Archivo

Posts Tagged ‘LOREG’

Donde dije digo…

agosto 17, 2011 4 comentarios

O cómo ganarse el voto copiando las ideas de otros.

Estamos hartísimos de ver como en la política española se ha hecho un hueco enorme a la demagogia. La palabra demagogia, según el diccionario de la RAE significa:

demagogia.

(Delgr. δημαγωγία).

1. f. Práctica política consistente en ganarse con halagos el favor popular.

2. f. Degeneración de la democracia, consistente en que los políticos, mediante concesiones y halagos a los sentimientos elementales de los ciudadanos, tratan de conseguir o mantener el poder.

Que nuestros políticos intentan por todos los medios ganarse el favor popular es obvio. Que se deshacen en halagos entre ellos (y en insultos, sean directos o sutiles, a sus adversarios) también. Y que son unos políticos degenerados, intentando conseguir o mantener el poder mediante concesiones o apelaciones a los sentimientos elementales, también. Muy pocos se dedican a ver cuáles son las verdaderas necesidades del pueblo español, escucharles y actuar en consecuencia. De hecho, esperan que les hagan el trabajo duro otras personas, para luego simplemente, dar bien en cámara.

Desde 2008 hay una fuerza política, a la que voy a votar (por mucho que quiera promocionar #nolesvotes y #votaaotros, algún día tenía que hacer esto personal), que viene defendiendo un decálogo tal como el siguiente:

  1. Reforma de la constitución para definir las competencias que puede y no puede asumir cada entidad territorial.
  2. Reforma de la Ley Electoral para garantizar la igualdad del voto.
  3. Separación efectiva de poderes y autonomía del poder judicial.
  4. Devolver Sanidad, Educación y otros servicios sociales al estado para que todos los ciudadanos reciban las mismas prestaciones con igualdad en el territorio nacional.
  5. Reforma de la constitución para pasar de un modelo autonómico debarra libre a un modelo federal que defina claramente las capacidades y competencias de estado central y autonomías, sin autonomías de primera y de segunda.
  6. Reforma del mercado laboral. Lucha contra el paro juvenil.
  7. Nueva ley de Propiedad Intelectual basada en la realidad actual, apoyando a los nuevos emprendedores.
  8. Eliminación de todas las dualidades administrativas (entre ellas las diputaciones provinciales) que multiplican empresas y entes públicos innecesariamente.
  9. Transparencia y lucha contra la corrupción. Todas las instituciones y partidos deben permitir el acceso público a sus cuentas.
  10. Construir una verdadera unión política en Europa con una verdadera capacidad de intervenir en las gestiones de los estados miembros.

Si a alguien se le ocurre compararlo con las propuestas y reivindicaciones del consenso de mínimos del 15M verá que hay mucho en común. Sin duda, no todo, pero mucho sí.

Curiosamente, todas estas propuestas han pasado en un momento u otro por la mesa del congreso en los últimos cuatro años. A veces de mano de unos, y a veces de mano de otros, pero siempre vetadas por los votos de los mismos, el PPSOE, como fuerza única, parece que ahora, de cara al 20N, intenta devolver competencias al estado, suprimir o revisar el papel de los agujeros sin fondo que son las diputaciones provinciales o alaba las iniciativas de Sarkozy y Merkel a favor de un “verdadero gobierno económico” en Europa, votó una y otra vez en contra de cada una de estas propuestas. En algunos casos, más de una vez.

El dicho popular “donde dije digo digo Diego parece que es el lema actual del bipartidismo español… ¡Y nosotros somos los borregos que lo permitimos! En el último debate del estado de la nación, con los indignados en la calle, antes de que sus señorías se fuesen de vacaciones y Zapatero nos deleitara anticipando las elecciones, pero después de muchas intentonas de proponer, y proponer, y proponer y recibir continuos rechazos… De nuevo, alguien defendió la cordura a favor de una nueva transición 2.0 en la democracia española.

Hoy que el PPSOE quiere hacer demagogia apuntándose en sus mítines preelectorales las ideas de otros, me veo en la obligación de saltarme el apartidismo de #nolesvotes y #votaaotros y decir: “olé Rosa” por decir lo que dijiste hace dos meses en el congreso. Y porque sea quien sea cabeza de lista de UPyD el próximo 20N, merecerá mi voto.

Consenso de mínimos: Reforma electoral

junio 24, 2011 4 comentarios

Abordemos ahora el primer punto del consenso de mínimos que surgió de ese movimiento plural, pacífico y ciudadano, no partidista, aunque político, al que llamamos 15M: la reforma electoral.

¿Por qué es necesaria?

Ya he hablado largo y tendido en este blog de lo indignante que es que nuestra LOREG y las leyes electorales de las comunidades autónomas españolas son una vergüenza para la democracia. La principal norma de la democracia es que el poder reside en el pueblo, pero la democracia se vuelve inválida si se lacera la voluntad del pueblo. Una voluntad expresada en las urnas, pero mutilada por los límites electorales de la ley D’Hont, no es una democracia completa. Una legislación electoral que permite que el voto de una persona valga menos que el de otra por el simple hecho de votar en otra localidad es una vergüenza.

Y sin embargo, es lo que ocurre en nuestra democracia parlamentaria. No me meteré con el tema de que nuestro sistema de gobierno es una monarquía parlamentaria. Eso quiere decir que nuestro jefe de estado sigue sin ser elegido democráticamente, y que se ve obligado por el Congreso, y no por los ciudadanos, a ratificar todas las leyes aprobadas en Congreso y Senado, sin que el pueblo pueda intervenir en ello.

¿Qué hay que hacer?

En primer lugar, es indignante que los votos de todos los españoles y españolas no valgan lo mismo dependiendo de dónde voten. Esto viene derivado de la demarcación electoral definida en la Constitución, que dice en su artículo 68:

2. La circunscripción electoral es la provincia. […]

3. La elección se verificará en cada circunscripción atendiendo a criterios de representación proporcional.

Estas dos frases definen uno de los grandes problemas de nuestra democracia. A simple vista, es correcto y proporcional, ya que todas las provincias quedarán correctamente representadas. La realidad es que este sistema de circunscripción por provincia hace que haya partidos mal representados en el Congreso, como es el caso, en esta legislatura, de IU y UPyD, por ejemplo.

Hay que cambiar la constitución para que las elecciones tengan una única circunscripción, tanto para las generales, como para las autonómicas y municipales, que es la única manera de que todos los votos valgan lo mismo, independientemente de dónde se emitan.

En segundo lugar, nuestra LOREG, la Ley Orgánica que regula las elecciones generales, define el sistema por el cual se reparten los escaños. Aunque esta ley ha sufrido muchos cambios desde que se creó, nadie, nunca, se ha atrevido a cambiar ese sistema. Tal vez nunca nos habíamos dado cuenta de que el sistema es injusto, pero en esta legislatura nos hemos dado cuenta de que cientos de miles de votos se perdieron en las urnas por repartir los votos con el sistema d’Hont.

Este sistema define un límite mínimo (una “nota de corte”) para conseguir representatividad del 3%. Lo mismo ocurre con las normas electorales autonómicas, que definen las cortes de cada autonomía. En la Comunidad Valenciana, por ejemplo, el límite es del 5%. Eso quiere decir que si una fuerza política, demarcación a demarcación, no llega al 3% o al 5%, aunque le correspondieran uno, dos o más escaños, quedará eliminada automáticamente.

La pregunta es, “si queda eliminada, ¿a dónde van esos escaños?” La respuesta, tras los resultados en esta legislatura, está clara: a los partidos más votados. Pese a tener 200.000 votos más que CiU en las elecciones de 2008, Izquierda Unida quedó eliminada demarcación a demarcación y solo consiguió 2 escaños. CiU consiguió 11. ¿Adónde fueron los escaños que no consiguió IU? Al PP y al PSOE.

Además, en nuestro sistema electoral los votos blancos, nulos y las abstenciones sirven para lo mismo: para nada. Los nulos y las abstenciones son humo para nuestros políticos. A pesar de abstenciones superiores al 40% o el 50% en algunos casos a ellos les da igual. Hay partidos que ganan con mayoría absoluta, pese a que, teniendo en cuenta la abstención, sólo consiguen el 30% de los votos del conjunto total de los electores. Los votos blancos funcionan todavía peor: aumentan el volumen de votos haciendo más difícil que los partidos menos votados, pese a tener suficientes votos para conseguir varios escaños, consigan representatividad.

En muchos casos, gran parte de la abstención de algunas elecciones se trata de una “abstención activa”, es decir, votantes que deciden deliberadamente no ir a votar, porque ningún partido les representa, y sin embargo no existe un mecanismo que diferencie la abstención por desinterés de la abstención activa. Esta “abstención activa” debería tener su propia representatividad, mediante sistemas como el que propone Ciudadanos en Blanco, por el cual los votos en blanco, en lugar de favorecer a los partidos más votados, contarían como una fuerza política más, dejando escaños vacíos. Además, para evitar las elecciones con alta abstención, que representan a un mínimo de la población, debe incorporarse un mínimo de participación sin la cual deben repetirse elecciones. Es evidente que si, en unas elecciones, más del 50% de los electores se abstienen, los resultados no pueden ser en ningún caso representativos de la sociedad.

Por último, es curioso que la LOREG define el sistema electoral de las elecciones generales y el de las elecciones municipales, sin embargo el sistema electoral autonómico se define por cada comunidad autónoma. Esto provoca una diferenciación entre los sistemas de recuento y proporcionalidad muy grande entre las diferentes unidades de gobierno (local, autonómico y nacional), y eso sin tener en cuenta el tema de las diputaciones.

Por tanto, hay que eliminar la “nota de corte” de nuestra LOREG, así como obligar a que todas las legislaciones electorales autonómicas la eliminen. Además, hay que sustituir el sistema d’Hont que es pseudo-proporcional, por un sistema que represente de una mejor manera los votos de los electores, como la que ya propuse en este blog (regla de cocientes enteros y restos más altos). Igualmente, hay que redefinir en el sistema electoral de las comunidades autónomas y de los municipios para obligarlos a todos a funcionar por el mismo rasero con el mismo sistema.

En tercer lugar, y relacionado con el punto cuarto del consenso de mínimos (“Mecanismos de control”), hay que incorporar el sistema de listas abiertas al sistema electoral por dos razones básicas.

La primera es que, pese a que un partido político presenta unas listas concretas, en un orden concreto, es posible que el elector prefiera no votar a algunos representantes de la lista. Para poner un ejemplo, hay muchos votantes del Partido Popular en Alicante que hubieran preferido poder “tachar” de la lista al número dos, el imputadísimo José Joaquín Ripoll, que hasta ahora había sido el presidente de la Diputación Provincial de Alicante y al cual, su propio partido, ha vetado en ese puesto. Tal vez hubiera sido mejor que, en vez del partido, hubiese elegido el pueblo… por eso de que “la soberanía reside en el pueblo”.

La segunda es que el acta de diputado, aforado o cualquiera que sea el cargo que se ocupe, pertenece según la legislación vigente al propio miembro electo de la cámara, y no al partido. Esto viene recogido en el artículo 67 de la constitución española:

2. Los miembros de las Cortes Generales no estarán ligados por mandato imperativo.

De incorporar el sistema de listas abiertas al sistema electoral, el pueblo eligiría, no al partido, sino a su representante directamente, de la lista propuesta por cada partido. De este modo se respetaría el hecho de que el acta de diputado pertenece al diputado y no al partido, como ya recoge la constitución.

En resumen…

En resumen, nuestra legislación electoral es muy mejorable, desde la más básica (nuestra constitución) a la más descentralizada (las diferentes fórmulas electorales de cada autonomía). Para conseguir una regulación satisfactoria, que consiga mayor y mejor democracia en nuestro sistema habría que:

  1. Reformar la constitución para eliminar la provincia como circunscripción electoral e introducir la idea de “circunscripción electoral única” para todas las elecciones, sean generales, autonómicas o municipales.
  2. Modificar el sistema de repartición de votos de la LOREG, para las elecciones generales y municipales, cambiando el sistema de ley D’Hont por el sistema de cocientes enteros y restos más altos, y eliminando los mínimos para alcanzar representatividad.
  3. Incorporar en la LOREG la gestión de los “escaños vacíos” por votos en blanco, tratándolos como una fuerza política más, que respete el valor de las “abstenciones activas”.
  4. Incorporar en la LOREG la gestión de los mínimos de representatividad, de manera que se establezca un mínimo de participación sin la cual se obligue a la repetición de elecciones.
  5. Incorporar en la LOREG las normas básicas que deben regir las normativas electorales autonómicas y municipales, que deben regirse por los mismos principios a modificar en la propia LOREG.
  6. Introducir el sistema de listas abiertas al sistema electoral, y explicitar que el acta de diputado, pertenece al diputado tanto en las Cortes Generales, como en el Senado y en los organismos de gobierno autonómicos, provinciales y municipales, eliminando la disciplina de partido.

¿Y yo a quién voto?: Hoy Izquierda Unida (IU)

abril 3, 2011 4 comentarios
48

Quedan 48 días #nolesvotes

Lo prometido es deuda. Como prometí hace una semana, cuando hablaba de UPyD en el blog, en nuestro repaso por las fuerzas políticas alternativas (terceras vías) que se presentan a las próximas elecciones municipales y autonómicas, hoy repasamos la actividad y propuestas de Izquierda Unida.

Izquierda Unida es una organización política (un “movimiento político y social” como se define en su propia página web) más que simplemente un partido político. Frente al centralismo ideológico propuesto por la mayoría de las fuerzas políticas de España, Izquierda Unida plantea una organización “federal e ideológicamente plural de la izquierda española y de sus pueblos, donde participan los partidos políticos y organizaciones federados, colectivos y todas aquellas personas que voluntariamente se adscriban, acepten y practiquen la política de Izquierda Unida, aprobada en sus Asambleas Federales, su programa, su política internacional, su funcionamiento administrativo y financiero, y sus Estatutos.” Como consecuencia, es un partido que está abierto a la incorporación de otros partidos a la federación o a la presentación en coalición a las elecciones.

Recientemente, por ejemplo, Izquierda Republicana, que dejó Izquierda Unida en 2002, ha decidido volver a incorporarse a Izquierda Unida. Igualmente, estamos muy acostumbrados a ver que Izquierda Unida se presenta, tanto a las elecciones municipales y autonómicas, como a las elecciones al congreso y senado, en coalición con otros partidos de izquierda.

Entre otros principios fundamentales (ver los estatutos de la IX Asamblea Federal de Izquierda Unida en 2008), Izquierda Unida toma como referentes los ideales de:

  • Defensa de la democracia participativa, tanto en el ámbito de la gestión interna como en el ámbito público.
  • Aperturismo al ciudadano (o principio de “permeabilidad“) que permite a cualquier ciudadano, tenga o no carné de IU, realizar sus aportaciones para el enriquecimiento mutuo.
  • Promover la cohesión y el pluralismo.
  • Defender sus ideales desde el ámbito local y no solo mediante líneas centralizadas del partido central, estableciendo el principio de federalidad.

Izquierda Unida también fue uno de los grandes castigados por la actual ley electoral en las elecciones al congreso de 2008. Según un sistema realmente proporcional, Izquierda Unida debería haber sacado 13 escaños (el 3,8% de los votos, sobre 350 escaños). Sin embargo, por el sistema establecido en la LOREG y por la Constitución, que establece que la demarcación electoral es la provincia, sacó solo 2 escaños a compartir con ICV. De ahí que hayan promovido activamente una reforma radical en esta ley que actualmente premia a los partidos grandes regalándoles escaños.

Izquierda Unida ha planteado manifiestos y propuestas legislativas y no de ley importantes sobre temas como los siguientes:

En cuanto a los movimientos sociales en los que ha estado inmerso últimamente destacan:

En el ámbito local, Izquierda Unida siempre ha promovido la participación ciudadana en todos los ámbitos, lo que hace de esta organización una opción a considerar si tienes una ideología de izquierdas y tienes propuestas que realizar. En general, varios meses antes de presentar las listas para su aprobación mediante democracia interna, Izquierda Unida realiza asambleas y reuniones de vecinos en las que toman nota de todas las propuestas ciudadanas para todas las áreas de gestión pública y estudiar cómo incorporarlas a su programa electoral. Igualmente en los municipios en los que tienen actividad o representación, plantean un sistema de presupuestos participativos, permitiendo a los ciudadanos decidir dónde derivar los fondos públicos.

Por supuesto, en una entrada de un blog no caben todas las propuestas de una organización política de tanto recorrido institucional como Izquierda Unida, pero tienes mucha más información en su página web y puedes acercarte a cualquiera de sus sedes en España para pedir información sobre qué proponen en tu municipio o comunidad autónoma. Si finalmente, después de informarte, ves que representan tus ideales, vótales. Pero a PP, PSOE y CiU #nolesvotes.

Nota:

Como ya comenté en mi blogpost sobre UPyD de la semana pasada, te recuerdo que el/la que tiene que votar eres tú, por lo que aunque te presente información resumida en este blog sobre algunas fuerzas políticas que se presentan a las próximas elecciones, la decisión es absolutamente tuya. Espero, sin embargo, que estos artículos te ayuden a comenzar tu búsqueda o a tener una idea más clara de las opciones a votar.

En ningún caso intento orientar tu voto a ninguna de estas fuerzas políticas. En este caso, el hecho de que conozca y sea amigo de Daniel Simón, que se presenta por Izquierda Unida como número 4 de la lista por Alicante, no significa que te esté pidiendo su voto para él o para su lista. Eso lo decidirás tú.

No obstante, igual que denuncio en mi blog actitudes políticas hipócritas como las que hay en el Partido Popular, tanto en la Comunidad Valenciana, como en Alicante o Elche, también he de defender la integridad de aquéllos políticos que conozco personalmente y que me parecen coherentes y decentes. Daniel Simón, además de ser un fantástico gestor cultural y un excelente amigo, capaz de generar sinergias entre gente de ideologías muy divergentes, es una persona honrada y coherente hasta la médula. Vote o no vote a Izquierda Unida en las próximas elecciones (cosa que todavía no he decidido), mi opinión personal sobre él no variará. Es un político como la copa de un pino y un amigo ejemplar.

¿Y yo a quién voto?: Hoy UPyD

marzo 27, 2011 24 comentarios
55

Quedan 55 días #nolesvotes

#0

Mañana es el primer #nolesvotes Trend Topic Day

Comienzo con una serie de entradas del blog más en la línea de #votaaotros que en la línea de #nolesvotes, para facilitarte (o iniciarte) en la búsqueda de la fuerza política a la que dar tu voto de confianza para los próximos 4 años. Tal vez te represente, tal vez no, pero pretendo hacerte ver que estas fuerzas políticas que los medios nos ocultan y que tradicionalmente castigamos con nuestro voto a los grandes partidos (PP y PSOE) están muy activas y muchas de ellas plantean ideas interesantes que tal vez te representen. Te recomiendo que las evalúes y que, si alguna te parece interesante, comiences a evaluarles desde ahí. Recuerda que el que tiene que hacer su propia investigación y votar, eres tú. Tómatelo en serio.

Hoy comenzaré con UPyD (Unión Progreso y Democracia).

Este partido, también conocido como “El Partido de Rosa Díez” por ser ella su cara y voz en el Congreso de los Diputados, fue uno de los partidos más castigados por nuestro sistema electoral, anticuado e injusto. Se fundó en 2007 y en 2008 ya consiguió más de 300.000 votos en toda España, otorgándole su único escaño en el Congreso. En 2009 también, consiguió sendos escaños, tanto en el parlamento vasco como en el parlamento europeo, por lo que, aún siendo una fuerza política joven, ha logrado movilizar el voto de muchísima gente en muy poco tiempo.

Sus votantes son, generalmente, gente desengañada de la política bipartidista de PP y PSOE, pero también gente con grandes ideales políticos. Gente que cree que la regeneración democrática pasa por una refundación de las cosas que están mal hechas en España y que cree que no vale simplemente con parchear aquí y allá cuando las cosas explotan, sino que hay que atacar a los problemas de fondo. De ahí sus ocho propuestas de la web www.votoutil.es, en las que resumen sus líneas argumentales en política:

  1. Ley Sinde.
    Está en contra de la “ley Sinde” precisamente porque se trata de un parche y no ataca de fondo al gran problema de la legalidad de los derechos de autor en Internet. Propone cambiarla de cuajo y poner una ley que regenere la industria audiovisual y que la obligue a adecuarse a los nuevos modelos que plantea Internet y los ciudadanos que lo usan.
  2. Educación.
    Quieren centralizar el sistema educativo, devolviendo esta competencia al estado, para evitar sistemas educativos desequilibrados comparativamente entre unas comunidades y otras. En materia lingüística, en las comunidades bilingües, quieren defender que sean los padres quienes escojan la lengua vehicular de sus hijos, asegurando no solo que la lengua cooficial se imparta, o que haya una línea de educación con esa lengua cooficial, sino que también se pueda escoger la opción de recibir toda la educación en castellano. Igualmente plantea una norma que reconozca la autoridad de los profesores, aumentar el número de itinerarios de la Formación Profesional y trabajar activamente por minimizar el fracaso escolar.
  3. Paro Juvenil.
    Plantea invertir más en I+D+i, realizar una reforma laboral radical que acabe con los diferentes tipos de contrato y defina un único tipo de contrato sin despidos baratos y que anime a las empresas a contratar jóvenes. Igualmente, a los ciudadanos que quieran emprender nuevas empresas, quieren facilitarles los trámites y abaratarlos, además de facilitarles créditos para empezar su negocio, facilitando la figura del “emprendedor joven”.
  4. Cajas de ahorros.
    Básicamente: despolitizarlas. Las cajas de ahorros politizadas son una fuente de corrupción y malversación de fondos. Un peón básico de la crisis que ahora sufrimos. Deben estar mejor gestionadas, más vigiladas y, desde luego, no financiadas con dinero público.
  5. Privilegios políticos.
    Para UPyD, un político es un ciudadano que defiende los derechos de otros ciudadanos en las cámaras de gobierno. En el momento en que deja de realizar su labor parlamentaria, vuelve a ser un ciudadano raso. Los privilegios económicos que se pagan con dinero público a los políticos están fuera de lugar, especialmente si estos políticos ya tienen retribuciones exorbitantes como consejeros, delegados o cualquier otro tipo de cargo en empresas privadas. Los privilegios políticos hay que eliminarlos. Todos. La política no es una profesión. Es un servicio público.
  6. Derroche público.
    El gasto público en infraestructuras, subvenciones, etcétera… es necesario. Pero es igualmente necesario controlarlo. Hoy se subvencionan aeropuertos que no se usan, obras públicas que hay que hacer dos veces, películas de cine u obras de teatro sin mirar el proyecto… Y luego no se evalúa la gestión. Con ese dinero se paga a asesores y funcionarios técnicos elegidos a dedo a los que no se les pasa un control ni se les examina posteriormente. Esto provoca amiguismos, corrupción y despilfarro. Hay que controlar y evaluar a priori y a posteriori todas las inversiones que hace el gobierno con el dinero de todos. Exigir responsabilidades cuando se detecta corrupción con el gasto público.
  7. Corrupción.
    Propone una Ley de Transparencia que obligue a hacer públicas todas las cuentas de los partidos, instituciones y cargos públicos. Que todos sepamos de dónde viene el dinero de cada concejalía, cada concejal, del alcalde, del presidente del gobierno, de sus ministros y ministras, de cada parlamentario, de cada campaña electoral y a dónde va el dinero de nuestros impuestos.
  8. Estado federal.
    Ni centralizado, ni descentralizado. Federal. Donde cada autonomía tenga unas competencias claramente definidas que puede tener en titularidad o en gestión y el estado tenga otras que son absolutamente intransferibles. Donde no haya autonomías con un sistema de financiación y otras con otro diferente. Donde todas las autonomías tengan un sistema de gobierno, pero que todas dependan del gobierno central. Donde no haya privilegios autonómicos por intereses partidistas. Donde todos los ciudadanos sean iguales dentro de su autonomía, pero también dentro del Estado.
  9.  

No se define como un partido de derechas o de izquierdas… ni de centro. Eso separa. Esa es una visión muy corta de los ideales que defienden. Se define como un partido progresista, que busca la igualdad y la democracia por encima de todo. Según su propio manifiesto:

Partimos de un supuesto revolucionario: que los ciudadanos no nacen siendo ya de izquierdas o de de derechas ni con el carnet de ningún partido en los pañales. Vamos aún más lejos, a riesgo de escandalizar a los timoratos: consideramos a los ciudadanos capaces de pensar por sí mismos y de elegir en consecuencia, de acuerdo con las ofertas de los partidos y su experiencia de la situación histórica que vivimos. Por tanto no creemos que nadie esté obligado a votar siempre lo mismo o a resignarse a las opciones políticas vigentes, cuando ya le han decepcionado anteriormente. Ser considerados de izquierdas o derechas no nos parece el centro del problema, aunque nos apiadamos cordialmente de quien carece de mejores argumentos para descalificar al adversario.

UPyD ha realizado muchas propuestas interesantes en su todavía corta vida. Te animo a ver las proposiciones (tanto de ley como no de ley) que ha presentado en el Congreso y que las evalúes imparcialmente. No te extrañes de que estén rechazadas. Muchas de ellas fueron rechazadas a UPyD y luego transformadas en propuestas de PP o del consejo de ministros (PSOE) y aprobadas. Claro, ellos dijeron que la idea era suya. Eso sí, las que propusieron ellos están descafeinadas.

Toma, por ejemplo, una de las que, para mí, es de las más importantes: La Proposición de Ley Orgánica de reforma de la Ley de Régimen Electoral General (122/000085). Hace unos meses, PP y PSOE aprobaron una reforma de la LOREG en la que se incluía, por ejemplo, la prohibición de realizar inauguraciones desde la convocatoria oficial de elecciones hasta el inicio oficial de la campaña electoral. Poco más cambiaron. La ley que planteaba UPyD ya en 2008 es una reforma orgánica de base, que hiciera más justo el sistema representativo actual. Por supuesto, para hacer eso bien hay que reformar la Constitución, pero UPyD no puede hacer eso con un solo escaño. Hace lo que puede con lo que tiene. Pero se lo rechazan.

Por supuesto, no es el único partido al que podrías votar en las próximas elecciones. Pero es un comienzo. Ve informándote al respecto. Tal vez tu voto esté mejor en sus manos.

Edito 3.4.2011:

Siguiente episodio… IU (Izquierda Unida)

A %d blogueros les gusta esto: