocupara de verdad la gente, la escucharía.

Carlos empieza a buscar en el resto de partidos políticos que se presentan a las elecciones. Piensa: “esta gente tiene ideas muy buenas”. Y tras leerse un programa electoral que le gusta, decide que va a unirse a #nolesvotes. Mañana tendrá una nueva entrevista de trabajo, y esta vez sí, le cogerán. No sabe que el jefe de la empresa que le ha contratado, ayer salió muy temprano por la mañana a pegar carteles en las puertas del metro.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 595 seguidores

%d personas les gusta esto: