Archivo

Posts Tagged ‘ley Sinde’

Pintadas sí, pintadas no…

marzo 10, 2011 6 comentarios
72

Quedan 72 días #nolesvotes

Hoy me he metido en el chat con un objetivo claro, saber la opinión de #nolesvotes sobre unas pintadas que se han vinculado a algunas páginas del wiki. Igual digo esto que digo lo del hackeo a la web del PP de Arganda, por ejemplo. Pero lo de las pintadas tiene otro trasfondo que quiero explicar y que ya he dejado en el hilo de discusión del foro.

En algún punto hay que delimitar lo que es lícito de lo que no, y digo lícito y no legal porque puede que algo legal no tenga por qué ser lícito, ni algo lícito legal. Digo que en algún punto hay que trazar la línea porque, aunque soy un firme defensor de la libertad individual, especialmente en un movimiento político-social como #nolesvotes, tenemos que tener en cuenta el objetivo de todos los nolesvotienses en las próximas elecciones: convencer.

Puede ser perfectamente lícito para unos e ilícito para otros, pero en cualquier caso ilegal, hacer pintadas sobre el mobiliario urbano y, sobre todo, sobre propiedad privada. Un ejemplo práctico es el de esta imagen:

 

Pintada #nolesvotes en un cartel de cercanías de Madrid (Plaza Elíptica)
Pintada #nolesvotes en un cartel de cercanías de Madrid (Plaza Elíptica)

Querría pensar que #nolesvotes está en contra de estas acciones. Personalmente creo que es absurdo pintar propiedad pública con mensajes como el anterior, dado que lo que queremos es que nuestros políticos hagan bien su trabajo. ¿Vamos a hacer pintadas ahora para que el próximo alcalde tenga que usar nuestros impuestos en limpiarlas? ¿No sería mejor que lo utilizara en algo más interesante para los ciudadanos, como generar empleo? Y luego nos quejaremos si malgasta…

Pero el caso es que, como #nolesvotes es una iniciativa ciudadana no personal, cada cual tiene su propio criterio al respecto. Y entiendo los razonamientos que comentaba antes, sobre la legalidad y la ética. Para mi una pintada en un cartel de metro es ilícito e ilegal. Pero una pintada en un cartel electoral no. Una pintada en una puerta de aparcamiento es ilícito e ilegal. Una pintada en un cartel publicitario, de un banco, por ejemplo, no. Pero sí en su vitrina. Pero no se trata de lo que yo piense. Yo ya pienso #nolesvotes. Lo que me interesa es convencer.

Y puesto que se trata de convencer a los ciudadanos, hoy me dedicaré a convencer a aquéllos que creen que estas expresiones son lícitas, aunque sean ilegales, de que es mejor no usarlas, o usarlas en otros contextos. Queridos grafiteros. Queridas grafiteras. Sé que sentís pasión por la idea de #nolesvotes, más que nada porque si no fuese así, no os ofreceríais a usar vuestros aerógrafos para pintar por unos ideales. Pero considerad lo siguiente:

  1. El grueso de las personas que votan a los partidos que #nolesvotes dice que no hay que votar son 1) militantes que no van a cambiar su voto y 2) gente indecisa que no conoce otra cosa que el bipartidismo. Dado que en la Red hay un movimiento (no, varios) que propone no votarles y tiene tanto seguimiento como #nolesvotes, es de lógica que la mayoría de la gente que propone #nolesvotes es de la generación de Internet. Asumamos que son de 40 años para abajo.

    Eso supone que si a los de 40 para abajo los podemos convencer desde donde salió #nolesvotes, en el mundo real tenemos que convencer al resto. Desgraciadamente, la mayoría de ciudadanos y ciudadanas de 40 para arriba no va a ver con buenos ojos una pintada en la pared o, peor, en el cartel de metro. Si se la encuentran, la próxima vez que oigan hablar de #nolesvotes lo van a ver de manera negativa, no positiva. Convencerles de lo contrario va a costar mucho más.

  2. Como he dicho antes, las pintadas en mobiliario urbano las pagamos todos. Es más, luego nos quejaremos de que en el presupuesto municipal se tenga que hacer una derrama especial y que nos hayan tenido que encarecer los impuestos para pagar la limpieza. Es absurdo tener que cargar a nuestro nuevo alcalde (que, esperemos, no sea del PPSOE) con esa responsabilidad, más que nada porque si esa subida de impuestos o ese gasto no cae bien a la ciudadanía, sería culpa nuestra.

  3. Las pintadas en paredes (o puertas, o carteles del bus) están descontextualizadas y la gente que no sepa de qué va #nolesvotes, no las va a entender ni va a indagar. Para poner un ejemplo, si quieres que te entienda la abuelita que se sienta en la parada del cercanías, tienes que poner en el cartel “PP+PSOE+CIU = Ley Sinde #nolesvotes”. Y lo más probable es que esa abuelita acabe votando al PP (o al PSOE) porque no tiene ni idea de qué es la Ley Sinde.

    No obstante, si pones un simple “#nolesvotes”, o incluso “www.nolesvotes.com“, en un cartel electoral del PPSOE, todo el mundo va a entenderlo y, es más, casi todos sabrán que eso es una dirección de Internet. Muchos, incluso, mayores de 40 años. Ellos ya han visto eso de “www” y “.com” en las bolsas del Mercadona. Y, mejor, no lo verán tan mal porque al fin y al cabo esos carteles ya se iban a quitar después de las elecciones.

  4. Hay otras acciones que pueden tener mejor repercusión que una pintada. Por ejemplo, pega carteles de #nolesvotes, en plan “SE BUSCA” en las paredes de la oficina de empleo de tu ciudad el domingo por la noche. El lunes es el día de mayor concurrencia y el público objetivo está todo reunido allí antes de las 7 de la mañana. Y muy aburrido. Lo van a leer seguro. Van a hablar de ello. Se van a llevar un recorte. Van a ver la web. Y mejor, se van a unir y no van a votar PPSOE. Una pintada en el mismo sitio va a producir rechazo.

Como ves, hay maneras en las que la expresión libre de tu aerógrafo es productiva, y en los que no, hay alternativas. Antes que pensar en ti mismo y lo bien que te vas a quedar después de pintar una pared, piensa si de verdad vas a convencer con ello. Piensa que si vas a provocar rechazo, vas a conseguir lo mismo que consiguen Zapatero y Rajoy contigo, provocar rechazo. Igual que tú haces campaña contra PPSOE, habrá gente que solo por tus pintadas, la haga en contra de #nolesvotes, cuando de otro modo podrían haberse aliado.

Como firme defensor de las libertades individuales, creo que al final harás lo que quieras. Como movimiento promovido por individuos, #nolesvotes no hará nada para impedírtelo; al fin y al cabo no somos una organización con dirección central, ni un partido político. Somos unos ideales que cada uno defiende individualmente. Pero puede que cada individuo sí haga algo para convencerte, como yo en este momento, de utilizar tu pasión por la defensa de estos ideales de una manera más productiva. Sal y convence. Y, por supuesto, #nolesvotes.

Curiosidades del mundo del celuloide

marzo 6, 2011 Deja un comentario
76

Quedan 76 días #nolesvotes

El primer día en que publiqué el contador que tenéis a la izquierda, que va contabilizando los días que quedan hasta el 22 de mayo (día en que podremos decidir libremente quién va a gestionar nuestras ciudades y comunidades autónomas), fue el día 86. El día después de que mi amigo eloso me convenciese de unirme a #nolesvotes y que hiciéramos una medio-apuesta de publicar un artículo en nuestros blogs cada día hasta el 22 de mayo.

Hace 10 días de ello. Curiosamente, el número 86, expresado en binario (01010110) es el código de la letra “V” y curiosamente, “V” es la letra que definía al personaje que revolucionaba el orden establecido en la novela “V de Vendetta” que ha sido magistralmente transformada en una magnífica película que os recomiendo.

Es interesante que la máscara que identifica a “V”, que personifica a los ideales que defienden la justicia, la igualdad, y la libertad en la película, es la misma que se ha asociado al movimiento #Anonymous que lleva movilizando personal en contra de la ley Sinde desde que la misma se parió.

Anonymous

Anonymous: Espéranos

Anonymous no es una persona, ni una organización. Igual que “V” es la indumentaria física que toma un ideal, en este caso, tomando el cuerpo de mucha gente anónima que cree lo mismo: que las cosas deben cambiar. En el lema de Anonymous se lee lo siguiente:

Knowledge is free.We are Anonymous.We are Legion.We do not forgive.We do not forget.Expect us!

El conocimiento es libre.Somos Anónimos.Somos Legión.No perdonamos.No olvidamos.¡Esperadnos!

En “V de Vendetta”, el tema principal es la lucha entre anarquía y fascismo, en contra del control ejercido por el estado sobre los ciudadanos, cuando los ciudadanos son los que deben tener el control. En la película, en la madrugada de un 5 de noviembre, “V” decide volar por los aires el edificio Old Bailey, la sede de la justicia de Londres. Aunque las autoridades intentan tapar el atentado haciendo ver que se trataba de una demolición premeditada, ese mismo día “V” aparece en una emisión pirata por televisión convocando a todos los británicos a la destrucción del Parlamento (la sede del gobierno) el siguiente 5 de noviembre, el año siguiente.

#nolesvotes, no está a favor del vandalismo ni la violencia en la defensa de los ideales. Aquí creemos que los ideales hay que defenderlos de persona a persona y que, sobre todo en un país donde todavía tenemos algunas libertades básicas, es importante ejercerlas para ganar más libertades y no hundirnos ciegamente en el miedo al cambio. El miedo al cambio es lo que ha motivado que los productores culturales favorecieran la ley Sinde. El miedo al cambio es lo que sigue haciéndonos votar a favor del bipartidismo. El miedo al cambio es lo que nos ha llevado a esta crisis. El miedo al cambio es lo que hará a miles de españoles votar listas repletas de candidatos imputados por corrupción.

No tengas miedo. Ten ideales.

V: “Bajo esta mascara hay algo mas que carne y hueso. Bajo esta mascara hay unos ideales, Señor Creedy. Y los ideales son a prueba de bala.”

Un año después de la destrucción del Old Bailey, el 4 de noviembre, cientos de miles de británicos recibieron un regalo en sus puertas: una máscara y una capa negra, la misma que utiliza “V” y la misma que utiliza Anonymous, recordándoles su cita pendiente con la libertad.

Irónicamente, es aproximadamente el mismo tiempo, un año, el que separa estas elecciones municipales de las próximas elecciones generales. Dentro de aproximadamente un año, tal día como hoy, probablemente estemos votando por cómo queremos que sea España en unas elecciones generales que pueden ser las del cambio. Pero antes tenemos que demoler nuestro Old Bailey particular.

Si el Old Bailey significaba justicia para “V”, no votes una lista injusta, marcada por imputados en casos de corrupción que se niegan a arreglar sus asuntos en los tribunales. No votes a listas de partidos que se niegan a reformar la Ley Electoral para que esta sea verdaderamente justa. No votes a partidos que utilizarán tu voto para sentarse en su trono de magnificencia y desoirte después. Haz justicia.

Y dentro de un año, como en “V de Vendetta”, tendremos todo el rigor para utilizar el regalo que tenemos, el voto anónimo y libre, para “tumbar” el Parlamento y poner un gobierno que realmente cambie las cosas. El próximo 22 de mayo #nolesvotes, y el próximo año tampoco. Pero vota.

Nota:

La gente de #nolesvotes hemos visto con pena (por mucha gracia que nos haga) cómo hay quienes utilizan mecanismos informáticos para boicotear las webs del PSOE o vandalizan propiedad pública para publicitar el movimiento. ¿De verdad quieres que tu próximo alcalde tenga que gastar una partida de dinero público para limpiar las pintadas que estás haciendo ahora? Es mejor que la victoria sea pacífica, porque la legitimará ante todos. El fair play es esencial, o seríamos nosotros los que estaríamos yendo contra la democracia.

Edito:

6/3/2011 – Acabo de publicar y resulta que mi amigo eloso publica también haciéndose eco de otra película, Men In Black. Curioso.

“Todo es la misma mierda. No votes a nadie.”

marzo 1, 2011 24 comentarios
81

Quedan 81 días #nolesvotes

Sé que a muchos os ha gustado la publicación que escribí el viernes: “Pues yo no entiendo eso de #nolesvotes”. Os agradezco profundamente vuestros comentarios. También sé que a muchos no os ha gustado. Entre ellos iwisiw, de meneame.net, que ha dejado claro en los comentarios del enlace que está absolutamente en contra de #nolesvotes porque somos unos inocentes que le estamos haciendo el juego a los de siempre.

Que “todo el arco parlamentario está podrido” y que no hay alternativas, es una de las cuestiones más comunes que se nos presentan a los nolesvotienses. Sinceramente, entiendo ese pensamiento: “Todo es la misma mierda. ¿Por qué debería molestarme en ir a votar?” Yo también pensaba así antes de que mi amigo Catacroc me presentara #nolesvotes. Pero no más, claro. No obstante, lo entiendo.

Tú piensas que todos los partidos, aunque con sus diferencias abismales, claro está, son exactamente iguales en el fondo. Sabes exactamente por qué razón (o razones) no votarías a cada partido. Entiendes que las “alternativas” que #nolesvotes te dice que hay en realidad se refieren solo a los partidos mayoritarios. Piensas que tu abstención, o tu voto en blanco, serán entendidos como una rebelión. Que cuando vean que la mitad de los votos son blancos, entonces se darán cuenta. Que cuando los votantes dejen de ir a votar, las cosas tendrán que cambiar.

Mal.

¿Sabes cuánta gente se abstuvo de votar en las últimas elecciones catalanas de 2010? ¿Te lo imaginas? Míralo en Internet. El 40% no fue a votar. Contando con los votos en blanco, el 43%. Con estas cifras, el partido más votado en las últimas elecciones catalanas fue, sin duda, el no-partido, porque CiU, la fuerza política más votada, solo consiguió el 38,5% de los votos.

¿Sabes en qué ha cambiado el panorama político la abstención? En nada. Sí, es cierto, ha cambiado el gobierno en Cataluña. Pero eso no es por la abstención. El tripartito anterior salió de unas elecciones en que la abstención fue incluso mayor.

Sí, la enorme cifra de abstenciones, o de votos blancos, aparece en las noticias. Pero después se aplica la ley electoral con los votos que quedan. Cuantos más votos blancos hay, más injusto y desproporcionado se vuelve el reparto de poder y más se premia a los partidos más votados. Y más se castiga a los menos votados. Después de las matemáticas se publican los resultados. Se declara un vencedor. Y todo sigue igual que siempre. Nadie rectifica nada. Los partidos siguen manteniendo las reglas del juego, siguen negociando con tus votos y siguen desoyendo a los ciudadanos. Decir que abstenerse o que votar en blanco va a cambiar las cosas es no ver la realidad. Porque la realidad es que eso ya lo hemos probado, y no funciona.

#nolesvotes te propone que no tires tu voto, pero que no votes a los de siempre. Pero claro, a ti, que te parece que todos los partidos están podridos y que ninguno se salva, te corroe las entrañas tener que darle tu voto a alguno. Es un gran dilema. Por un lado comprendo que no quieras darle tu voto a alguien que no te representa al 100%, por otro lado tienes que comprender que el único que te representa a ti al 100% eres tú mismo. Como dije el domingo, “nunca llueve al gusto de todos” por lo que tal vez tengas que plantearte que, como es poco probable que encuentres a alguien que te represente al 100%, tal vez tengas que conformarte con un 90%, o un 80%.

Si decides que no estás dispuesto a aceptar menos, que prefieres tirar tu voto… ¿Has considerado la opción de Ciudadanos en Blanco? Para aclararnos: llegados a este punto, estamos en la situación de que tú no quieres darle el voto a nadie porque nadie te representa, así que has decidido no votar, o votar en blanco. Pero te encuentras con el dilema de que si no votas, no vas a cambiar las cosas y si votas en blanco, tampoco. Ciudadanos en Blanco es una opción en la que tu voto en blanco se convertirá en escaños vacíos o nulos. Un partido fantasma que estará ocupando su asiento lo menos posible e intervendrá en las sesiones nada o menos.

Claro, llegados a este punto, si me dices que tampoco quieres votar a Ciudadanos en Blanco, te tengo que preguntar: ¿por qué? Tu respuesta probablemente sea que te parece una patochada, un partido absurdo, casi como el Partido Pirata, o el Partido Cannabis por la Legalización y Normalización (que conste que YO no estoy diciendo que sean absurdos, eres perfectamente libre de escogerlos si sus programas te representan). ¿Por qué? ¿Te has tomado la molestia de leer su programa? ¿Has ido a preguntarles personalmente qué van a hacer con tu voto? ¿Acaso eres un vidente (y de los buenos) y sabes perfectamente que no te representan sin investigar? ¿O es que tienes prejuicios contra ellos por ser pequeños, o por ser nuevos? ¿No crees que tal vez por eso tienen muchos más ideales y los defienden más fuerte que los partidos mayoritarios? ¿No crees que precisamente por eso sí van a usar bien tu voto?

No, tú sigues con la idea metida en tu cabeza de que el estado de cosas actual es inamovible, y que no moverte es la mejor opción. Bien, es tu decisión. Es tu voto. Pero es la misma decisión y el mismo voto que llevas haciendo toda la vida. Es el mismo inmovilismo que hemos asumido todos. Y va a dar el mismo resultado de siempre: nada. Y cuando te veas acorralado en tus propias razones contra #nolesvotes te reirás de que te pidan el no-voto para ciertos partidos basándose exclusivamente en la Ley Sinde.

Mal.

Por enésima vez: que la Ley Sinde fue el detonante, sí. Seguro. Pero no es más que una de tantas en las que PPSOE ha hecho lo que ha querido sin pensar en la gente que les votó. Van a hacer lo que ellos quieren con tu voto, no lo que tú quieres que hagan con él. Y el no hacer nada va a dejarles hacer lo mismo.

Y entonces me dirás que intentar hacer algo es absurdo, porque las reglas del juego están puestas para que no podamos hacer nada. Que somos marionetas en un vaivén de poder en el que tenemos la ilusión de ser los jefes cada cuatro años, pero que en realidad no podremos cambiar esto. Y que somos ilusos si lo intentamos.

Mal.

Porque entonces estás incurriendo en una contradicción. Estás peleándote conmigo por intentar hacer algo para cambiar las cosas, cuando a ti te gustaría que cambiaran. Estás decidiendo no utilizar ese resquicio que te deja nuestra pseudodemocracia porque te derrotas a ti mismo antes de luchar. Estás diciendo con la boca “esto no me gusta” cuando con tus acciones (o no acciones) estás demostrando que no te importa.

Y claro, llegamos al punto en el que nos damos de bruces con la realidad. No te importa. Te has acostumbrado. Estás a gusto. No quieres cambiarlo. Te escudas en una visión negativa de tu entorno, pero te has acomodado a él, tanto que ahora alguien viene a hacer algo para intentar mejorarlo y te da miedo que lo cambien. E intentas que ellos hagan los mismo que tú. Que se acomoden.

Mal.

Porque llega el punto en el que no hay manera de acomodarse. Porque llega el punto en el que hay que decir “basta”. Y la gente que está dispuesta a cambiar las cosas va a utilizar cualquier resquicio posible que haya para cambiarlo, o para que ese resquicio cada vez se haga más grande y más grande, hasta que nos de suficiente margen de maniobra para cambiarlo. Y si no quieres unirte, vale. Ya has demostrado que quieres ser uno más en el bando del inmovilismo. Pero mi voto sigue siendo mío. Y mi voz también. Y seguiré defendiendo lo que creo hasta que sea una realidad. Y si en algún momento te das cuenta de que eso también te representa, entonces serás bienvenido.

“Pues yo no entiendo eso de #nolesvotes”

febrero 25, 2011 37 comentarios
85

Quedan 85 días #nolesvotes

Hoy este blog ha duplicado el número de visitas máximo que había recibido desde que lo abrí. Vale, tampoco lleva tanto tiempo abierto, pero hasta ahora van 205 personas que han leído el artículo de ayer y contando…

Parte de estos lectores y lectoras vienen de meneame.net, una comunidad en la que acabo de meterme y en la que #nolesvotes es un movimiento que todavía no se entiende del todo bien. Ayer no fui el único que apareció en los meneos de la red, y no fui el único que tuvo que defender la idea de #nolesvotes. Y como hay mucha gente que no lo entiende, decidí cambiar el tema que tenía pensado para el post de hoy y hablar de qué es eso de #nolesvotes desde los puntos de vista que ayer me encontré en comentarios por redes sociales, meneos y en el propio blog.

¿Pero qué es eso de #nolesvotes?

Puedes ver datos sobre el movimiento #nolesvotes en www.nolesvotes.com y wiki.nolesvotes.org. Por supuesto, hay una conversación global en Twitter con el tag #nolesvotes, que es de donde salió todo el asunto. El origen de #nolesvotes viene de la architwitteada #leySinde. Cuando PP, PSOE y CiU se pusieron de acuerdo para rescatar la ley de donde debía haberse quedado, los internautas comenzaron a reunir sus comentarios en la red bajo la idea de #nolesvotes, ya no por la #leySinde en sí misma, sino porque era la enésima situación en que el bipartidismo de España se ponía por encima de los votantes, de los que en realidad deberían tener la palabra. Al fin y al cabo, quien decide en una democracia debería ser el pueblo.

Dado que había unas elecciones cerca (quedan 85 días) #nolesvotes resumía no solo la necesidad de un voto de castigo, sino la necesidad de un cambio. Pero no hay que pensar que #nolesvotes es una organización, como #Anonymous, ni pensar en #nolesvotes como en un partido político que tenga que presentar un programa electoral. #nolesvotes es simplemente una idea, con la que probablemente estás de acuerdo, aunque no lo sepas: “No te pedimos el voto para ningún partido concreto, ni que votes en blanco, ni que te abstengas, sino que te informes para comprobar que existen alternativas.

¿Qué propone #nolesvotes?

Primero repito: no pienses que #nolesvotes es un partido político; no pienses que es una organización o una asociación; no pienses que deben presentarte un programa electoral. No lo van a hacer. #nolesvotes es una idea y punto. Eso sí, es la idea de mucha gente, y cuanta más gente se une… bueno, a más gente, más ruido. La idea es: no te resignes al sistema electoral actual.

Muchos están hartos de la gestión del PSOE; y ya no solo hablamos de la #leySinde, hablamos de economía, de vivienda, de igualdad, de trabajo, de juventud, de educación… La forma tradicional de castigar la gestión de un gobierno en España, ha sido resignarse al bipartidismo y votar a la oposición. Pero cada vez más gente tampoco quiere votar al PP. La corrupción, la falta de ideas, la falta de liderazgo, la sensación de que la crisis actual es herencia de su gestión proconsumista y sobreconstructora, y muchas otras razones, incluso ideológicas, hacen que PP tampoco sea la opción que te representa. Desde luego, la #leySinde dejó claro que PP, PSOE y CiU, salvando las distancias, son la misma cosa.

Es cierto que en los noticiarios nacionales, cada vez que sale una encuesta de intención de voto o una entrevista política se evita a los partidos “minoritarios”, a los que me gusta llamar “terceras vías“, pero eso no significa que no existan. De hecho estas terceras vías, desde su pequeñez están innovando y proponiendo nuevas maneras de regenerar la democracia. ¿Te has informado sobre ellas? Tal vez si de verdad quieres que tu voto se haga notar, deberías informarte y votarles. Eso es lo que te proponen los ciudadanos y ciudadanas que piensan #nolesvotes.

¿Y la idea de #nolesvotes no es de sentido común?

Precisamente. Al menos eso pienso yo y los más de 27.000 Facebookers que ya están apuntados en el grupillo. Y probablemente piensen igual los más de 300.000 internautas que han visitado www.nolesvotes.com. Pero, sinceramente, para que llegue a algo, hay que promocionarla. Hazte eco en tu blog, en twitter, en facebook… Ya sabes que @Catacroc en su blog y yo en el mío estaremos publicando hasta que lleguen las elecciones. Además de asumir la idea, ¿por qué no la comentas con tus amigos?

Pues yo creo que #nolesvotes no va a llegar a nada

Pues con esa actitud, desde luego no. Pero si se produce un cambio democrático en las próximas elecciones locales, sí, es verdad, no habrá manera de achacárselo a #nolesvotes.

Si, por ejemplo, #nolesvotes te pidiera “vota a Ciudadanos en Blanco“, pues sí. Podríamos medir el efecto de #nolesvotes tras las elecciones mirando cuánta gente votó a Ciudadanos en Blanco. Pero no es el caso. La propuesta es tan sumamente abierta que podría pasar de todo, eso sí, le pegaremos un bocado al verdadero problema que permite a los grandes partidos desoír a los españoles y las epsañolas que les votan: el bipartidismo que, desgraciadamente, los votantes hemos asumido.

Probablemente tras estas elecciones en los ayuntamientos y comunidades haya mayoría de PP, o de PSOE, pero desde luego si ayudamos a los demás a informarse de que existen terceras vías, conseguiremos un mapa político mucho más polarizado, donde haya más ideas que plantear y más voces para apoyarlas. Más aún, habremos retomado las riendas de la verdadera democracia y nos daremos cuenta de que dentro de un año podemos volver a repetirlo y conseguir mucho más.

¿Y cómo es posible que haya llegado a tanto? No lo entiendo. ¡Si no proponen nada!

Bueno, eso de que no proponen nada… Desde luego no son un partido político. No te van a proponer políticas de economía o de empleo. No te van a proponer qué hay que hacer con la distribución del estado español. No van a meterse en el Congreso o el Senado, porque no van a pedir tus votos. Ni van a apoyar a un partido u otro. Pero sí tienen algo claro que proponerte: que hay muchas opciones, así que te proponen que te informes y, por supuesto, que no tires tu voto al bipartidismo.

Te repito el lema de #nolesvotes: “No te pedimos el voto para ningún partido concreto, ni que votes en blanco, ni que te abstengas, sino que te informes para comprobar que existen alternativas.” Qué alternativa escojas, es cosa tuya. Pero escoge algo que realmente represente tus ideales y no permitas que tu “voto tradicional” o tu “voto útil” (que, claramente sería inútil) devuelvan a España de nuevo a un bipartidismo constante. Sabes que te mereces algo mejor y tienes una oportunidad fantástica de cambiar las cosas el próximo 22 de mayo. Úsala bien. Esa es la idea de #nolesvotes.

A %d blogueros les gusta esto: