Archivo

Posts Tagged ‘listas’

Consenso de mínimos: Lucha contra la corrupción

junio 30, 2011 Deja un comentario

El segundo punto del consenso de mínimos es el de la lucha contra la corrupción. En la Comunidad Valenciana tenemos esto (parece) súper asumido. Tanto por parte del Partido Popular como por parte del Partido Socialista, las listas electorales se nutren de imputados e implicados en los casos Brugal, Gürtel y Fabra. La razón es sencilla: no se trata de que sean buenos políticos, se trata de que su asiento en las Cortes los convierte en aforados y, por tanto, intocables ante la ley. Otros casos de corrupción, algunos manifiestamente evidentes, pueden consultarse en la web de #votaaotros. De hecho el manifiesto 2.o de #nolesvotes abría con las palabras:

La corrupción en España alcanza niveles alarmantes. No se trata sólo de los casos de corrupción urbanística, cohecho, prevaricación, etc., que afectan de manera generalizada a los grandes partidos: hablamos de corrupción en los mismos fundamentos del sistema.

En este contexto se ha asentado la alternancia perpetua de organizaciones políticas aferradas al poder durante décadas (PP, PSOE, EAJ-PNV, CiU…), sin otras opciones más que aquellas necesarias para conseguir sus propios objetivos, sin permeabilidad de nuevas ideas, sin permitir la participación activa de la ciudadanía, asfixiando toda posibilidad de regeneración democrática.

Ni que decir tiene que el hecho de que los imputados sean aforados e “intocables” hace muy difícil que el poder judicial haga su trabajo. Los políticos se escudan en que “imputado no significa culpable” y sin embargo, cuando se les piden responsabilidades demoran años la presentación de facturas, piden anulaciones de escuchas telefónicas que les delatan o simplemente asumen la realidad de las acusaciones, como si fuese la cosa más normal del mundo.

Por supuesto, todo el mundo es inocente hasta que se demuestre lo contrario, eso vale para todos los ciudadanos. Pero precisamente, siguiendo ese mismo principio de igualdad, todos los representantes del pueblo en Cortes, Diputaciones y Ayuntamientos deben tener el mismo tipo de privilegios y obligaciones que el resto. Que los aforados tengan un estatus especial que les otorgue inmunidad ante la ley mientras ejecutan su cargo es demencial.

¿Qué hay que hacer?

En primer lugar, los partidos políticos deberían hacer un poco de autocrítica. Aquellos que mantienen y defienden a sus cabezas de lista super imputados y les ayuda a no presentarse ante la ley tienen tan poca vergüenza como aquéllos que se amparan en las direcciones centrales de los partidos que los mantienen ahí. Si un diputado tiene inmunidad, pero resulta requerido por la justicia, por pura ética debería renunciar a su puesto, zanjar el asunto en los tribunales, y esperar a las próximas elecciones a recuperar su puesto.

En segundo lugar, esto no sería siquiera necesario si la inmunidad de los aforados (ojo, que en el Congreso de los Diputados es igual) se eliminara. En este caso los diputados podrían ser requeridos por la justicia incluso mientras están ejerciendo su deber constitucional de representar democráticamente a sus votantes en las cámaras. De resultar enjuiciados y declarados culpables, deberían dejar su puesto automáticamente por ley, pero en otro caso, podrían defender su honor y su inocencia sin que su actividad parlamentaria se viese afectada.

En tercer lugar, es indignante, incluso para los votantes de partidos que protegen a los imputados, tener que votar una lista con personas que conocen ciertamente que son imputados o, peor, corruptos. Muchos de los votantes del Partido Popular en Alicante hubiesen preferido poder votar una lista abierta, eliminando de la misma al número dos impuesto por la dirección central, José Joaquín Ripoll. No digo que su implicación sea cierta o falsa, aunque ya se sabe que “cuando el río suena, agua lleva” y este suena mucho, pero sí que si los ciudadanos tuviesen la libertad de tachar de las listas que votan a aquellos a los que no quieren votar, tal vez los imputados dejarían de escudarse en los votos que han obtenido para eludir la ley.

En cuarto lugar, todo cargo público debería verse obligado a hacer públicas sus cuentas, así como las de sus familiares directos y sus sociedades. Es indignante que en la publicación de las cuentas de Camps y Alarte, en la Comunidad Valenciana, nos hagan creer que el uno solo tiene 4.000 euros entre dos cuentas y el otro tiene 600. La declaración de la renta de los cargos públicos, de todos ellos, deberían ser públicas.

Por último, no olvidemos que hay gente honrada, igual que la hay corrupta, en todos los partidos. Todos los partidos políticos, incluidos aquéllos que luchan fehacientemente contra la corrupción dentro de sus filas, pueden, en un momento dado, encontrarse con un problema de corrupción en sus filas. Un diputado de las cortes que esté en contra de las prácticas corruptas de su propio partido, sin embargo, está obligado a votar a favor de las iniciativas de su partido por la disciplina de partidos. Aunque veremos que esto tiene mucho que ver con los mecanismos de control que propone el punto cuarto del consenso de mínimos, reconocer abiertamente que el escaño corresponde al diputado o concejal y no al partido permitiría que tanto corruptos como honrados dentro de cada partido se posicionasen incluso en contra de las directrices del propio partido.

En resumen…

  1. La lucha contra la corrupción sale de dentro. Un partido demócrata debería estar a la vanguardia de la lucha contra la corrupción, en lugar de proteger a sus imputados.
  2. Eliminar la inmunidad de los aforados. Si todos somos ciudadanos iguales ante la ley, igual deben serlo los ciudadanos que se dedican a la política. Ellos tienen más privilegios que el resto, por tanto también deben ser mucho más responsables.
  3. Las listas abiertas pueden contribuir a que los votantes, incluso de los partidos que protegen a sus imputados, decidan si quieren que sus imputados estén o no en las instituciones.
  4. Dado que los cargos públicos tienen sueldos públicos y deben rendir cuentas, no solo ante hacienda, sino ante sus electores, es necesario que todas sus cuentas y las de sus familiares directos y sociedades en las que estén implicados sean públicas igualmente.
  5. Finalmente, el que los escaños pertenezcan al concejal o diputado haría más fácil que, en casos de cargos electos honrados que se encuentren casos de corrupción en sus propios partidos, puedan votar en contra de medidas que consideren corruptas.

Consenso de mínimos: Reforma electoral

junio 24, 2011 4 comentarios

Abordemos ahora el primer punto del consenso de mínimos que surgió de ese movimiento plural, pacífico y ciudadano, no partidista, aunque político, al que llamamos 15M: la reforma electoral.

¿Por qué es necesaria?

Ya he hablado largo y tendido en este blog de lo indignante que es que nuestra LOREG y las leyes electorales de las comunidades autónomas españolas son una vergüenza para la democracia. La principal norma de la democracia es que el poder reside en el pueblo, pero la democracia se vuelve inválida si se lacera la voluntad del pueblo. Una voluntad expresada en las urnas, pero mutilada por los límites electorales de la ley D’Hont, no es una democracia completa. Una legislación electoral que permite que el voto de una persona valga menos que el de otra por el simple hecho de votar en otra localidad es una vergüenza.

Y sin embargo, es lo que ocurre en nuestra democracia parlamentaria. No me meteré con el tema de que nuestro sistema de gobierno es una monarquía parlamentaria. Eso quiere decir que nuestro jefe de estado sigue sin ser elegido democráticamente, y que se ve obligado por el Congreso, y no por los ciudadanos, a ratificar todas las leyes aprobadas en Congreso y Senado, sin que el pueblo pueda intervenir en ello.

¿Qué hay que hacer?

En primer lugar, es indignante que los votos de todos los españoles y españolas no valgan lo mismo dependiendo de dónde voten. Esto viene derivado de la demarcación electoral definida en la Constitución, que dice en su artículo 68:

2. La circunscripción electoral es la provincia. […]

3. La elección se verificará en cada circunscripción atendiendo a criterios de representación proporcional.

Estas dos frases definen uno de los grandes problemas de nuestra democracia. A simple vista, es correcto y proporcional, ya que todas las provincias quedarán correctamente representadas. La realidad es que este sistema de circunscripción por provincia hace que haya partidos mal representados en el Congreso, como es el caso, en esta legislatura, de IU y UPyD, por ejemplo.

Hay que cambiar la constitución para que las elecciones tengan una única circunscripción, tanto para las generales, como para las autonómicas y municipales, que es la única manera de que todos los votos valgan lo mismo, independientemente de dónde se emitan.

En segundo lugar, nuestra LOREG, la Ley Orgánica que regula las elecciones generales, define el sistema por el cual se reparten los escaños. Aunque esta ley ha sufrido muchos cambios desde que se creó, nadie, nunca, se ha atrevido a cambiar ese sistema. Tal vez nunca nos habíamos dado cuenta de que el sistema es injusto, pero en esta legislatura nos hemos dado cuenta de que cientos de miles de votos se perdieron en las urnas por repartir los votos con el sistema d’Hont.

Este sistema define un límite mínimo (una “nota de corte”) para conseguir representatividad del 3%. Lo mismo ocurre con las normas electorales autonómicas, que definen las cortes de cada autonomía. En la Comunidad Valenciana, por ejemplo, el límite es del 5%. Eso quiere decir que si una fuerza política, demarcación a demarcación, no llega al 3% o al 5%, aunque le correspondieran uno, dos o más escaños, quedará eliminada automáticamente.

La pregunta es, “si queda eliminada, ¿a dónde van esos escaños?” La respuesta, tras los resultados en esta legislatura, está clara: a los partidos más votados. Pese a tener 200.000 votos más que CiU en las elecciones de 2008, Izquierda Unida quedó eliminada demarcación a demarcación y solo consiguió 2 escaños. CiU consiguió 11. ¿Adónde fueron los escaños que no consiguió IU? Al PP y al PSOE.

Además, en nuestro sistema electoral los votos blancos, nulos y las abstenciones sirven para lo mismo: para nada. Los nulos y las abstenciones son humo para nuestros políticos. A pesar de abstenciones superiores al 40% o el 50% en algunos casos a ellos les da igual. Hay partidos que ganan con mayoría absoluta, pese a que, teniendo en cuenta la abstención, sólo consiguen el 30% de los votos del conjunto total de los electores. Los votos blancos funcionan todavía peor: aumentan el volumen de votos haciendo más difícil que los partidos menos votados, pese a tener suficientes votos para conseguir varios escaños, consigan representatividad.

En muchos casos, gran parte de la abstención de algunas elecciones se trata de una “abstención activa”, es decir, votantes que deciden deliberadamente no ir a votar, porque ningún partido les representa, y sin embargo no existe un mecanismo que diferencie la abstención por desinterés de la abstención activa. Esta “abstención activa” debería tener su propia representatividad, mediante sistemas como el que propone Ciudadanos en Blanco, por el cual los votos en blanco, en lugar de favorecer a los partidos más votados, contarían como una fuerza política más, dejando escaños vacíos. Además, para evitar las elecciones con alta abstención, que representan a un mínimo de la población, debe incorporarse un mínimo de participación sin la cual deben repetirse elecciones. Es evidente que si, en unas elecciones, más del 50% de los electores se abstienen, los resultados no pueden ser en ningún caso representativos de la sociedad.

Por último, es curioso que la LOREG define el sistema electoral de las elecciones generales y el de las elecciones municipales, sin embargo el sistema electoral autonómico se define por cada comunidad autónoma. Esto provoca una diferenciación entre los sistemas de recuento y proporcionalidad muy grande entre las diferentes unidades de gobierno (local, autonómico y nacional), y eso sin tener en cuenta el tema de las diputaciones.

Por tanto, hay que eliminar la “nota de corte” de nuestra LOREG, así como obligar a que todas las legislaciones electorales autonómicas la eliminen. Además, hay que sustituir el sistema d’Hont que es pseudo-proporcional, por un sistema que represente de una mejor manera los votos de los electores, como la que ya propuse en este blog (regla de cocientes enteros y restos más altos). Igualmente, hay que redefinir en el sistema electoral de las comunidades autónomas y de los municipios para obligarlos a todos a funcionar por el mismo rasero con el mismo sistema.

En tercer lugar, y relacionado con el punto cuarto del consenso de mínimos (“Mecanismos de control”), hay que incorporar el sistema de listas abiertas al sistema electoral por dos razones básicas.

La primera es que, pese a que un partido político presenta unas listas concretas, en un orden concreto, es posible que el elector prefiera no votar a algunos representantes de la lista. Para poner un ejemplo, hay muchos votantes del Partido Popular en Alicante que hubieran preferido poder “tachar” de la lista al número dos, el imputadísimo José Joaquín Ripoll, que hasta ahora había sido el presidente de la Diputación Provincial de Alicante y al cual, su propio partido, ha vetado en ese puesto. Tal vez hubiera sido mejor que, en vez del partido, hubiese elegido el pueblo… por eso de que “la soberanía reside en el pueblo”.

La segunda es que el acta de diputado, aforado o cualquiera que sea el cargo que se ocupe, pertenece según la legislación vigente al propio miembro electo de la cámara, y no al partido. Esto viene recogido en el artículo 67 de la constitución española:

2. Los miembros de las Cortes Generales no estarán ligados por mandato imperativo.

De incorporar el sistema de listas abiertas al sistema electoral, el pueblo eligiría, no al partido, sino a su representante directamente, de la lista propuesta por cada partido. De este modo se respetaría el hecho de que el acta de diputado pertenece al diputado y no al partido, como ya recoge la constitución.

En resumen…

En resumen, nuestra legislación electoral es muy mejorable, desde la más básica (nuestra constitución) a la más descentralizada (las diferentes fórmulas electorales de cada autonomía). Para conseguir una regulación satisfactoria, que consiga mayor y mejor democracia en nuestro sistema habría que:

  1. Reformar la constitución para eliminar la provincia como circunscripción electoral e introducir la idea de “circunscripción electoral única” para todas las elecciones, sean generales, autonómicas o municipales.
  2. Modificar el sistema de repartición de votos de la LOREG, para las elecciones generales y municipales, cambiando el sistema de ley D’Hont por el sistema de cocientes enteros y restos más altos, y eliminando los mínimos para alcanzar representatividad.
  3. Incorporar en la LOREG la gestión de los “escaños vacíos” por votos en blanco, tratándolos como una fuerza política más, que respete el valor de las “abstenciones activas”.
  4. Incorporar en la LOREG la gestión de los mínimos de representatividad, de manera que se establezca un mínimo de participación sin la cual se obligue a la repetición de elecciones.
  5. Incorporar en la LOREG las normas básicas que deben regir las normativas electorales autonómicas y municipales, que deben regirse por los mismos principios a modificar en la propia LOREG.
  6. Introducir el sistema de listas abiertas al sistema electoral, y explicitar que el acta de diputado, pertenece al diputado tanto en las Cortes Generales, como en el Senado y en los organismos de gobierno autonómicos, provinciales y municipales, eliminando la disciplina de partido.

Consenso de mínimos: ¿Por qué es necesario?

junio 14, 2011 1 comentario

Hoy comienzo una serie de posts que tienen como objeto retomar el debate sobre el consenso de mínimos que se alcanzó en las asambleas ciudadanas de Sol y otros lugares de España. Antes de comenzar a analizar punto por punto el consenso de mínimos, cosa que haré en los próximos días, es importante contestar una pregunta muy importante:

¿Por qué es necesario un consenso de mínimos?

 

La respuesta a esta pregunta es sencilla: para conseguir masa crítica. Sin duda el movimiento ciudadano que ha acabado llamándose 15-M, aglutinando a todos los ideales, asociaciones, grupos de gente y modos de pensar que tenían la idea común de que este sistema necesita un cambio, consiguió un mínimo de masa crítica. Suficiente para cargar una bomba mediática que le dio las primeras planas de todos los periódicos y los primeros minutos de cada informativo durante la semana clave de unas elecciones muy disputadas.

Pero conforme la masa crítica fue incorporando gente de más, al ser un movimiento ciudadano, permeable, sin líderes ni dirección, se vio aventado por las diferentes corrientes dentro del mismo. Aunque cada acampada y asamblea en cada ciudad tenía sus diferencias, pronto se vio que la gente de izquierdas comenzaba a hacer suyo el movimiento, promoviendo propuestas típicas de alguno de los partidos que se presentaban a los comicios, y saliéndose del terreno común “sin partidos ni símbolos” con el que se convocó la manifestación del 15 de mayo.

Desde #nolesvotes (que ya está dando a luz #votaaotros), como movimiento apartidista (que no apolítico) nos dimos cuenta de ello y ya dejamos claro que eso no podía ir a buen término. El objetivo de las manifestaciones del 15 de mayo era protestar rotundamente contra el sistema. Asumir los logos, idearios, panfletos y programas de los partidos que concurrían a las elecciones, fuesen de izquierda o derecha, solo nos volvería como ellos y dividiría el movimiento. Había que buscar el terreno común, si queríamos que más ciudadanos, independientemente de su ideario o color político, se uniesen a las ideas y al movimiento.

El #consensodeminimos pronto se hizo un hueco en Twitter y en las redes sociales y cayó en la Asamblea de Sol, aprobándose el siguiente ideario de 4 puntos:

  1. Reforma electoral encaminada a una democracia más representativa y de proporcionalidad real y con el objetivo adicional de desarrollar mecanismos efectivos de participación ciudadana.
  2. Lucha contra la corrupción mediante normas orientadas a una total transparencia política.
  3. Separación efectiva de los poderes públicos.
  4. Creación de mecanismos de control ciudadano para la exigencia efectiva de responsabilidad política.

Sol y las asambleas ciudadanas debatieron las propuestas y algunas se publicaron en los “boletines” casi diarios que aparecían en Twitter, Facebook y otras redes sociales, pero ningún movimiento social los ha hecho suyos totalmente, ni los ha promocionado lo suficiente, pese a ser el acuerdo más importante, porque es el que definirá las reglas del juego de la sociedad que queremos los que salimos el 15 de mayo a la calle.

Es importante notar al menos una cosa de mi análisis de ayerla legitimidad de los gobiernos constituidos en España es bastante cuestionable. Teniendo en cuenta la abstención y los “escaños robados” por la ley electoral, hay muchas mayorías absolutas que en realidad son mayorías simples, como mucho. Y quien ha ganado esas mayorías, el Partido Popular, lejos de querer solucionar de base las injusticias electorales proclama que quiere mantenerlos y ataca al movimiento del 15-M. Para ejemplo, las palabras de Esperanza Aguirre en su toma de posesión del gobierno de la Comunidad de Madrid, donde su partido ha robado cinco escaños a los ciudadanos.

Sobre los “indignados” que se manifestaron mulitudinariamente, sí, pero pacíficamente también, a las puertas de plazas y Ayuntamientos en la constitución de los mismos, la “lideresa” ha dicho:

Eso no quita para que aquí, donde están representados los ciudadanos madrileños, exprese hoy mi rechazo más firme hacia el comportamiento de algunos de esos que se llaman “indignados” el pasado sábado,cuando fueron a las solemnes sesiones de constitución de algunos Ayuntamientos con ánimo de perturbar el correcto funcionamiento de unas sesiones que deben ser, poresencia, unas fiestas democráticas.

[…]

Además el comportamiento de los manifestantes “indignados”, aunque ellos quizás no lo sepan, es el mismo comportamiento que han tenido en la Historia los precursores de todos los movimientos totalitarios.

Empiezan con gritos contra los políticos, siguen expresando su desprecio hacia la democracia y acaban afirmando que ellos, porque han conquistado la calle, sí son los auténticos representantes del pueblo.

Señora Aguirre, su partido, que tiene 5 escaños más que los que debería, robando a más de 120.000 madrileños su voto, es el menos indicado para hablar de una “fiesta democrática”. Decir que los indignados que había en la calle son precursores de un movimiento totalitario, es como poco cómico, si no indignante.

Y no obstante, usted incluye una de sus propuestas, pero bien envenenada, en su discurso de investidura:

Ahora, de facto, los ciudadanos votan sólo a los Partidos o, como mucho, al cabeza de la lista. Y esto acrecienta el poder de los partidos de una manera anómala, y, además, impide a los ciudadanos conocer, siquiera un poco, a los que van a ser sus representantes. Si Madrid, como ya ocurre en Baleares, Asturias o Murcia, que son también Comunidades uniprovinciales, estuviera dividida en varias circunscripciones, se mejoraría sustancialmente ese conocimiento de los candidatos. Y también podría haber un mayor control de los electores sobre sus Diputados.

Otra propuesta de entonces era la del desbloqueo de las listas electorales, de modo que el votante pueda expresar sus preferencias dentro de las listas presentadas por las formaciones políticas. El paso a este sistema de listas no bloqueadas requiere únicamente la modificación de la Ley Electoral Autonómica por lo que, si logramos el consenso necesario, dentro de cuatro años los madrileños podrían decidir qué personas dentro de la listas presentadas quieren que les representen, estableciendo un orden de preferencia e, incluso, tachando a quienes, por diferentes motivos, no consideren aptos para el cargo.

Sin duda la idea es una perita en dulce. La primera lectura es: ¡Bien, listas abiertas! ¡El PP entiende a los “indignados”! Pero una lectura más detallada dice: ¡Cuidado!

En Baleares, el hecho de tener varias demarcaciones les ha dado representatividad a partidos que tienen hasta seis veces menos votos que, por ejemplo, UPyD o ERC. Sin embargo, pese a tener muchísimos más votos, UPyD y ERC no consiguieron representatividad. Para una correcta representatividad es imprescindible la demarcación única.

Murcia tampoco es gran ejemplo. Si en Madrid el PP ha robado 5 escaños a los votantes madrileños, en Murcia, el PP ha robado 6. Y pese a que Asturias tiene el poder mucho más distribuido gracias a que Foro Asturias de Álvarez Cascos se ha llevado muchísimos votos del PP, UPyD, IDEAS y Bloque por Asturias, que deberían haber conseguido representatividad, no lo han conseguido por la misma razón de las demarcaciones.

Conclusión

 

En conclusión, si no tenemos unas ideas concretas bien definidas y razonadas, corremos el riesgo de que nos vendan la moto como llevan haciendo más de 30 años. Por eso es absolutamente imprescindible definirlas bien y defenderlas.

El movimiento #leySinde nació con un objetivo claro: demostrar que la sociedad estaba en contra de la politización de la Red y defender los derechos del internauta. El movimiento #nolesvotes nació como heredero del mismo, criticando la poca conexión de los partidos que votaron a favor y pidiendo el voto para otros partidos. Hoy, #nolesvotes se enfrenta a un nuevo cambio, hacia #votaaotros. Un cambio hacia un ideario más claro y abierto, incorporando los ideales de tanta gente que se ha unido antes y después del 15-M, y para que eso ocurra, hace falta un gran consenso de mínimos.

Eso es lo que voy a definir a partir de ahora en mis próximos posts y, puesto que nuestro lema siempre ha sido “no propongas, haz”, conformarán mi manifiesto 3.0 de #nolesvotes, o bien, el manifiesto 1.0 de #votaaotros.

A por el consenso. Vota a otros.

¿Limpiar las plazas? Primero #listaslimpias, luego ya veremos…

mayo 28, 2011 12 comentarios

Me encanta este comentario que ha dejado Luis José Navarro Vallejo en el Facebook de Estado del Malestar Alicante. Lo publico íntegramente para vuestro deleite:

Argumentan los PPros de Madrid que con los acampados no se puede limpiar bien la plaza. Por no hablar de las espectaculares declaraciones de Salvador Sostres sobre el olor a podedumbre que allí hay. Pues bien aquí dejo una lista de cosas a limpiar con auténtico olor a podrido

1- Francisco Camps (PP), Valencia, IMPUTADO Caso Gürtel.
2- Ricardo Costa (PP), Valencia, IMPUTADO Caso Gürtel.
3- Xicu Tarres (PSOE), Baleares IMPUTADO Caso Eivissa.
4- Francisco Cuenca (PSOE), Granada, IMPUTADO Caso Morelábor.
5- Carlos Penit (IU), Pinto – Madrid IMPUTADO Cohecho.
6- Ferrán Falcó (CIU), Barcelona, IMPUTADO caso Adigsa.
7- Jesús Machín (C. Canaria), Canarias, IMPUTADO Operación Unión.
8- Marc Moreno (ERC), Vilaller – Lleida, IMPUTADO corrupción urbanística.
9- Antonio Rodrigo Torrijos (IU), IMPUTADO Caso Mercasevilla.
10- Raimundo González (BNG), Pontevedra, IMPUTADO caso Naturgalia.
11- Jose Manuel Traba (PP), Fisterra Galicia, IMPUTADO Operación Orquesta.
12- Jose Manuel Santos (PP) Mazaricos Galicia,IMPUTADO Operación Orquesta
13- Jose Antonio Cacabelos (PSOE), O Grove – Galicia, IMPUTADO diversos delitos.
14- Juan Jose Diaz Valiño (PSOE) -IMPUTADO caso Castro de Rei.
15- Rafael Gómez (Unión Cordobesa), Córdoba, IMPUTADO caso Malaya.
16- Esteve Ferrán (UTpS), Salou Tarragona, IMPUTADO delitos varios.
17- Antoni Banyeres (NSP), Salou Tarragona IMPUTADO delitos varios.
18- Ignacio García de Vinuesa (PP) (Alcobendas).
19- Jose Ignacio Fernández Rubio (PP) (Las Rozas).
20- Miguel Rodríguez Bonilla (PP), Guadarrama Madrid, IMPUTADO delitos varios.
21- Miriam Rabaneda (PP) Pinto Madrid, IMPUTADO delitos varios.
22- Luis Partida (PP) Villanueva de la Cañada Madrid, IMPUTADO delitos varios.
23- Clara Torres (PP) Torres de la Alameda Madrid, IMPUTADO delitos varios.
24- Raúl López (PP) Coslada Madrid, IMPUTADO delitos varios.
25- Íñigo Henríquez de Luna (PP) Madrid.
26- Trinidad Rollán (PSOE), Madrid, IMPUTADO delitos varios.
27- Carmen Toledano (PSOE), Madrid, IMPUTADO delitos varios.
28- Cristina González (PSOE), Madrid, IMPUTADO delitos varios.
29- Jose Joaquin Ripoll (PP), Alicante Valencia, IMPUTADO caso Brugal.
30- Carlos Fabra (PP), Castellón Valencia, IMPUTADO caso Fabra.
31- Mariano Arévalo (PSOE) Carabaña Madrid, IMPUTADO delitos varios.
32- José Miguel Govantes (PSOE) Pinto Madrid, IMPUTADO delitos varios.
33- Carmen Toledano (PSOE) Galapagar Madrid, IMPUTADO delitos varios.
34- María Isabel Peces-Barba (PSOE) Colmenarejo Madrid, IMPUTADO delitos varios.
35- José I Fernández (PP), Las Rozas Madrid, IMPUTADO delito contra la ordenación del territorio.
36- Miguel Rodríguez (PP), Guadarrama Madrid, IMPTADO prevaricación.
37- Ignacio García de Vinuesa (PP) , Alcobendas Madrid, IMPUTADO malversación, prevaricación y negociaciones prohibidas.
38- Clara Torre (PP), Torres de la Alameda Madrid, IMPUTADA malversación.
39- Miriam Rabaneda (PP,) Pinto Madrid, IMPUTADA prevaricación.
40- Raúl López Coslada (PP), Madrid, IMPUTADO prevaricación.
41- Luis Partidad (PP), Villanueva de la Cañada, Madrid, IMPUTADO tráfico de influencias.
42- Ana María Pinos Belmonte de Tajo (PP) IMPUTADO delito contra la ordenación del territorio.
43- Ángel García Guadalix de la Sierra Madrid (PP), IMPUTADO negociaciones prohibidas.
44- Íñigo Henríquez de Luna (PP), Madrid, IMPUTADO tráfico de influencias.
46- Mariano Arévalo González Carabaña Madrid PSOE condenado por no presentar las cuentas municipales en los ultimos 10 años, etc.
47- José Miguel Govantes (PSOE)Alcorcón Madrid, IMPUTADO condenado por acoso laboral.
48- Natalia de Andrés (PSOE) Alcorcón Madrid, IMPUTADA y condenada por un delito de injurias contra el portavoz popular.
49- Isabel Peces-Barba (PSOE) Martínez Madrid, IMPUTADO prevaricación.
50- María del Carmen Toledano Rico (PSOE) Madrid, IMPUTADO prevaricación.
51- Cristina González (PSOE) Getafe Madrid, IMPUTADO prevaricación.
52- José María Fraile Parla (PSOE) Madrid PSOE prevaricación.
53- Manuel González Rojo (PSOE) San Fernando de Henares Madrid , IMPUTADO prevaricación.
54- Hans Antón Bock Galapagar (PSOE) Madrid IMPUTADO prevaricación.
55- Jesús Dionisio (PP) Madrid, IMPUTADO prevaricación y tráfico de influencias.

Sólo añado una cosa, pequeña pero importantísima. Si están ahí, es porque (tontos nosotros) les votamos. La solución es muy simple. Vota a otros. Vota solo #listaslimpias.

Candidaturas Elecciones 2011

abril 24, 2011 Deja un comentario
28

Quedan 28 días #nolesvotes

Se han publicado los datos preliminares de las candidaturas a las elecciones locales en Alicante y las elecciones a les Corts Valencianes en 2011. A continuación os muestro los partidos que se presentan (a falta de confirmación tras el período de impugnaciones) y los primeros de cada lista. En los vínculos superiores podéis consultar los boletines oficiales y las listas completas.

Elecciones a Les Corts Valencianes (listas por Alicante)

  1. Partido Popular: Sonia Castedo Ramos.
  2. Esquerra Unida del País Valencià: Lluis Torró Gil.
  3. Esquerra Republicana del País Valencià: Antoni Mullet Grimalit.
  4. Partido Comunista de los Pueblos de España: Álvaro Luque Sánchez.
  5. Partido Antitaurino contra el Maltrato Animal: José Luis Sánchez Sánchez.
  6. Unión, Progreso y Democracia: Joaquín Vicente Andréu Gómez.
  7. Coalició Compromís: Mireia Molla Herrera.
  8. Partido Humanista: Adrián Clemente Bertomeu.
  9. Coalició Verds i Ecopacifistes: Manuel Gallud Gilabert.
  10. España 2000: Ernesto Mila Rodríguez.
  11. Partido Socialista Obrero Español: Ángel Luna González.
  12. Coalició Valenciana: María Antonia Sastre Salort.
  13. Centro Democrático Liberal: Joaquín Francisco López Compañ.
  14. Falange Auténtica: Enrique Antigüedad Sánchez.
  15. Movimiento por la Unidad del Pueblo-Republicanos: Vanessa Pinilla Guerra.
  16. Partido Familia y Vida: María Jesús Luzán González.
  17. Democracia Nacional: Rudi Miguel Blauhut Femenia.
  18. Units per València: Josep Lluís Mira i Conca.
  19. Centro Liberal Renovador: Pedro Antonio Mancebo Gilabert.
  20. De Verdad Contra la Crisis Unificación Comunista de España: Juan Ramón Jaén Morcillo.

Elecciones municipales en Alicante

  1. Esquerra Unida del País Valencià: Miguel Ángel Pavón García.
  2. Partido Socialista Obrero Español: Elena Irene Martín Crevillén.
  3. Unión Progreso y Democracia: Fernando Enrique Llopis Pascual.
  4. Partido Comunista de los Pueblos de España: Emma Esplá Oliver.
  5. Partido Antitaurino contra el Maltrato Animal: Eva María Guixot Albert.
  6. Vecinos por Alicante: José Luis Valdes Fernández.
  7. Coalició Municipal Compromís: José Tomás Mestre Damià.
  8. Esquerra Republicana del País Valenciá – Municipal: Josep Lluis Molares i Mora.
  9. España 2000: Mariano Aranega Iniesta.
  10. Falange Auténtica: Enrique Antigüedad Sánchez.
  11. Coalición Verdes y Ecopacifistas: Dolores Ruth Lloret Rivera.
  12. Familia y Vida: Raúl Sempere Durà.
  13. Partido Popular: Sonia Castedo Ramos.
  14. Partido de los Extranjeros: Ovidu Ciprián Gaica.
  15. Alternativa Regional Alicantina: José Luis Paños Cartagena.
A %d blogueros les gusta esto: